Despliega el menú
Aragón

¿Quién fue el joven Agustín Mur Sarasa, enterrado hace casi un siglo en Tabernas de Isuela?

Una familia de la localidad oscense lleva 91 años cuidando la tumba de un hombre que murió en su pueblo. Ahora tratan de saber quién fue.

Tumba de Agustín Mur Sarasa, en el cementerio de Tabernas de Isuela, fallecido el 31 de octubre de 1927.
Tumba de Agustín Mur Sarasa, en el cementerio de Tabernas de Isuela, fallecido el 31 de octubre de 1927.
Eshter Puisac Nogarol

La familia de Miguel Nogarol Brau lleva 91 años poniendo flores en la tumba de Agustín Mur Sarasa en Tabernas de Isuela (Huesca). No saben quién es, pero cada año, en un rito que ha pasado de generación en generación, van al cementerio a honrar su memoria. Ahora, una bisnieta de Miguel, Esther Puisac Nogarol, se ha propuesto encontrar a algún familiar de Agustín Mur Sarasa y cerrar la historia que siempre ha acompañado a su familia.

Este 1 de noviembre, tras volver del cementerio de Tabernas de poner flores en las tumbas de sus bisabuelos, de sus abuelos y de Agustín, Esther compartió esta historia familiar en Facebook confiando en que alguien siguiera tirando del hilo.

"Agustín Mur Sarasa murió la víspera de Todos los Santos de hace 91 años. Tenía 26 años, y la muerte le pilló lejos de su casa. Estaba trabajando en Tabernas de Isuela y de repente enfermó. En cuestión de horas se fue. Decidieron enterrarlo en el cementerio del pueblo. Se le encargó una bonita cruz de cemento que imita a la madera. Realmente dan ganas de tocarla para cerciorarte de que es así. Agustín Mur Sarasa no tenía familia en el pueblo donde descansa. Quizá por eso mi bisabuelo se dio cuenta de que nadie le ponía flores en Todos los Santos. Y decidió solucionar ese abandono con un pequeño gesto. Unas pocas de las flores que llevaba a sus familiares se las dejaba cada año a Agustín. Eso nos lo contaba mi abuelo cada vez que veíamos que cogía unas flores de las que llevábamos a los bisabuelos, y se acercaba a esa cruz tan bonita y las dejaba allí. Ahora somos nosotros los que pensamos en Agustín. Planificamos todo lo necesario para adecentar las lápidas de mis abuelos, la tumba de los bisabuelos, y la lápida de Agustín", cuenta Esther, oscense de 42 años y residente en Zaragoza.

Esther Puisac Nogarol ha empezado a investigar por su cuenta y ha encontrado dos pistas: la de José Mur Sarasa, un farmacéutico que murió en San Vicente de la Barquera (Cantabria) en 2013 a los 100 años; y la de María Pilar Mur Sarasa, afiliada a la Federación de Enseñanza de UGT en Aragón el 14 de febrero de 1937 (según consta en los registros de la Fundación Aladrén). "Podrían ser sus hermanos. Nos gustaría encontrar a sus descendientes y saber si fueron familia de Agustín. Quizá en su momento alguien le buscó y nunca lo encontró. Tal vez ahora, con la ayuda de las redes sociales, podemos llegar más lejos", señala.

Tabernas de Isuela es un pequeño municipio incorporado a Huesca, a unos 10 kilómetros de la capital. Los bisabuelos, los abuelos y la madre de Esther nacieron allí. Sus hermanos y ella mantienen la relación con el pueblo. En Tabernas apenas viven una veintena de vecinos de manera habitual, aunque sus descendientes tienen un grupo de whatsapp del pueblo más nutrido y muy activo.

"La historia de Agustín siempre ha estado presente en mi familia. Con esta búsqueda queremos saber quién fue, por nosotros y por su familia. Hay más gente que en los pueblos cuida tumbas de personas desconocidas que no son de su familia. Estas historias nos conectan con la vida, con la muerte y con las tradiciones", reflexiona Esther.

Etiquetas
Comentarios