Despliega el menú
Aragón

Luna, el fiel testimonio de un brillante pasado

Desde los símbolos que aluden a toda la comarca  hasta las peculiaridades de este municipio referencia en las Cinco Villas, los detalles locales de interés se extienden a áreas muy diversas.

La Asociación Cultural Banzo Azcón promueve numerosas iniciativas en Luna.
La Asociación Cultural Banzo Azcón promueve numerosas iniciativas en Luna.
Noeli Barceló

Dos iglesias románicas y una tercera en lo que hoy es la parroquial, tres castillos, un molino de agua, el barrio judío, varios cruceros, el santuario de Monlora y multitud de aldeas en más de 300 kilómetros cuadrados de su término municipal dan testimonio de la rica historia de Luna. La localización de la Estela de Luna en la Tiñica del Royo, único testimonio de estas características en el valle del Ebro, lleva hasta la Edad del Bronce. La Estela fue elegida como imagen para el logotipo de la comarca de las Cinco Villas. Una reproducción de esta lápida funeraria antropomorfa del VIII a. C. –el original se custodia en el Museo Provincial– es la estrella en el pequeño museo que la asociación cultural Banzo Azcón ha instalado en el antiguo molino de agua. Este molino harinero envió a Luna el primer suministro eléctrico local; la empresa se llamaba Eléctricas Reunidas de Luna. Hace casi 10 años que el ayuntamiento compró el viejo molino, lo restauró y lo cedió a la asociación Banzo Azcón. "Los espacios vividos son también conservados; es nuestra sede y se utiliza para organizar presentaciones de libros, exposiciones de pintura y albergar una muestra permanente de elementos, además de la Estela, hachas pulimentadas o cerámica", explican Rosalía Redondo y Carmen Lasobras, de la asociación.

Un crucero marca el cruce del camino que lleva hasta el molino. En breve se desmontará piedra a piedra para ser restaurado. "Es uno de los más bonitos de las Cinco Villas por el trabajo que el escultor hizo sobre la piedra; es de 1680. Alrededor de Luna hay muchos cruceros: algunos ya están perdidos. Informaban al viajero de que entraba en un pueblo cristiano y también señalaban los cruces de caminos ", señala Asun Duarte, directora de la centenaria ‘Hoja de Monlora’ y profesora del centro escolar.

El otoño y la primavera son las estaciones preferidas para visitar Luna. Las iglesias de San Gil y Santiago son las principales bazas. "San Gil es máximo exponente del Románico de Luna por su riqueza escultórica y recibe visitas de toda España y el extranjero. Las dos series de capiteles que adornan la iglesia por dentro narran la vida de San Gil y de San Ginés. Es la capilla sixtina del románico cincovillés si no del aragonés por su escultura. Santiago fue la iglesia parroquial, del siglo XI, origen cristiano del pueblo. El retablo cuenta con una de las pocas pinturas góticas representando a la Virgen del Pilar", explica Asun. "En Luna –continúa– hubo una burguesía adinerada con suficiente empaque como para construir dos iglesias románicas y una tercera que se derribó para construir la iglesia barroca de Santiago y San Miguel, del XVIII. Aunque no estén en buena situación, podemos presumir de tres castillos: Obano, Yecra y Villaverde. El que teníamos en La Corona se derribó en 1952 por su mala condición: amenazaba el casco urbano".

Catorce sacerdotes atendían a la población de Luna en el XVIII. Estaban en La Corona, el barrio de abajo (la parroquial ahora) y en los pueblos y aldeas del monte: Las Tenías, La Corvilla, Júnez, Lacasta, La Ruta... ahora se comparte a mosén Antonio con Valpalmas, La Corvilla, Biel y Fuencalderas. También hay que recordar que en Luna nacieron el botánico Francisco Ximénez y un histórico del periodismo deportivo, Juan José Castillo.

El santuario de Monlora es la referencia espiritual y religiosa para los vecinos de Luna y las poblaciones de las Cinco Villas orientales. "En las romerías encontramos gente de toda la comarca. La hermandad tiene más de mil miembros, pero hay que considerar que únicamente suele ser el padre de la familia, por lo que serían muchas más personas. La historia del monasterio arranca desde el medievo y la cofradía ya existía en 1430. La tradición de los milagros de la Virgen atrajo desde siempre a muchas personas desde lugares lejanos".

Ubicada a medio camino entre Zaragoza y Huesca, Luna marca la transición entre el paisaje de montaña y los cultivos cerealistas del llano. La extensión del término municipal ofrece la oportunidad de disfrutar de los parajes naturales de su entorno a través de rutas senderistas y BTT. Además, recomiendan pasar por la panadería para probar la repostería, los embutidos que se elaboran en las carnicerías y la oferta de los restaurantes locales.

Soluciones a la despoblación

Luna no es ajena a este fenómeno, pero la creación de empleo en la zona permite abrir una puerta a la esperanza. Así lo argumenta Rosalía Redondo, presidenta de Banzo Azcón. "Hay una generación que se está quedando en el pueblo, gente joven que está empezando a trabajar en Ejea, pero en Luna menos, porque las posibilidades son escasas, aunque sí hay una veintena de jóvenes establecidos en los últimos años. La puesta en marcha de la empresa Forestalia, en Erla, es una gran oportunidad".

Chalecos para la Ertzaintza ‘made in Luna’ con la cooperativa San José Artesano

Diez mujeres integran la cooperativa textil San José Artesano de Luna. La existencia de este taller ha sido fundamental para fijar población. En este momento están cosiendo chalecos para la policía autónoma vasca, pero también hacen ropa de trabajo, para niños, prendas de abrigo o de vestir para señora y caballero. "Hemos tocado muchos palos". dicen. La cooperativa se fundó en 1974 y ahora es la más antigua de Aragón. "Somos diez socias y trabajadoras en este momento, pero en 44 años han pasado por aquí 32 mujeres", explica la presidenta, Monlora Lasobras. "Hemos pasado buenos y malos momentos, de estar uno o dos meses paradas por falta de trabajo", señala la responsable del trabajo, Delia Solana. "Ahora no encontramos fabricantes en Zaragoza que remuneren bien nuestro trabajo, aunque quedan firmas fieles que nos hacen encargos. Van cerrando casas con las que hemos trabajado. Nunca tenemos nada fijo, no sabemos lo que vamos a tener al mes de viene y eso es lo más duro. Hay poco mercado porque las grandes partidas salen fuera y aquí solo quedan cosas pequeñas, muy especificas".

Tres generaciones trabajando a pleno rendimiento para garantizar la buena salud de los luneros

Los Catalán suman más de un siglo al frente de la farmacia de Luna y su vida ha girado en torno a la salud de los vecinos de Luna y los pueblos que dependen de ella. "Mi abuelo vino aquí desde Teruel en 1909, a fundarla. Mi padre la tomó en 1939 y yo, en 1980. Mi hija está estudiando Farmacia y deberá decidir si quiere seguir aquí", cuenta el actual titular, Jesús Catalán. La familia ha conservado el botamen, conjunto de los recipientes de productos farmacéuticos utilizados por las dos generaciones anteriores. Jesús Catalán es un experto en la botánica de la zona. Su libro ‘Plantas Medicinales de Monlora y las Cinco Villas Orientales’ recoge el paciente trabajo realizado durante décadas. La publicación es una recopilación con 413 plantas identificadas por fotografías, que tiene un triple objetivo. "Primero, identificar las plantas; segundo, ver qué propiedades medicinales tiene cada una, que la gente conozca su posible uso; además, se documenta el que tuvo tradicionalmente por parte de las personas mayores". Su labor investigadora le llevó a conocer el trabajo del botánico lunero Francisco Ximénez. "Trabajó en un hospital mejicano y en el siglo XVI fue el introductor del té de Méjico en la zona".

Los imprescindibles

Santuario de Monlora

Está a 5 km de Luna y a 650 metros de altitud. El conjunto incluye convento, iglesia, hospedería y restaurante. Se acude en romería el 1 de mayo, y desde el monte se hace ala delta y parapente. En 1904 nació la Hermandad de Monlora.

Estela funeraria

Es un monumento de 133 centímetros de altura localizado en la finca La Tiñica del Royo. Actualmente se expone en la sala de prehistoria del Museo de Zaragoza. Está grabado con un escudo de guerra y data del siglo VIII a. C.

San Gil de Mediavilla

Iglesia románica (finales del XII) situada en el barrio de La Corona. En el interior se conserva un conjunto de capiteles historiados, que representan la vida de Jesucristo y escenas de las vidas de San Gil y San Ginés.

-Ir al especial de 'Aragón, pueblo a pueblo'.

Etiquetas
Comentarios