Aragón
Suscríbete

Asín: un lugar para disfrutar, a pesar de la carretera

La paz que se respira en Asín, situado en una de las zonas más acogedoras de las Cinco Villas, es un lujo; el problema es la calidad del acceso al pueblo desde Ejea, hecho del que se quejan los vecinos.

Paco Segura, antiguo alguacil de Asín.
Paco Segura, antiguo alguacil de Asín.
Noeli Barceló

Como ocurre en muchos otros pueblos, las calles de Asín deben esperar la llegada del buen tiempo para escuchar las risas de los niños, pero Paco Segura opina que como aquí, no se vive en ninguna parte. Fue alguacil durante 10 años, hasta su jubilación en 2014, y concejal del ayuntamiento durante 12. Ahora es el mejor guía turístico de esta población de traza medieval en la que se respiran sus 2.000 años de historia a través de los escudos nobiliarios que presiden las fachadas de algunas casonas, como la de los Gil o los Abadías.

Paco llegó a Asín hace 42 años. "Mi mujer es de aquí, y vinimos a Asín cuando nos casamos". Como muchos otros vecinos, pasan fuera del pueblo el invierno y regresan con la primavera. "En Todos los Santos quedamos ocho o diez vecinos, sin contar la residencia de ancianos. En febrero ya volvemos, porque mejor que aquí no se está en ningún sitio", dice. Durante el verano –sobre todo en agosto, cuando se celebran las fiestas– la población puede llegar a los quinientos habitantes. Muchas familias regresan al pueblo para disfrutar del fin de semana o al revés, como Antonio Sanz, que pasa la semana en Asín y sábado y domingo suele volver a Zaragoza.

Con el incremento de la población, aumenta la necesidad de reforzar servicios. "En julio el pueblo comienza a llenarse y queda claro que necesitaríamos una tienda, además de contar con la consulta médica con más días de atención", apunta, señalando que sería igualmente muy importante mejorar el servicio de autobús y la carretera hasta Ejea. "A los políticos que se les llena la boca con la mejora de las carreteras, para que conocieran las necesidades yo los traería todos los días tres o cuatro viajes, para que de verdad puedan ver lo mal que está por aquí. Solo se parchea de vez en cuando, y la verdad es que cada vez está peor".

Asín cuenta actualmente con dos viviendas de turismo rural, El Corral de Bartolo y El Torreón de Joaquín. "Tienen mucho éxito –dice Paco– y los fines de semana suele venir gente. En verano, lo normal es que están bien cubiertas de reservas. El Corral de Bartolo lleva doce años recibiendo a una familia de Éibar que viene todos los meses de agosto. Las familias con raíces en el pueblo mantienen abiertas sus casas y pasan aquí el verano".

Pinturas góticas

La iglesia de Santa María, levantada entre los siglos XII y XIII, preside el casco urbano. Es de nave única, cuenta con modificaciones posteriores y se encuentra en perfecto estado de conservación; las capillas son góticas, del XVI. También en el Siglo de Oro se amplió el edificio, con el fin de hacer el coro. En la fachada luce un reloj de sol del año 1652, que presumiblemente se hizo cuando se acometió la ampliación de la iglesia.

El edificio religioso alberga la imagen de la Virgen del Campo, talla gótica del siglo XVI con un retablo flamenco detrás. "Se trajo de la ermita en un momento en que se encontraba en estado ruinoso, y aunque ahora está reconstruida, se custodia aquí por motivos de seguridad", explica Antonio.

La pila bautismal es otra de las joyas de esta iglesia. Es del siglo XVI, tiene pie octogonal y aunque ya solo se usa de vez en cuando, sigue presidiendo los bautizos en Asín. Los domingos se celebra misa a las 10 de la mañana: el cura atiende las parroquias de Luesia, Asín y Orés. Los asineros han mantenido la tradición de celebrar la romería el domingo de Pentecostés. Se sube con la imagen, se celebra la misa y después se custodia en el templo durante todo el año.

La restauración del retablo en los años 80 dejó al descubierto las pinturas góticas del ábside. "Junto a la iglesia y a nivel más elevado estaba el cementerio que trasmitía una gran humedad al retablo y le había causado un gran deterioro. Por eso también solo se ha conservado la parte superior de las pinturas. Con el cura de entonces, José Luis Lobera, se decidió mantener el retablo separado del muro para dejar las pinturas a la vista porque son preciosas aunque están bastante deterioradas".

El incendio

Los vecinos mantienen fresco en su memoria el recuerdo del incendio que hace ahora tres años calcinó más de 14.000 hectáreas en Cinco Villas, poniendo en jaque a los vecinos de Asín, además de a los de Biota, Malpica, Farasdués y Orés, que debieron ser desalojados. "Un episodio lamentable, que pudo ser evitado" considera Antonio Sanz en relación al crítico momento en que las llamas se acercaron al casco urbano creando un gran peligro. Por suerte, el desastre no se consumó en el casco urbano, pero el daño para toda la zona fue muy grande y las consecuencias tardarán mucho tiempo en paliarse por completo.

LOS IMPRESCINDIBLES

Iglesia de Santa María

Se construyó entre los siglos XII y XIII. En su interior alberga pinturas murales góticas y el retablo de la Virgen del Campo de estilo gótico hispano flamenco. Conserva los Libros de la Primicia correspondientes a los siglos XVII y XVIII.

Historia viva

El libro de Fernando Sanz Ferreruela, editado por la Institución Fernando el Católico, es un estudio histórico artístico reconstruye los hechos más significativos que jalonan el devenir histórico y artístico de Asín.

Puente románico y fuente

Junto al casco urbano se encuentra el puente románico en el antiguo camino hacia Luesia, que quedó como acceso a los campos al construir la nueva carretera. En la fuente, el manantial siempre fluye; solo se secó el año pasado.

Ir al espacio 'Aragón, pueblo a pueblo'

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión