Despliega el menú
Aragón

El hospital Infantil se convierte en el epicentro de la cirugía pediátrica española

Cerca de 140 expertos debaten sobre técnicas para patologías complejas. Uno de cada 2.500 niños nacen sin el esófago completo y precisan una operación.

Aragón se ha convertido estos días en el epicentro de la cirugía pediátrica española. Ha reunido a cerca de 140 especialistas para poner en común las últimas técnicas quirúrgicas para corregir patologías como el reflujo gastroesofágico o la atresia o ausencia de esófago. Estas alteraciones impiden en muchas ocasiones el desarrollo normal de los niños al tener serias dificultades para alimentarse o desarrollarse.

El hospital Infantil Miguel Servet ha sido el punto de encuentro de esta jornada, a la que han asistido además de cirujanos pediátricos, gastroenterólogos de diferentes centros del país. El servicio de Cirugía Pediátrica de Zaragoza no solo es referente para pacientes de todo Aragón, sino también para los Soria y La Rioja.

Según datos facilitados por el servicio del Infantil, el fenómeno del reflujo de contenido gástrico al esófago es común en los primeros meses de vida de los niños. Afecta al 75% de los lactantes y normalmente se corrige sin repercusiones graves. Sin embargo, entre un 7% y un 20% de la población pediátrica desarrolla la enfermedad por reflujo gastroesofágico que puede causar complicaciones, como esofagitis, alteración del crecimiento...

Este problema es, además, predominante en niños que sufren otros problemas o malformaciones congénitas como la atresia o ausencia de esófago, que sufren uno de cada 2.500 pequeños que nacen. "Todos estos pacientes requieren un tratamiento y cuidados específicos y un seguimiento a largo plazo por un equipo multidisciplinar", señalan desde el servicio de Cirugía Pediátrica del Infantil.

Expertos internacionales

A la jornada del lunes acudieron también ponentes de prestigio internacional, entre los que se encontraba el jefe del servicio de Cirugía Pediátrica de Clínica Las Condes de Santiago de Chile, Jorge Godoy, experto en cirugía mínimamente invasiva mediante laparoscopia y toracoscopia. El profesional participó ayer, además, en cuatro cirugías, dos de ellas muy complejas, en el centro zaragozano.

El facultativo destacó la evolución en las técnicas de la cirugía pediátrica que han permitido reducir las complicaciones, aumentar la tasa de supervivencia y, en consecuencia, incrementar las prescripciones quirúrgicas. "En la medida que tenemos técnicas menos dañinas, las indicaciones quirúrgicas van aumentando. Si las técnicas son agresivas, hay que decidir a qué niños operar, pero si se reducen las complicaciones, se puede indicar a más gente", explicó el experto.

Aunque la jornada se centró en la patología del esófago, Godoy recordó que los cirujanos pediátricos se encargan también de otras intervenciones, como apendicitis agudas, hernias, cirugía de genitales, circuncisiones... Reconoció que un cirujano pediátrico se tiene que "entrenar" para hacer frente a enfermedades de niños muy pequeños, a veces, de apenas un kilo de peso. "Hay que operar en sitios tan pequeños como un tórax no más grande que una caja de cerillas. Nos preparamos para eso", señaló Godoy, que acudió a Zaragoza gracias a la amistad personal que forjó durante la rotación que hizo en Chile dos meses el médico del hospital Infantil Alexander Siles.

Etiquetas
Comentarios