Despliega el menú
Aragón

Más de la mitad de los glaciares del Pirineohan desaparecido desde 1984 y solo quedan 19

El macizo se calienta un 30% más que la media mundial y la temperatura sube 1,2°C en medio siglo. Un estudio científico alerta de que el manto de nieve podría reducirse a la mitad en el año 2050.

Blas Valero, Juan Terrádez, Idoia Arauzo y Raphael Delpi, ayer, durante la presentación del informe.
Blas Valero, Juan Terrádez, Idoia Arauzo y Raphael Delpi, ayer, durante la presentación del informe.
Toni Galán.

En 1984 había contabilizados en el Pirineo 39 glaciares y hoy quedan solo 19. En otras palabras, en solo 32 años han desaparecido más de la mitad y, si no se toman medidas, en 2070 algunos de ellos se convertirán en neveros sin dinámica y a finales de siglo los expertos temen su extinción total. Es solo una de las evidencias científicas sobre las consecuencias del rápido incremento del calentamiento global en esta cadena montañosa de las que se alerta en el informe ‘El cambio climático en los Pirineos’, elaborado durante los dos últimos años por más de 100 expertos de España, Francia y Andorra.

El documento, que se presentó este lunes en Zaragoza, desglosa otros preocupantes impactos ya visibles en el macizo. La temperatura media en el último medio siglo ha aumentado 1,2°C, lo que supone un 30% más que la media mundial (0,85°C). Para finales de siglo llegará a dispararse entre 2 y 7°C, según las proyecciones. En cuanto a la evolución del manto de nieve, su espesor podría disminuir a la mitad en los próximos 30 años en el Pirineo central, a 1.800 metros de altura. Mientras, el periodo de permanencia del elemento blanco en el suelo se reduciría en más de un mes.

La flora y la fauna también lo sufren. Los bosques suben en altura medio metro por año y recolonizan los pastos de alta montaña abandonados. Además, algunas especies migratorias han adelantado su fecha de llegada hasta 10 días desde los años 60 y las poblaciones de tritón pirenaico han descendido considerablemente coincidiendo con fenómenos climáticos extremos cada vez más habituales como avenidas y sequías. El riesgo de invasiones de especies exóticas es mayor, como la plaga de la procesionaria del pino que prolifera y llega a más altura gracias a los inviernos más suaves.

Ventanas de oportunidades

El Observatorio Pirenaico de Cambio Climático, coordinador de este estudio y dependiente de la Comunidad de Trabajo de los Pirineos (CTP), dará a conocer también hoy estos datos al plenario de la CTP que se reúne en el Pignatelli, con el presidente aragonés Javier Lambán al frente.

La coordinadora del Observatorio Pirenaico de Cambio Climático, Idoia Arauzo, calificó de "grave" la actual situación del Pirineo y aseguró que el cambio climático es un "factor de estrés más" que viene a sumarse a otros problemas que sufre el territorio como la despoblación y la falta de relevo generacional en el sector primario. Reclamó que este reto se incorpore "en las políticas estratégicas e infraestructuras que se planteen a medio y largo plazo" y que se siga investigando para saber cómo adaptarse al nuevo escenario.

Varios de los participantes en el informe dejaron claro este lunes que también hay "ventanas de oportunidades emergentes" a aprovechar. Juan Terrádez, técnico del Observatorio, puso de ejemplo que la extensión de la estación estival y las temperaturas más suaves en primavera y otoño pueden favorecer un aumento del destino turístico de montaña frente a las zonas de sol y playa. En el caso de la agricultura, aunque la menor disponibilidad de agua afecta negativamente a los cultivos de secano, la disminución de los días con heladas y el incremento de las temperaturas favorece la implantación en las áreas de montaña de otros más mediterráneos como la vida, el olivo y los frutales.

Video:El OPCC trabaja para prevenir el cambio climtico en Aragn
 
Vídeo divulgativo difundido por el Observatorio Pirenaico del Cambio Climático.

Diez desafíos ante el cambio climático

1. Preparar a la población para afrontar los extremos climáticos.

2. Aumentar la seguridad frente a los riesgos naturales.

3. Acompañar a los actores del territorio frente a la escasez hídrica y las sequías.

4. Garantizar la calidad de las aguas superficiales y subterráneas.

5. Mantener el atractivo turístico del Pirineo.

6. Hacer frente a los cambios en la productividad y calidad de los cultivos y aprovechar las oportunidades.

7. Prever cambios irreversibles del paisaje.

8. Considerar la pérdida de la biodiversidad.

9. Desequilibrios entre oferta y demanda energética.

10. Más dolencias raras, plagas y especies invasoras.

Etiquetas
Comentarios