Aragón
Suscríbete por 1€

Mara celebra con Vulcanalia su victoria ante Roma

Mañana, sábado 25, la localidad de Mara, en la provincia de Zaragoza, celebra con varias recreaciones y un completo programa de actividades más la victoria ante el ejército de Roma, logrado sus antepasados del poblado celtíbero de Segeda.

Los vecinos de Mara, de la Comunidad de Calatayud, celebran con Vulcanalia su triunfo ante Roma.
Los vecinos de Mara, de la Comunidad de Calatayud, celebran con Vulcanalia su triunfo ante Roma.
Asociación Mara Celtibérica

El 23 de agosto fue declarado por el Imperio Romano ‘día nefasto’ y la culpa la tienen los habitantes de la ciudad celtíbera de Segeda, actual Mara, una localidad de menos de 200 habitantes de la Comunidad de Calatayud. Unidos a sus vecinos numantinos vencieron a las tropas romanas que llegaban a conquistarlos, gracias a una emboscada en un desfiladero donde cayeron centenares de soldados atacantes.

Es el hecho que rememora Vulcanalia, la jornada de recreación que se celebra en Mara, y que debe su nombre al dios Vulcano, cuyo día se conmemora precisamente ese 23 de agosto. Durante toda la semana se han estado realizando diversas actividades en torno a este celebración declarada Fiesta de Interés Turístico, que recuerdan el pasado celtíbero de la localidad, cuyos restos se conservan en el yacimiento arqueológico de Segeda.

Pero es mañana sábado, 25 de agosto, cuando se lleva a cabo la gran celebración. Comenzará por la mañana con una visita guiada por el yacimiento. Aunque las labores de recuperación se encuentran paralizadas desde hace años, «gracias a las explicaciones de la guía y la señalización de los perímetros de las viviendas, etc. es posible conocer cómo era la vida de los habitantes de aquel poblado celtíbero antes de la conquista romana», dice Ana Belén Domínguez, secretaria de la asociación Mara Celtibérica, entidad que, junto al ayuntamiento de Mara, organiza Vulcanalia.

Visita guiada al yacimiento

La visita, de unos 90 minutos de duración, comenzará a las 10.00, y por la tarde se realizará un segundo turno, a las 18.00. Junto al yacimiento, en la zona arqueológica experimental de Segeda Nova, en el que se ha reconstruido una casa y otros espacios celtíberos, se abrirá la jornada a las 11.00 con pasacalles musical y un taller de danzas de la época. Al acabar podrá seguirse los talleres de gastronomía y escritura en el que los participantes podrán aprender a escribir su nombre según el alfabeto celtíbero. La muestra de fragua y telas permitirá conocer a los asistentes cómo eran los trabajos de forjado y la elaboración de tejidos propios de esa civilización.

Quienes participen en los talleres de plantas aromáticas y de fabricación de adobes que comenzarán a continuación podrán dejar una huella perenne en Segeda. «Con estos talleres queremos que la gente, no solo aprenda qué vegetales usaban para aromatizar, o cómo se hacía un ladrillo de adobe solo con barro, paja y agua, sino que planten sus propios brotes y al año que viene vean cómo han crecido; más aún, usaremos los adobes para las construcciones que añadiremos a la zona experimental y cada persona podrá ver dónde está el suyo por la marca que haya dejado», afirma Domínguez.

Juego de escapismo

Veinte minutos para resolver los enigmas y poder escapar de las tropas romanas. Es el reto del juego de escapismo ‘La esperanza de Caro’, el guerrero segedense elegido para liderar las tropas celtíberas ese histórico 23 de agosto. Se podrá participar en grupos de cuatro, a partir de las 11.30 y de las 17.30 en Segeda Nova.

La plaza de Mara será el punto de reunión para el concurso de gastronomía celtíbera (que nadie espere un gazpacho pese al calor porque no se ha descubierto América y no hay ni tomate ni pimiento; más fácil será un conejo a la cazuela y pan sin levadura). Seguirá una comida conjunta en el pabellón.

El punto álgido de la jornada tendrá también la plaza como escenario y llegará a las 20.00, con la narración escenificada de la batalla de Vulcanalia, una representación teatral en la que los artistas amateurs de Mara (tanto residentes habituales como los que regresan a sus orígenes en vacaciones) llevan trabajando un tiempo.

El día que hizo cambiar el calendario universal

En la civilización romana el año comenzaba en el mes de marzo. El solsticio primaveral, conocido como los idus de marzo,  marcaba el inicio oficial de la legislatura y el senado nombraba a los generales que guiarían al ejército romano en sus batallas. Al acrecentar su muralla, Segeda había airado a Roma, que lo vivió como un afrenta. El imperio ardía en deseos de responder a los segedenses como ellos pensaban que se merecían y adelantaron el inicio del año de marzo a enero para poder organizar antes las tropas que querían mandar a doblegarlos. Desde entonces todo occidente celebra la nochevieja el 31 de diciembrey el 1 de enero abre el nuevo año.

La tan ansiada batalla se llevó a cabo el día del Vulcano, dios del fuego, que los romanos celebraban el 23 de agosto. En ese primer encuentro, el segedense Caro, elegido para liderar a las fuerzas celtíberas, a las que se había unido Numancia, sorprendió con su estrategia a las huestes romanas, a las que venció sorprendiéndolas en una emboscada, tras causarles numerosas víctimas.

Más noticias en Unpaisdemontañas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión