Despliega el menú
Aragón

Alba Chesa: "Nuestra inquietud era poner en valor la tierra que tenemos"

Es la creadora de una empresa de cosmética natural, Saponaria Sopas, en Albelda (Huesca),

Alba Chesa, creadora de una empresa de cosmética natural, Saponaria Sopas, en Albelda (Huesca) .
Alba Chesa: "Nuestra inquietud era poner en valor la tierra que tenemos"
Rubén Coll

Alba Chesa (Albelda, 1983) pone nombres poéticos a sus jabones, 'Caricias', 'Sosiego', 'Suspiro?... "porque tengo una vertiente literaria, además de mi ser más técnica". Una parte creativa y soñadora que le ha ido llevando hasta Saponaria Soaps, una pequeña empresa en la que fabrica cosméticos naturales, nacida de su pasión por la naturaleza, por lo que da la tierra. Porque esta mujer, defensora del mundo rural, conjuga con gran esfuerzo todas sus aspiraciones. De ideas firmes, puso su empeño en seguir unida a su pueblo y lo ha conseguido, y así explica que vive en Alcampell "porque nos arreglamos una casa de los abuelos de mi marido, aunque trabajo en Albelda. Estudié en Gerona Ciencias Ambientales, y al acabar regresé. Encontré trabajo y no vi la necesidad de volver a una ciudad grande. Para mi la vida en un pueblo es muy cómoda". Pero su inquietud le llevó a recorrer junto a su pareja Latinoamérica, a descubrir la sencillez de otras vidas y a creer aún más en su deseo de formar una familia y en sus raíces. Hoy tiene una empresa de cosmética natural creada a partir del aceite de su propia tierra, surgida con gran esfuerzo y frente a muchas adversidades administrativas. Una manera crear futuro.

Es usted una luchadora que batalla contra dos realidades: la despoblación y un mundo sostenible.

Soy licenciada en Medio Ambiente y creo que me viene desde siempre, pero también son cosas por las que creo que todos deberían luchar. ¿Utopías? Para mi es algo que está intrínseco en nuestra manera de ser .

¿Salir fuera no le hizo desistir de regresar a su tierra?

Cuando terminé los estudios de Bachiller me fui a la universidad a Gerona y después a Perú junto a otros tres compañeros para hacer el proyecto conjunto de fin de carrera sobre desarrollo ecoturístico en una zona muy deprimida del altiplano peruano. A mi siempre me ha gustado mucho mi tierra, el lugar de donde soy y además siempre he creído que tiene mucho potencial.

Dedica su vida profesional al mundo la cosmética natural.

Es algo a lo que he ido llegando poco a poco, quizá por mi propia inquietud, por lo que vas viendo y oyendo y por lo que ves que la sociedad demanda cada vez más. Y llega un punto en el que ya no entiendes otra manera de funcionar, cuando ves que hay posibilidades reales de cambiar, que puedes envasar el producto en un embalaje sostenible, y no veo por qué no lo voy a hacer. Dicen que es más caro, pero al final no lo es. Siempre explico que mi producto no es mas caro, es que los demás son muy baratos pero tienen un precio escondido que no se paga y que es a costa del medio ambiente. Cuando envasamos en plástico, o no reciclamos o no reutilizamos hay un coste que el consumidor final no paga pero está y lo carga el medio ambiente. En mis productos lo cobro pero al final salimos ganado todos.

Usted se sirve de su tierra, porque usa su propio aceite.

Todos los productos que elaboramos proceden del aceite de oliva de nuestra cosecha. Una de las ideas principales era precisamente dar una nueva salida a los campos de olivos de la zona, darle otro uso que no sea solo el alimentario. Campos que estaban en desuso, que se estaban perdiendo, y nuestra inquietud era la de poner en valor la tierra que tenemos.

Esas posibilidades que ve en su tierra.

Hoy en día parece que vivir en un pueblo es estar abandonado y no es así, porque está internet y las comunicaciones te dan una gran movilidad que te conecta con el resto del mundo. Tienes los beneficios de vivir en un sitio pequeño, sin estrés, ni tráfico, todo el mundo te conoce y puede echarte una mano en cualquier momento; y cuando necesitas salir fuera o darte a conocer es muy sencillo porque hay una gran movilidad.

Hay también muchos mitos en torno a la vida en un pueblo, en el campo.

Cuando dices que vives en un pueblo de Huesca parece como si fueras un bicho raro, no lo entienden. Quizá nos faltan algunos servicios sí, sobre todo culturales, el cine, teatro, museos, exposiciones…

Su empresa forma parte de una asociación de artesanos de jabones de Cataluña, con sede en Montgai, ¿no ha encontrado apoyo aquí, en Aragón?

No. Ninguno. Sí que he tenido ayudas provinciales, pero en Cataluña hay más facilidades para trabajar en cooperativa, y todos los apoyos que he encontrado para comenzar mi pequeño proyecto, para poder legalizarlo como empresa han salido de Cataluña, donde me permite estar en un asociación de artesanos jaboneros, con lo que ello conlleva de organización. Empecé como un hobby. Fue después de dejar mi trabajo en una empresa de modernización de regadío y de viajar con mi pareja. Él trabajaba en Barcelona y nos tomamos un año sabático. Viajamos por toda Latinoamérica y nos cambió la forma de ver la vida, la perspectiva del día a día, porque conoces otras realidades, otras maneras de vivir y de vivir con lo más simple. Vivíamos de vuestros ahorros, íbamos de mochileros y tomamos conciencia de cómo son otras vidas y de la suerte que tenemos de estar donde estamos. Regresamos con la idea de trabajar en nuestra tierra y evitar el despoblamiento rural, formar aquí una familia. Tengo la suerte de que muchos de mis amigos están aquí, porque también que se han ido acercando, y porque tienen campos y granjas.

Sus jabones son especiales y ha creado líneas de cosmética.

Al regresar tenía ya el gusanillo de crear algo relacionado con el campo, en la cultura que hemos crecido, porque en casa siempre he visto el olivo, el almendro, el maíz, pero no tanto desde la vertiente agraria, sino desde mi parte más emocional y decidí convertir el aceite de oliva en productos para la piel. Todas las formulaciones incluyen aceite de oliva de nuestra cosecha, que es virgen extra, y estamos trabajando para cambiarla a ecológico. Siempre que puedo utilizo productos de cercanía e intentamos trabajar con empresas locales.

Etiquetas
Comentarios