Despliega el menú
Aragón

Revolución en las bodas de la última década: el 70% ya son civiles

Los que se decantan por la Iglesia suelen elegir el Real Seminario de San Carlos, la parroquia de San Felipe, la de San Antonio, el Pilar o San Cayetano.

El matrimonio ayuda a prevenir la demencia
Una buena planificación comienza un año antes de la boda.

Aragón registra un millar de matrimonios menos que hace una década, pero este no es el único cambio que han sufrido los enlaces tras la modificación de algunas costumbres y la incorporación de determinadas modas. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2007 se contabilizaban más de 5.300 matrimonios al año; en la actualidad, no llegan a 4.300. El modo de celebrarlos tampoco es el mismo: las ceremonias civiles han ganado peso y se han convertido en la opción escogida por siete de cada diez parejas (hace una década solo suponían el 41,5%).

Estos cambios, tal y como ha señalado en varias ocasiones el catedrático en Sociología de la Universidad de Zaragoza, Carlos Gómez, se deben a la seculariazación de la sociedad española y aragonesa. Desde su punto de vista, el número de matrimonios civiles seguirá creciendo en los próximos años hasta que el volumen de enlaces religiosos sea algo minoritario; por debajo de las 1.200 uniones que se llevan a cabo en la actualidad. La tendencia es similar en todas las provincias de la comunidad aragonesa, siendo Zaragoza la que registra un mayor porcentaje de matrimonios civiles.

Esto vendría a demostrar que los cambios de costumbres son constantes y se perciben en cualquier localidad de Aragón. Zaragoza es la provincia donde se contraen más matrimonios, llegando a superar los 3.200 (todo ello es producto de que más del 50% de la población de Aragón reside en la capital). Por su parte, un total de 616 parejas de Huesca se casaron  en 2017 y 395 lo hicieron en la provincia de Teruel.

Una cuestión que marca diferencias entre una boda religiosa y civil (aparte de lo obvio) es que, según los datos publicados por el INE, las novios que deciden casarse por la Iglesia católica no lo hacen en invierno. El 88% de los enlaces celebrados en diciembre (casi 160) fueron por lo civil. Una situación que se repite en enero (92,52%) y febrero (93,4%). Por el contrario, en septiembre (mes más concurrido, con el 20% del total de bodas), los porcentajes se acercan: un 61% apuestan por ceremonias civiles y un 37% por católicas.

El hecho de que muchas parejas conciban las relaciones de pareja de manera independiente a la Iglesia no es lo único que ha provocado el incremento exponencial de las bodas civiles. “Hay que recordar que en otras religiones como el islam, el matrimonio es un contrato civil y no un sacramento”, explica Gómez.

Opciones más demandadas

Los contrayentes que quieran un enlace civil pueden llevarlo a cabo de tres modos diferentes: en los juzgados de su localidad, en el Ayuntamiento o ante un notario. En el caso de Zaragoza, cada año, alrededor de 200 parejas se casan en el pabellón de ceremonias del Ayuntamiento de Zaragoza. Según los datos facilitados por esta institución, los meses de primavera y verano son los más demandados. Para este año todavía quedan huecos en viernes y algún sábado de diciembre; pero en este último caso ya solo horas sueltas.

En las bodas religiosas, las parejas también tienen sus preferencias. A pesar de que hay decenas de iglesias en la capital aragonesa, algunas están más demandadas que otras. Según los datos aportados por el Arzobispado de Zaragoza, el Real Seminario de San Carlos es uno de los templos con menos horas disponibles para oficiar un matrimonio. En una situación similar se encuentran la parroquia de San Felipe, la de san Antonio, la catedral-basílica del Pilar y la Real Capilla de Santa Isabel (también conocida como San Cayetano). Solo en San Cayetano (perteneciente a la Diputación Provincial de Zaragoza) se celebran entre 55 y 60 bodas cada año. A principios de siglo, se llegó a superar el centenar.

Etiquetas
Comentarios