Aragón

Las bajas laborales por enfermedad repuntan en Aragón, con un 20% más que en 2017

El número de personas que están protegidas por la Seguridad Social y, por lo tanto, tienen acceso a la prestación se ha incrementado en un 5% en medio año.

Centro de salud de Sagasta.
Centro de salud de Sagasta.

Las prestaciones por enfermedad han experimentado un repunte en los últimos tiempos en Aragón. Mientras que en los años más duros de la crisis económica, producto de un menor número de contrataciones y de más inseguridad laboral, se redujeron de manera importante; últimamente se vuelven a registrar cifras de bajas laborales por enfermedad o accidente similares a las de 2009. En concreto, según los datos facilitados por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, hasta julio de 2018, el número medio mensual de bajas iniciadas en la Comunidad es de 12.929; un 20% más que en el periodo comprendido de enero a diciembre de 2017.

Una parte de este incremento está relacionado con la mejora de la situación económica en la Comunidad: más contratos y una aumento ligero de la estabilidad laboral. Prueba de ello es que solo en la primera mitad del año ya ha aumentado en un 5% el número de personas que se encuentran protegidas por la Seguridad Social, es decir, que pueden tener acceso a una prestación de este tipo. En total 481.423 trabajadores tienen derecho a esta prestación en Aragón. Por provincias, la situación es muy parecida: el volumen de bajas temporales crece en las tres entre un 17 y 20%. Por el contrario, el número de trabajadores protegidos constata diferentes situaciones, aunque en todos los casos se percibe el incremento de trabajadores contratados. Mientras que en Huesca aumentan casi un 10%, en Zaragoza se queda en menos de un 4%.

"Durante los años de la crisis, se daba una situación de presentismo laboral, en la que muchos trabajadores acudían a trabajar aunque estuvieran enfermos por miedo o presiones en la empresa. Esto provocaba que, a veces, se derivara en patologías más graves y aumentara la duración de las bajas", recuerda José de las Morenas, secretario de Política Industrial de UGT Aragón. De este modo se explicaría que este incremento de las prestaciones por incapacidad temporal, vaya acompañado por un descenso en el número medio de días que se está de baja. La duración media de estas incapacidades temporales también es diferente en cada una de las provincias aragonesas. Mientras que en Zaragoza las incapacidades temporales tienen una duración media de 31,57 días, en Teruel ascienden a 43,79 y en Huesca rozan las 50 jornadas de media. En todos estos casos se percibe un decrecimiento en el último año.

Desde UGT Aragón señalan que hay muchas enfermedades que se podrían considerar como profesionales, pero que las Mutuas las derivan al sistema público. "Esto ocurre especialmente con patologías musculoesqueléticas o trastornos del estrés", detalla de las Morenas. Una circunstancia que también constatan desde CC. OO. Aragón: "Entre las causas se puede encontrar el envejecimiento activo, las jornadas laborales más largas, el desvío enfermedades del trabajo a comunes y el relajo de la actividad preventiva, entre otras cuestiones". Además, recuerdan que el INSS va a estar analizando los casos de baja a partir de 345 días durante los próximos tres meses.

De las Morenas recalca que, desde su punto de vista, los trabajadores, en términos generales, hacen un uso adecuado del sistema sanitario y, además, existe "un criterio profesional y sanitario". Otra cuestión que destaca es que hay que reivindicar la salud de las personas, ya que con la actual reforma laboral permite el despido objetivo según el porcentaje de días que una persona haya estado con una incapacidad temporal.

Aumentan las enfermedades profesionales

Las bajas por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales también han aumentado ligeramente. Según los últimos datos publicados, entre enero y julio de este año, cada mes se han registrado unas 100 incapacidades temporales más de este tipo que durante el año anterior. En concreto, se superan las 1.600 en Aragón. Tienen una duración media de 42 días. De este modo, se mantiene la tendencia al alza que se lleva registrando en los últimos años, propiciada por un incremento de las relaciones laborales y, por lo tanto, mayor posibilidad de sufrir alguna lesión en el trabajo.

Hasta los autónomos notifican un mayor número de incapacidades temporales: 1.207 al mes durante el primer semestre de 2018; un 6% que a lo largo de 2017. El periodo de baja es sensiblemente más elevado que en el resto de incapacidades temporales, llegando a superar los 70 días de media.

¿Cuándo se tiene derecho a una prestación por enfermedad?

Para poder acceder a la prestación por enfermedad común en el Régimen General es necesario estar dado de alta o en situaciones asimiladas a la de alta en la Seguridad Social. Estos últimos casos incluyen estar percibiendo la prestación por desempleo de nivel contributivo o estar trasladado por la empresa fuera del territorio nacional. Además, en el caso de enfermedad común, es necesario tener cubierto un periodo de cotización de 180 días dentro de los 5 años inmediatamente anteriores al hecho causante.

Cuando un trabajador está contratado a tiempo parcial se calcula el coeficiente global de parcialidad sobre los últimos cinco años. En la circunstancia de que se simultanee más de una actividad a tiempo parcial, se sumarán los días teóricos de cotización acreditados en las distintas actividades. Desde el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social especifican que, en ningún caso, podrá computarse un número de días cotizados superior al que correspondería de haberse realizado la prestación de servicios a tiempo completo.

Las percepciones recibidas con una enfermedad común comienzan el cuarto día y son del 60% de la base de cotización. Este porcentaje se mantiene hasta la jornada 20 y a partir de entonces alcanza el 75%. Cuando se trata de un accidente de trabajo o una enfermedad profesional, se percibe el 75% desde el primer día.

Etiquetas
Comentarios