Aragón

Las brujas de Trasmoz hechizan a miles de turistas

La maldición que pesa sobre este municipio desde el siglo XVI es el eje que centra la programación de esta cita multitudinaria.

Representación de la captura de las brujas de Trasmoz.
Nora Bermejo

La XVIII Feria de Brujería, Magia y Plantas Medicinales del Moncayo consiguió este sábado que el pequeño pueblo de Trasmoz fuera el destino de miles de personas. Desde el mediodía, la afluencia fue masiva, confirmando el tirón que tiene el misterio que rodea a esta localidad moncaína.

"La verdad es que estamos muy contentos, porque todo el esfuerzo que nos cuesta preparar el evento se compensa con la gente que está viniendo", dijo el alcalde trasmocero Jesús Andía, quien creía que igual se podría superar la cifra de 6.000 visitantes.

El mercado esotérico, con decenas de puestos repartidos por las empinadas calles del municipio, así como el campamento medieval, fueron dos de los atractivos de esta cita que apuesta por la historia de la localidad. "Esta feria está basada en la maldición de Trasmoz y este es el pilar de la programación con la captura de las brujas, el juicio y el aquelarre", señaló Andía. La recreación histórica de lo que pudo ocurrir en el siglo XVI fue uno de los platos fuertes de la programación.

Las dos protagonistas de la jornada fueron la Bruja del Año y la Bruja de Honor. La primera fue la encargada de inaugurar la feria con la lectura del pregón. "Cuando me eligieron fue un momento muy especial para mí, uno de los más importantes de mi vida porque eso significa que la gente te quiere, te acepta, y quiere que la representes por un año", dijo Arianne Miranda, Bruja del Año.

Su familia es de Trasmoz "desde hace muchísimas generaciones" y siente un cariño muy fuerte por el pueblo. "Es donde está mi gente y mi casa, donde siempre quiero volver", aseguró esta joven que desde los quince años participa en la representación de la feria. "Siempre intento estar lo más vinculada posible con las actividades que se hacen en mi pueblo", contó Miranda.

Por su parte, la Bruja de Honor estaba igual de emocionada. Era la actriz y guionista Marisol Aznar, quien sintió un "enorme placer" cuando la llamaron para contarle su nombramiento. "Trasmoz tiene un significado en mi vida, porque mi madre es de Ambel, un pueblo también a las faldas del Moncayo, y cuando yo era pequeña siempre pensaba que por Trasmoz estarían volando las brujas constantemente, era una leyenda de verdad para mí", recordó Aznar.

Aunque era su primera vez en la feria, ya conocía el pueblo porque había estado en la casa que el escritor y periodista Miguel Mena tiene en la localidad. "Me voy con unas sensaciones maravillosas porque me han acogido estupendamente y desde hoy ya me convierto en embajadora oficial del pueblo", señaló la Bruja de Honor.

Etiquetas
Comentarios