Aragón

La demanda de macronaves logísticas relanza la construcción en Plaza

El mayor dueño privado de suelo, José Llorens, estrenará una de tres hectáreas a principios de 2019 y Bancalé ha iniciado las obras de otra edificación de dos hectáreas a la medida de una compañía.

Grandes grúas montan la estructura metálica de la macronave de Llorens, junto a Decathlon.
Grandes grúas montan la estructura metálica de la macronave de Llorens, junto a Decathlon.
Raquel Labodía

La demanda de macronaves ha reactivado de nuevo la construcción en la Plataforma Logística de Zaragoza (Plaza). La recuperación económica, unida a la estratégica ubicación de Plaza y a los precios competitivos respecto al extrarradio de Madrid y Barcelona han llevado a las compañías y a los inversores a fijarse de nuevo en la capital. Y los propietarios privados que cuentan con parcelas libres han decidido lanzarse a invertir en naves gigantescas para su posterior arrendamiento, como es el caso del leridano José Llorens y del turolense Juan Fabre.

El primero, fundador de Epsa Internacional, ya está levantando una de las mayores naves de Plaza, de casi tres hectáreas de superficie, sin tener aún inquilino, pero convencido de que lo tendrá antes de acabar las obras a principios del próximo año. Mientras, el grupo Bancalé ha iniciado el movimiento de tierras para construir otra de dos hectáreas, aunque en su caso la hará a la medida de quién la ocupará. Aunque no han trascendido los detalles, es un empresario español con intereses en el sector logístico que abrirá negocio en Zaragoza y, con ello, creará empleo.

Llorens ha decidido pasar a la acción tras comprar las mayores parcelas de Plaza a lo largo de la legislatura y convertirse en el mayor tenedor de suelo del polígono, suma medio centenar de hectáreas, solo superado por la sociedad pública, que mantiene otras 80 hectáreas diseminadas en más de 30 solares.

En su caso, el esqueleto metálico se levanta junto al macroalmacén de Decathlon. Además, el empresario ha iniciado los trámites para construir otra contigua en la misma parcela, de algo más de doce hectáreas.

José Llorens no es nuevo en el sector, dado que la diversificación de sus negocio lo llevó hace años a invertir en el mercado inmobiliario industrial. De hecho, es el arrendador del primer centro logístico de Amazon en España, en San Fernando de Henares, que recientemente amplió por necesidades de la multinacional estadounidense de comercio electrónico. Si la superficie inicial era de 32.000 m2 ahora alcanza los 77.000.

Las obras que ejecuta el empresario leridano llaman la atención de cualquier viajero, dado que la parcela ocupa 124.604 m2 comprendidos entre la autovía de Madrid, el almacén de Decathlon y las vías del AVE. El movimiento de tierras para nivelarla ha sido proporcional a su tamaño: unos 80.000 metros cúbicos, comparable a la capacidad de más de 6.000 camiones ‘dumper’. Los trabajos se alargaron tres meses, entre finales de mayo y de agosto, y en paralelo se ha acometido la cimentación de la nave.

Los operarios de la empresa constructora Norton han empezado a levantar los pilares que sustentarán la estructura, que cubrirá 27.700 metros cuadrados cuando esté lista para ser ocupada en febrero del próximo año. Sus acabados serán los habituales en una nave logística, aunque se personificarán si antes se llega a conocer el inquilino que la ocupe.

La constructora vasca no solo se encargará de edifcar la nave, sino de preparar un área de aparcamiento con 244 plazas y otra de carga y descarga para 37 vehículos.

La instalación industrial, de forma rectangular, rondará los 280 metros de longitud y otros 100 de anchura, adaptándose al contorno de la parcela. Su altura será la máxima permitida en Plaza, superando los 16 metros, para facilitar el máximo almacenamiento al futuro inquilino.

Su emplazamiento, a los pies de la autovía de Madrid, la convertirá en una de las edificaciones más visibles de Plaza. Su situación junto a los uno de los accesos a la plataforma, en el de la antigua carretera de la Base, convertirá a esta nave en privilegiada, dado que no padecerá la congestión que sufre el nudo principal, el de Plaza Imperial.

Con su construcción, Llorens tendrá ya dos naves de grandes proporciones en Plaza. La primera, de 15.000 metros cuadrados, la diseñó a la medida de BSH para ampliar su almacén.

Ambas ocupan una porción de dos de las cinco parcelas que desde diciembre de 2015 ha ido acumulando el empresario leridano en la plataforma logística. De hecho, adquirió a la sociedad pública, Acciona e Ibercaja los solares de más de 100.000 m2 que quedaban disponibles, lo que le ha llevado a acumular 52 hectáreas.

Bancalé promueve dos naves

Con mucha antelación apostó por Plaza el empresario Juan Fabré, que ha reactivado la promoción de naves ante la demanda. El año pasado construyó una modular de 20.000 metros cuadrados, ocupada por varios clientes, y ahora ha iniciado las obras de otra de similares proporciones en la primera fase de Plaza, muy cerca de Inditex. En este caso, tiene una elevada ratio de muelles de carga de camiones y cuenta con una zona de oficinas y de servicios para atender las necesidades del empresario que la ocupará en la primavera del próximo año si se cumplen las previsiones.

Bancalé, que dispone de 40.000 metros cuadrados construidos en Plaza, también ha iniciado la comercialización de otra nave. En este caso, será más pequeña, de 6.000 metros cuadrados, y la pretende construir a lo largo de 2019.

Ambas empresas no son las únicas que han decidido invertir en la plataforma. La zaragozana Inversiones Valenzuela construyó el año pasado seis naves modulares y el grupo Decoexsa se acaba de instalar en una parcela de 13.500 metros cuadrados. Este operador logístico ha adquirido una parcela de 13.500 metros cuadrados en Plaza. En las nuevas instalaciones, de color azul, la compañía ha construido un complejo de 5.500 metros cuadrados con el que pretende ampliar su actual plantilla de 35 a 50 trabajadores.

Etiquetas
Comentarios