Despliega el menú
Aragón

848 kilómetros a toda prisa para hablar al mundo de Aragón y su Camino

Ocho corredores del Club Atletismo Jaca han completado en una semana el Camino de Santiago desde Somport para promocionar el tramo aragonés.

Son ocho, son aragoneses y este viernes entraban con una sonrisa de oreja a oreja a la plaza del Obradoiro de Santiago de Compostela. Y no lo hacían andando, como cualquier otro peregrino, sino corriendo, la forma en la que, entre los ocho, han completado en una semana los 848 kilómetros que separan el puerto de Somport de la catedral de la capital gallega. ¿La razón de tanto esfuerzo? Un objetivo muy claro: dar a conocer las bondades del Camino de Santiago aragonés y, de paso, impulsar la afluencia de peregrinos en la Comunidad.

A José María Albero (68) y Eva Hombrados (31) les separan 37 años de edad pero les une su pasión por las carreras y su pertenencia al Club Atletismo Jaca. Lo mismo que a los otros seis implicados en la gesta. Juan Torronteras (63) es el presidente del club en el que llevaba años forjándose la idea. "Se nos ocurrió hace tres o cuatro años pero hasta este no habíamos podido reunir a las personas necesarias para afrontar el reto", explican. Y es que, juntar a ocho personas con la condición física que requería semejante hazaña y que, además, pudiesen compatibilizarla con sus respectivos trabajos ha resultado "bastante complicado".

El equipo lo completan Máximo Castrillo, de 63 años; Julio Ambrona, de 52, Eva Aranda, de 41, Jesús Moreno, de 38 y Francho Castán, de 32; y los ocho llevan corriendo desde su juventud y compitiendo en maratones, carreras de montaña o triatlón. "Distribuimos el camino en ocho etapas y, en cada una de ellas, seis relevos de aproximadamente veinte kilómetros cada uno. Cada día uno hacía de conductor mientras el séptimo corredor de la jornada se encargaba de acompañar a otro para poder recopilar suficiente material fotográfico que difundir después", explican estos atletas-peregrinos ya desde Santiago de Compostela.

El primero de ellos echaba a correr cada día a las 7.00, mientras el resto se subía a la furgoneta que iba dejando a cada corredor en el punto acordado para el relevo. El tiempo les ha respetado durante toda la semana y los músculos han aguantado sin problemas la machada, a excepción de alguna pequeña molestia a la que todos restan importancia. Las piernas de cada uno han acumulado en torno a los 140 kilómetros en una semana pero ellos se quedan con la emoción de la etapa final y la cantidad de anécdotas que se llevan a sus casas. También con las voces de los peregrinos que les animaban desde la espalda cuando les pasaban. O las charlas con un matrimonio canadiense que insistió en hacerse fotos con ellos para poder contar a través de sus redes sociales lo que estaba haciendo este grupo de valientes y así, de paso, dar a conocer entre amigos y familiares el tramo de Camino de Santiago que pasa por Aragón.

Entrada emocionante

Los últimos kilómetros hasta la Catedral de Santiago los completaron corriendo todos juntos y ya en la plaza del Obradoiro les esperaban orgullosos otros miembros del Club Atletismo Jaca que querían celebrar con ellos la llegada. Otros, se han tenido que conformar con seguir sus aventuras de la semana a través de su página de Facebook.

Ahora la aventura ya ha acabado y los peregrinos volverán a sus casas con la Credencial completa, la Compostela como prueba y la convicción de haber cumplido el objetivo, pues solo les queda ir compartiendo su experiencia para que la gente se anime a empezar el Camino de Santiago en Aragón.

La iniciativa ha contado con el respaldo de Aragón Turismo, la Comarca de La Jacetania, el Ayuntamiento de Canfranc, Aldebarán Sistemas y la Asociación de Amigos del Camino de Santiago. Respecto a los gastos, el presupuesto necesario ha rondado los ochenta euros por persona y día con los que se han financiado alojamientos, manutención, logística, equipación y gasolina. Además, por supuesto, del músculo y las ganas invertidas.

Etiquetas
Comentarios