Despliega el menú
Aragón

Tercer Milenio

La financiación de los institutos de investigación, sujeta a cumplir objetivos

La Universidad de Zaragoza, muy satisfecha con la nueva fórmula del contrato programa, una modalidad que está en línea con lo fijado en el Pacto por la Ciencia

El IA2 es uno de los institutos universitarios incluidos en el nuevo modelo de financiación de contrato programa
El IA2 es uno de los institutos universitarios incluidos en el nuevo modelo de financiación de contrato programa
Guillermo Mestre.

La financiación de los nueve institutos de investigación de la Universidad de Zaragoza estará sujeta, a partir de ahora, al cumplimiento de unos objetivos fijados; será estable y plurianual.

Este cambio de criterio ha sido muy bien recibido tanto por la institución académica como por los centros de investigación vinculados a ella.

De hecho, esta drástica modificación de la fórmula empleada hasta ahora para transferir recursos a los institutos universitarios deja atrás las tradicionales convocatorias de subvenciones anuales para pasar a un modelo de contrato programa, una vieja aspiración de la Universidad de Zaragoza.

"Es un cambio sustancial y muy importante", reconocía ayer el vicerrector de Política Científica, Luis Miguel García Vinuesa.

"En este momento, toda la financiación que obtienen los institutos universitarios para investigar se consigue mediante subvenciones y está sujeta a proyectos. Con esta fórmula –recordó– se investiga, pero es muy difícil planificar o diseñar estrategias porque hay que esperar a que salgan las convocatorias, se resuelvan... Lo que se traduce en que muchos contratos de personal altamente cualificado y especializado deben estar pendientes cada año de estos procesos, con la precariedad y la falta de planificación que ello acarrea".

Por ello, llevan años reclamando un cambio que garantice una financiación básica, estructural, en línea con lo que ya se hace en otros países.

El modelo de contrato programa, que se implantará desde este mismo año, va en esa línea. Fue aprobado esta semana en Consejo de Gobierno y contempla una financiación plurianual –de 2018 a 2020– de 5,2 millones de euros totales para todo el periodo, que se repartirá entre los nueve institutos de investigación de la Universidad de Zaragoza, en función del cumplimiento de unos objetivos fijados.

"Estamos muy contentos –reconoció García Vinuesa–. Cumple los tres requisitos que siempre hemos reclamado: financiación, plurianualidad y corresponsabilidad de la Universidad".

El responsable universitario se refiere al incremento de recursos que contempla este primer contrato programa: "Hay un aumento sustancial de la financiación de los institutos, que se traduce en una subida del 42% este año, un 6% el próximo y un 5% el siguiente". Y con un carácter plurianual, "que nos permite saber con qué dinero contamos, con lo que podemos planificar mejor".

Por último, García Vinuesa destaca el hecho de que la financiación vaya a estar sujeta al cumplimiento de unos objetivos. El dinero que cada instituto reciba estará ligado a unas exigencias objetivas y cuantificables mediante una serie de indicadores.

"Es un cambio de escenario, un primer salto cuantitativo y cualitativo de la financiación de los institutos y pone la investigación al nivel de la docencia", afirmó el responsable universitario.

Hay que recordar que en este momento la Universidad de Zaragoza cuenta con una financiación básica, acuerdo que se logró con el actual Departamento de Innovación, Investigación y Universidad del Gobierno de Aragón, mediante el cual la institución recibe anualmente una cuantía económica para sus gastos estructurales que va incrementándose cada año.

Desde la Universidad de Zaragoza se venía demandando algo similar para la investigación, que permitiera tener un horizonte más amplio para poder planificar con holgura. "Esta fórmula permitirá hacer contratos con horizontes más dignos y pone la primera piedra de ir hacia contratos programas como se recoge en el Pacto por la Ciencia", apuntó.

"Hay un cambio de modelo profundo y novedoso. Es una nueva filosofía de trabajo. La financiación que llegaba ahora vía subvenciones no iba condicionada a objetivos; se repartía a los institutos para su funcionamiento, sin estar sujeta a indicadores. Ahora se aumenta el dinero, pero se corresponsabiliza a la universidad", explicó.

Los institutos afectados también están satisfechos con este cambio. García Vinuesa explicó que había mantenido el viernes una reunión con ellos para explicarles el proyecto, que será publicado en breve en el BOA, y se mostraron conformes.

Etiquetas
Comentarios