Despliega el menú
Aragón

José Luis Yagüe Ormad: "Los éxitos llegan por estar en el momento oportuno en el sitio clave"

Nació hace 83 años en Fuentes de Jiloca y ha recibido el título de hijo adoptivo de Villafeliche. Ha entrevistado a personalidades de la política y el cine.

José Luis Yagüe, durante su reciente visita a Aragón.
José Luis Yagüe, durante su reciente visita a Aragón.
Macipe

Acaba de recibir el título de hijo adoptivo de Villafeliche.

Siempre me he sentido aragonés y no he renunciado a mi tierra. Me gusta venir porque tengo familia y en especial durante la Virgen de la Peña, algo que he inculcado a mis nietos. Conmigo ha venido familia, alcaldes, médicos, empresarios, periodistas o abogados para conocer la comarca.

Son muchos sus logros.

Los éxitos periodísticos que humildemente he tenido han sido por estar en el momento oportuno y en el sitio clave.

¿Como ser el primero en recibir al que era príncipe Fahd de Arabia Saudí?

Rainiero de Mónaco llamó a Alfonso de Hohenlohe, íntimo amigo, para decirle que un jeque había hecho saltar la banca e iba a Marbella. Busqué en todos los hoteles hasta que en uno me dijeron que alguien había reservado un ala entera. Esperé y fui el único periodista español que le ha hecho una entrevista.

¿Tuvo relación con él?

Fuimos amigos. A través de mí regaló dos millones de dólares al Ayuntamiento para viviendas sociales. Fue curioso porque nos llamó el embajador para ir a Madrid a recoger la donación, que iba en un cheque al portador, al alcalde, a su secretario y a mí.

Y la lista sigue.

Uno de los reportajes que dio la vuelta al mundo fue cuando el Sha de Persia repudió a la emperatriz Soraya y ella se refugió en Marbella. Lo descubrí y le hicimos un gran reportaje. Me hice amigo de Sidney Poitier, que estuvo una semana jugando al golf en Marbella, de Kunta Kinte, que estuvo en mi casa, o Deborah Kerr. George Moore me avisó de la fiesta en la que Onassis vino con Jacqueline Kennedy y lo sacamos bailando sevillanas.

También fue el primero en saber el paradero de Edward Heath.

Perdió las elecciones contra Thatcher y desapareció. Todo el mundo lo buscaba y lo encontré en el mercado de Marbella. Vinieron periodistas ingleses ofreciendo 1.000 o 2.000 libras por saberlo. El embajador británico y el comisario me llamaban: "¡Como le pase algo, José Luis, serás el responsable, que está el IRA!". Al año siguiente, lo nombramos turista del año e invitamos a la prensa británica. Fue una promoción impagable.

¿Cómo ha cambiado Marbella?

En el franquismo, la ciudad era importante porque iban los principales ministros. Pero ha pasado por muchas etapas y por muchos ciclos, incluidos años de crisis con edificios a medio construir.

¿Cómo le afectó la era Gil?

Llegó a Marbella para refinar lo que había en aquel pozo de petróleo. Hizo la mayor transformación de la ciudad en cinco años, pero luego le pasó la factura. Tiene deficiencias en infraestructuras y servicios.

¿Por qué empezó en periodismo?

Tenía mucha inquietud y siempre he trabajado intentando hacer el mínimo daño, pero siendo duro en la crítica cuando ha tocado. Incluso el ministro Girón me llevó al Tribunal de Orden Público. Estudié en la Escuela Oficial que dependía del Movimiento, pero hice prácticas en la prensa católica, que era la oposición al régimen. Participé en tertulias del Café Gijón y del Comercial, fundé con mi compadre Antonio Gómez el diario ‘Área’…

Luego vino ‘El Sol’ de España.

Cerraron la frontera con Gibraltar y aquello fue una diáspora. Mi familia se fue de La Línea a Marbella, como tantos otros. En la redacción de ‘El Sol’ en Málaga tuve grandes éxitos y raro era el día que Efe no recogía una exclusiva mía. Allí viví la muerte de Franco y fuimos los primeros en darla porque nos quedamos hasta tarde debatiendo con el director sobre la actualidad y nos llegó el teletipo cuando casi nos íbamos.

¿En qué ha cambiado el periodismo?

La tecnología es una maravilla. Antes tenías que leer en las planchas de plomo al revés para sacar las erratas o esperar al telefoto para recibir una imagen. Ahora con internet es una gozada.

¿Y el contenido?

Falta periodismo de investigación, pero no hay fondos para pagarlo, porque ese tipo de periodismo cuesta dinero.

Etiquetas
Comentarios