Despliega el menú
Aragón

Una jornada con más tensión de la esperada

Los afiliados del PP-Aragón que ayer participaron en su primer proceso de primarias acudieron a votar de forma escalonada y sin incidencias, pese a los recelos entre candidaturas.

El presidente del PP-Aragón, Luis María Beamonte, votó ayer en la sede de Tarazona.
El presidente del PP-Aragón, Luis María Beamonte, votó ayer en la sede de Tarazona.
PP

La jornada histórica que vivieron este jueves en Aragón los 2.105 militantes del PP inscritos para participar en las primeras primarias para elegir a su presidente nacional transcurrió con más tensión de la esperada. La afluencia a las sedes fue fluida a lo largo de una jornada maratoniana que empezó a las 9.30 y se alargó hasta las 20.30. Aunque no hubo incidencias reseñables por el partido a lo largo de las once horas, sí se vivió con nervios, especialmente en Zaragoza, como reconocieron cargos públicos y militantes consultados.

Uno de los que no quisieron perderse la oportunidad de votar fue el histórico del PP-Aragón y exedil zaragozano José Luis Santacuz, que acudió en silla de ruedas tras romperse el peroné y someterse a una operación. "A mí no me gusta este sistema de elección, pero siempre cumplo con el partido porque, ganemos o perdamos, siempre seré del PP", señalaba tras depositar el voto a media mañana.

Casi a la misma hora, lo hacía el presidente del PP-Aragón, Luis María Beamonte, en la sede improvisada para el proceso en Tarazona. Adelantándose a los resultados, apeló a la "cohesión y unidad interna" del partido y valoró que en la Comunidad se había logrado "pese a las diferencias que pueden existir por los planteamientos que cada uno, legítimamente, pueda efectuar".

Aunque se repartieron papeletas marcadas entre la militancia, hubo inscritos que optaron por rellenar las suyas a la vista de todos en la mesa donde se acumulaban y otros lo hicieron en la cabina habilitada con dos biombos en la sede del PP-Aragón.

Hubo puntos de votación en los que apenas dio tiempo a que se desatara la tensión porque cerraron las urnas al poco de abrirlas: los trece inscritos en la Ribera Baja del Ebro y los catorce de Campo de Belchite habían votado antes del mediodía. Cinco horas después, el presidente del PP-Zaragoza, Javier Campoy, apuntaba que habían votado casi el 55% en toda la provincia.

Su homólogo turolense, Joaquín Juste, fue el único que se comprometió a votar en el congreso nacional, que se celebrará los próximos días 20 y 21, "lo que los afiliados decidan" en su provincia, aunque no sea su opción personal. Y recomendó a aquellos que representan a cada comarca que hagan lo mismo.

Como en el resto del territorio, la jornada discurrió con normalidad y hubo comarcas, como Gúdar-Javalambre, en las que a las siete de la tarde ya habían depositado su papeleta todos los afiliados inscritos.

Por su parte, el presidente provincial de Huesca, José Antonio Lagüéns, sacaba pecho de que en su provincia se duplicaba con creces el porcentaje de militantes del resto del país que se habían registrado para votar. "Que se hayan inscrito un 19% es un dato destacable", dijo.

Como otros dirigentes, incidió en que estas primarias inéditas en el PP les ha obligado a adaptarse al reglamento que se aprobó en el congreso nacional. "Aquí lo importante ha sido favorecer la participación de los votantes afiliados al partido, mediante la inscripción previa, y eso lo hemos cumplido en Huesca con creces".

Etiquetas
Comentarios