Despliega el menú
Aragón

Tres rutas senderistas por el entorno natural de Andorra

Junto a su patrimonio monumental, el Parque Tecnológico Minero y su Museo de la Semana Santa, en Andorra podemos disfrutar también de paseos por el entorno natural de la localidad. Propuestas no faltan.

Un grupo de visitantes descansa junto a un árbol en el sendero botánico de la Val de Molinos, en Andorra.
Un grupo de visitantes descansa junto a un árbol en el sendero botánico de la Val de Molinos, en Andorra.
Centro Ítaca

La localidad de Andorra cuenta con un casco urbano con destacados monumentos, como la iglesia de la Natividad de Nuestra Señora que, situada en la plaza Mayor, ofrece una singular yuxtaposición de elementos mudéjares, renacentistas y barrocos; o su Museo de la Semana Santa, donde puede sentirse la emoción que viven los andorranos batiendo sus tambores. Muy cerca, el Parque Tecnológico Minero permite la inmersión en el mundo de la mina, parte intrínseca de la historia reciente de la localidad. Una visita a la población puede combinar el recorrido por estos recursos turísticos con el disfrute del entorno natural de Andorra. Ofrecemos tres rutas que pueden realizarse desde la misma localidad:

- Sendero botánico de Val de Molinos: se trata de un recorrido fácil y asequible, en el que puede verse gran parte de la vegetación predominante en la comarca. El sendero arranca desde la misma población de Andorra. Se encuentra completamente señalizado y cuenta con pies y mesas de interpretación, en los que se identifican y explican distintos tipos de arbustos y plantas aromáticas y medicinales que aparecen en el recorrido, como el tomillo, el espliego o la autóctona hierba bandera (‘Plantado sempervirens’), usada popularmente para lavar heridas, cortes, torceduras… debido a sus propiedades antisépticas y antiinflamatorias.. En primavera, los colores de la lavanda se mezclan con los de las flores del lino, las amapolas y las malvas. A lo largo del recorrido puede verse una amplia representación de árboles autóctonos, como la encina o carrasca, el pino carrasco o el roble o quejigo en las zonas secas; y el chopo o álamo negro y olmo, en las zonas húmedas. En el entorno aparecen también especies cultivadas tradicionalmente en este entorno como el olivo, el almendro o la higuera.

- Subida al Carnicero: desde la cima de esta colina se tiene una inmejorable visión de la Val de Ariño, Andorra y Alloza. El pico dista de Andorra 7 km y se puede llegar en una ruta lineal en unas 2 h (solo ida). Podemos llegar en coche hasta el principio del camino que va al Parque Tecnológico Minero (en la carretera A-1401, dirección Alloza) y al pozo de San Juan. Continuaremos por la senda que va por Val de Ariño, para lo que solo tenemos que seguir las señales azules y blancas. Campos y cultivos dominan el paisaje durante la primera hora; y, a partir de entonces, la ruta se mete de lleno por un pequeño barranco. Tras un rato lo abandonaremos para coger una senda que nos llevará hasta la pista para llegar al Carnicero. Este recorrido ruta puede combinarse con la Ruta del Jabalí.

- Ruta del Jabalí: la conocida como Ruta del Jabalí discurre por zonas de pinar y olivo, y atraviesa en algunos momentos las antiguas vías del ferrocarril. Se trata de un recorrido circular que discurre por sendas y pistas y que se encuentra bien señalizado, pero cuya distancia, 18 km, no lo hace recomendable para andarines un poco expertos, ya que se trata de una caminata de más de cinco horas. Existe sin embargo, un recorrido más corto, como veremos más adelante.

La ruta comienza dentro del núcleo de población de Andorra, en la estación de autobuses. Desde allí, tomamos la carretera de Alcorisa hacia la izquierda hasta llegar a un cruce. Seguidamente, el camino se desvía a la derecha para, poco después, continuar en ascenso por una senda rodeada de matorral y roquedo. Al poco se llega a un cortafuegos, por cuyo perímetro seguiremos hasta llegar a un desvío del que sale una senda señalizada. A lo largo de media hora, el camino discurre por un pinar hasta llegar, cerca de las vías, a una señal que nos indica la dirección a Cerero. En este punto tenemos la opción de volver a Andorra, siguiendo las vías del tren, con lo que habremos disfrutado de un recorrido entretenido y más descansado.

Pero aquellos a los que les apetezca andar más rato pueden continuar por la pista, siguiendo la señalización que encontraremos en ese punto. Tras caminar un tramo, y antes de llegar a una carretera, tomaremos el desvío que nos lleva hasta un camino orlado de olivos. Tras atravesar una carretera, en apenas 10 minutos más de camino, volveremos a cruzar otra carretera, en este caso la A-223. Desde aquí se toma la pista que queda justo enfrente y nos llevar entre pinares y luego olivos. Tras dejar la carretera, caminaremos unos 50 min más hasta llegar a otra pista que discurre por un pinar. Tomaremos la senda que nos lleva hasta la carretera a Albalate del Arzobispo (A-223) y, por un camino que discurre paralelo a esta vía, llegamos finalmente a Andorra.

Más noticias en Unpaisdemontañas.

Etiquetas
Comentarios