Despliega el menú
Aragón

Hacienda cierra el ejercicio presupuestario para controlar el gasto y ajustar el déficit

La DGA mantendrá la ejecución de las operaciones que estime "imprescindibles".

Fernando Gimeno, consejero de Hacienda del Gobierno de Aragón, en una comparecencia.
Fernando Gimeno, consejero de Hacienda del Gobierno de Aragón, en una comparecencia.
G. Mestre

El Gobierno de Aragón ya ha ordenado el cierre del ejercicio presupuestario de 2018, una decisión que permitirá al Ejecutivo PSOE-CHA controlar el gasto y ajustarse al objetivo de déficit fijado, que es del 0,4% del Producto Interior Bruto. La orden dictada por el consejero de Hacienda, Fernando Gimeno, establece que las operaciones consideradas como "imprescindibles" no se verán afectadas. Tampoco se dejará de abonar ninguna cantidad de los gastos ya efectuados.

Esta decisión llega siete meses después de que las Cortes aprobaran las cuentas autonómicas con los votos a favor de PSOE, CHA, Podemos e IU. Eso se traduce en el grado de ejecución que, a finales de agosto, rondaba el 56% en el capítulo de ingresos y el 52%, en el de gastos. La partida destinada a la inversión real es una de las que más castigo ha sufrido: solo se han gastado 54 millones de los 196,7 millones reservados. Los ingresos también se resentirán a partir del 1 de noviembre, cuando entre en vigor la reforma del impuesto de Sucesiones y se fije el límite exento de tributación en 500.000 euros en herencias entre cónyuges y de padres a hijos. Hasta ahora, las arcas autonómica han recaudado por ese tributo 80,2 millones, de los 149 millones esperados. 

Los créditos para la imputación de nóminas o gastos de personal quedan excluidos de este cierre de ejercicio que entró en vigor a mediados de mes. También se hará una excepción con los expediente de baja por anulación, con las operaciones para ajustar los créditos de organismos autónomos y entidades de derecho público, las necesarias para reponer anticipos de caja, las que se deriven de acciones externas a la Administración y las que afecten a los capítulos III y IX.  Además, la Dirección General de Presupuestos o la Intervención General podrán proponer de oficio que operaciones concretas salgan adelante.

En las operaciones presupuestarias de gastos, el último día para contabilizar documentos será el 31 de enero de 2019. Para las excepciones contempladas en la orden dictada para Hacienda se ampliará el plazo hasta el 31 de marzo de 2019.

La decisión de ordenar el cierre presupuestario se ha adoptado en la consejería de Hacienda. En otras ocasiones, ha sido el propio ministerio el que lo ha ordenado por el elevado índice de incumplimiento del déficit que presentaban las comunidades autónomas. En el caso de Aragón, el último dato disponible (julio de 2018) fijaba ese déficit en el 0,09% del PIB, 33 millones, de manera que se ajustaría al 0,4% requerido para este año.

La misma orden incluye la apertura del ejercicio 2019, a partir del primer día del próximo año. Si las cuentas autonómicas aún no se han aprobado todavía, se prorrogarán directamente las de este año. Cuando no exista crédito suficiente para una operación, la Intervención General podrá retener un crédito por su cuantía y comunicarlo por escrito.

La prórroga presupuestaria parece ahora la opción más viable después de que Podemos e Izquierda Unida rechazarán acudir el jueves pasado a la reunión para diseñar las cuentas del próximo año en la que les esperaban el consejero Fernando Gimeno, el portavoz del PSOE en las Cortes, Javier Sada, y el diputado de CHA, Gregorio Briz.

Etiquetas
Comentarios