Aragón

El parque, de un vistazo

Mapa del parque nacional que, tras su ampliación en 1982, cuenta con 15.608 hectáreas protegidas, que se distribuyen en cuatro zonas naturales diferenciadas: Ordesa, Añisclo, Pineta y Escuaín.

Circo de Cotatuero en la actualidad.
Esteban Anía Fototeca de Huesca

El parque aragonés de Ordesa, situado en la Comarca del Sobrarbe (Huesca), está formado por cuatro valles: Ordesa, Añisclo, Pineta y Escuaín, todos ellos en torno al macizo de Monte Perdido.

Declarado Parque Nacional el 16 de agosto de 1918, se amplía el 13 de julio de 1982, pasando el espacio natural protegido a cubrir una superficie de 15.608 hectáreas. Desde 2006, la gestión corresponde íntegramente a Aragón. Unas 600.000 personas visitan anualmente el parque, al que ae puede acceder se puede acceder a través de los municipios de Torla (Ordesa), Escalona y Fanlo (Añisclo), Escuaín y Tella-Revilla (Escuaín) y Bielsa (Pineta). Permanece abierto todo el año y la entrada es libre y gratuita. En su entorno se cuenta con numerosos alojamientos: hoteles, casas rurales, hostales y albergues montañeros. Paraíso de la escalada, Ordesa es la zona pirenaica en la que se han iniciado muchos montañeros. Sus picos principales son Monte Perdido (3.348 m), Cilindro (3.325 m), Soum de Ramond (3.259 m), Marboré (3.252) y Taillón (3.146 m).

En su paisaje destacan cascadas, ibones y glaciares. Dese el punto de vista geológico, todo el parque es de enorme valor, pero sobresalen los espectaculares fenómenos kársticos: grutas, simas y cañones. Cuenta con diferentes pisos bioclimáticos que dan lugar a un vegetación muy diversa: carrascal, pinar, hayedo y prados subalpinos y alpinos. En total, más de 1.500 especies de flora registradas, algunas endémicas o exclusivas de estas montañas, como la madreselva de los Pirineos, la corona de rey o la oreja de oso.

Cuenta también con un fauna diversa, en la que destaca la mayor población europea de quebrantahuesos, varios ejemplos más de avifauna de alta montaña, como la perdiz nival, o anfibios como la endémica rana pirenaica, descrita como nueva especie para la ciencia en 1992.

En 1977, se declara también la Reserva de la Biosfera Ordesa-Viñamala, uniendo el lado francés. Ha sido declarado también Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y es también Zona Especial de Protección para las Aves (ZEPA), Diploma del Consejo Europeo de la Conservación de la Naturaleza, Lugar de Interés Comunitario (LIC y forma parte de la Red Global de Geoparques de la Unesco.


Etiquetas
Comentarios