Despliega el menú
Aragón

El interés por cursar ingenierías crece un 15% y se dispara en alguna especialidad hasta el 48%

La demanda de las empresas de perfiles tecnológicos y el abanico de salidas profesionales las hacen atractivas.

Una sala de prácticas de la Escuela Universitaria Politécnica de La Almunia
Una sala de prácticas de la Escuela Universitaria Politécnica de La Almunia
Heraldo

Aunque la mayoría de los expertos recomiendan a los futuros universitarios que decidan qué estudiar guiándose por su vocación, las posibles salidas laborales influyen cada vez más a la hora de elegir. Así se explica el interés que han experimentado las carreras del ámbito de las ingenierías que se imparten en la Universidad de Zaragoza. El número de alumnos interesados en ellas para el curso 2018-2019 ha crecido por término medio un 15%. En algunas especialidades se ha disparado, como es el caso de la Ingeniería Eléctrica, con un 48% más de estudiantes admitidos para matricularse. Han pasado de 35 a 52 para 90 plazas.

"Las empresas buscan cada vez más un perfil de alumnos tecnológicos, además de graduados de Matemáticas y Física, que son los dos grados que han crecido de manera exponencial en los últimos años", explica Ángela Alcalá, vicerrectora de Estudiantes del campus público.

La pena es que en algunas de estas titulaciones las plazas disponibles no llegarán a cubrirse ni siquiera así al final del proceso de matriculación. Alcalá lamenta también el "importante déficit de mujeres". "En la última Feria de Empleo había una gran demanda de ingenieras, porque aún es un campo en el que todavía hay que derribar ideas preconcebidas", apunta.

Ingeniería de Tecnologías y Servicios de Telecomunicaciones (que ha registrado un 18% más de solicitudes) e Ingeniería Química e Ingeniería Informática de Teruel (ambas con un 21% más) están en el ranquin de titulaciones que han aumentado su nota de corte más de un punto en el último año. La primera ha dado el salto de 6,566 a 8,162, la segunda de 5,886 a 7,448 y la tercera de 7,47 a 8,653.

En mayor o menor medida todas las ramas de ingeniería viven su auge, excepto Tecnologías Industriales que baja un 7,8%, de lo que también se resiente su nota de corte, con 1,2 puntos menos que hace un año. En el caso del campus de La Almunia, aunque los tres grados han incrementado su demanda, habrá que esperar a ver el número final de estudiantes: Ingeniería Civil (de 20 admitidos en 2017 a 31 este año), Ingeniería de Organización Industrial (de 31 a 37) e Ingeniería Mecatrónica (de 65 a 86). Estas cifras pueden variar sensiblemente cuando se cierren las matrículas.

Un ejemplo de la diversidad de enfoques profesionales que tienen estas carreras es el proyecto internacional sobre turismo inclusivo en el que está trabajando la Escuela Universitaria Politécnica de La Almunia que se dio a conocer esta semana. A partir de él se va a desarrollar un estudio del estado actual de zonas turísticas para ver en qué situación se encuentran y, a partir de allí, mediante una plataforma web intuitiva aportar en 3D una monitorización de sus estados y proponer intervenciones y mejoras para que sean lo más accesible posible para las personas con problemas de motricidad o con dificultades sensoriales.

Por otra parte, llama la atención el tirón de la Ingeniería Agroalimentaria y del Medio Rural, que se imparte en Huesca y que ha subido de 38 aspirantes admitidos a 60 para medio centenar de plazas. La vicerrectora de Estudiantes cree que en parte este tirón puede deberse a la puesta en marcha del doble grado consecutivo con Ciencia y Tecnología de los Alimentos y al "trabajo de difusión y promoción" que se ha realizado desde los propios centros.

Etiquetas
Comentarios