Despliega el menú
Aragón

Los parlamentarios cedieron a sus partidos 1,2 millones de la subvención que recibieron de las Cortes

PAR, PP y PSOE destinaron a sus formaciones más del 40% de su gasto en 2017.

Pleno de las Cortes
Pleno de las Cortes
Oliver Duch

Los grupos parlamentarios destinaron a sus partidos el año pasado 1.274.096 euros de la subvención de 3.443.779 euros que recibieron de las Cortes de Aragón. PAR, PP y PSOE cedieron a sus formaciones el 54%, el 48% y el 43% de su gasto total, y en el caso de los aragonesistas y los populares estas aportaciones superaron a las destinadas a pagar al personal. Así figura en la información que hizo pública ayer la Cámara a través de su página web, que difunde por primera vez en 35 años en qué se gastan los grupos la subvención que reciben del Parlamento aragonés. Las cifras revelan, además, que el año pasado el PP fue el único partido que cerró con un remanente negativo, de 59.503 euros, para lo que recurrió al superávit de ejercicios anteriores.

El reglamento del Parlamento aragonés establece que la Mesa de las Cortes, de acuerdo con la Junta de Portavoces, determinará en cada momento las ayudas necesarias para cada grupo parlamentario, que habrán de ser suficientes para el correcto cumplimiento de su función. La subvención consta de una parte fija para cada uno de los seis grupos, que se eleva a 84.095 euros, y otra variable, en función del número de diputados, que se aplica tanto a los gastos como a los de personal.

Los grupos pueden cerrar los ejercicios con remanentes. Al fin de la legislatura, solo tendrán que devolver la cuantía no gastada de las partidas destinadas a personal, que son finalistas. De ahí que se puedan registrar variaciones en las aportaciones que los parlamentarios hacen a sus partidos, que por lo general son más cuantiosas cuando se acerca el fin de la legislatura y se empieza a preparar la campaña electoral.

El PP, con 21 diputados en las Cortes, es el grupo que más subvención recibe, 976.685 euros en 2017, y el que más dinero aportó al partido: 501.800 euros, 42.000  más del que destinó a pagar las nóminas de sus ocho trabajadores. Cifró los gastos de actividad ordinaria del año pasado en 73.816 euros y sumó 922 más por amortización de inmovilizado. El partido recibió, por tanto, el 48% de su gasto total, que se elevó a 1.036.188 euros, 59.000 más de la subvención que obtuvo el año pasado.

El grupo parlamentario socialista destinó a las nóminas de sus ocho trabajadores 321.111 euros y destinó al partido otros 300.000 euros, el 43% del gasto total. Es el que más dinero aportó a la actividad ordinaria, 75.571 euros, y, según su cuenta de resultados, cerró el año con 158.502 de remanente.

Podemos fue la formación que más dinero destinó a sus siete trabajadores, 409.313 euros, y menos al partido, 106.875, el 20% del gasto total. Cerró el ejercicio con un superávit de 165.435 euros, pues solo dedicó 10.845 euros a la actividad ordinaria y 740 euros a la amortización de inmovilizado.

Los aragonesistas fueron los que más porcentaje de su subvención cedieron al partido: 180.000 euros, el 54% del gasto, que se completó con 127.198 para el personal (tres trabajadores) y 23.385 para la actividad ordinaria, con un remanente de 18.485 euros.

La partida de personal, 112.209 euros para cuatro empleados, fue la más cuantiosa en Ciudadanos, que cedió al partido 92.000 euros y destinó 44.183 euros al gasto de actividad ordinaria. Reservó, además, 69.306 euros.

El grupo parlamentario mixto, del que forman parte dos diputados de CHA y una de IU, declaró como "aportación a formación política" 93.400 euros, el 39,3% del gasto. A las nóminas de sus cuatro trabajadores aportó 128.282 euros y 15.662 al funcionamiento ordinario, de manera que cerró el ejercicio con un remanente de 14.588 euros.

Aunque desde este martes la información es accesible para la opinión pública en el apartado de Transparencia, los grupos parlamentarios han rendido cuentas del gasto de la subvención desde que el primer presidente de las Cortes de la Democracia, Antonio Embid, ordenara la fiscalización de los datos en 1984.

Etiquetas
Comentarios