Aragón

Manzanera: excelso jamón de intramuros

Las instituciones y los comerciantes locales coinciden: el acceso sur a la estación de Javalambre daría nueva vida a un municipio que sobrevive principalmente por el jamón y el balneario.

Luis Antonio Roqueta, de Casa Roqueta, corta jamón en el establecimiento
Más imágenes de Manzanera en 'Aragón, pueblo a pueblo'

El turismo ha estado siempre presente en la realidad cotidiana de Manzanera. A menos de 20 kilómetros de la estación de esquí de Aramón-Javalambre y con la Comunidad Valenciana a tiro de piedra, se podría pensar que la tradicional bonanza del sector –reforzada por el balneario Manzanera El Paraíso– seguiría manteniendo niveles notables. No es así. La razón principal, además de la competencia de nuevos proyectos en núcleos más o menos cercanos, es de comunicación... y no falla entre los vecinos, ahí la cosa es modélica; lo que falta es un acceso asfaltado a Javalambre, que daría vida al comercio local y evitaría a los lugareños un rodeo de casi 60 kilómetros por la Autovía Mudéjar para un tramo que en línea recta es la tercera parte.

Manzanera siempre se ha nutrido del turismo valenciano. En el pueblo bromean con la sorpresa al oír un acento zaragozano: a los de Huesca, en la misma línea de broma con trasfondo realista, dicen "no conocerlos" siquiera. La familia Roig, los dueños de Mercadona y las porcelanas, ha sido asidua, lo mismo que ocurrió durante años con el escritor Fernando Vizcaíno Casas. "En el proyecto inicial de la estación de Javalambre –apunta el alcalde, Jorge Corella– se contemplaban tres accesos: el que existe por Camarena, otro en Sarrión y otro en Torrijos, que es el que nos arreglaría la vida a varios pueblos de este lado sur. Llevamos 20 años en esa lucha y aunque en la DGA nos dicen que se está estudiando una solución, aquí hay mucha gente que ha perdido la ilusión por lograrlo".

Manzanera: excelso jamón de intramuros

El pueblo es bonito, y el municipio entero no se queda atrás. Además de Manzanera, se integran las localidades de Los Cerezos –la segunda más poblada, con polígono y hostelería– El Paúl, Alfotas, Las Alhambras, Los Olmos, y Paraíso Bajo. La actividad senderista es notable: hoy, de hecho, se celebra un ‘trail’ organizado por la activa Asociación de Montaña de Manzanera.

En el pueblo hay servicios de todo tipo: a la reforma y ampliación del coqueto hotel y restaurante Duque de Calabria (junto a Casa Roqueta, al borde de la carretera) se une la existencia de dos supermercados, dos carnicerías, una peluquería (Cristina) y un camping fundado en su día por la firma Jamón de Manzanera, el secadero más grande del municipio, con venta en toda España. En Los Cerezos, además del pequeño polígono –con la fábrica de embuchados Bapima y otra de colchones, Silk– hay hotel-restaurante y hostal.

Un no parar

Jorge Corella lleva tres años en la alcaldía. Es uno de esos que halla la hora 25 en cada día; su trabajo como contratista le lleva desde temprano por pueblos de toda la comarca, y además es dueño del único pub de Manzanera, La Odisea. "Lo abro de viernes a domingo todo el año; en puentes abro todos los días, lo mismo que en julio y agosto. A todo eso hay que unir el trabajo del ayuntamiento, que voy ajustando con mis otras ocupaciones y la ayuda del secretario y los concejales: exige mucha más atención de lo que se cree".

Jorge siempre tuvo interés en servir a su pueblo desde la administración. "Ya estuve en lista otras dos legislaturas, y esta vez opté por presentarme con la idea de intentar llegar a la alcaldía. Aquí funcionamos de un modo muy particular: los candidatos de los distintos partidos habíamos hablado antes de las elecciones y acordamos que ganase quien ganase, nos ayudaríamos por el bien de pueblo; la idea siempre fue trabajar en comunidad, y así lo hacemos".

Como pasa en tantos otros pueblos, la fisonomía de Manzanera y sus barrios se altera en verano; aquí la población se multiplica o cinco o seis, según puntualiza su alcalde. "El problema es el invierno, y debo volver al tema de la carretera a Javalambre: sería fundamental. Ahora llega lo justo para que el hotel y la tienda-supermercado permanezcan abiertos todo el año. El otro gran reto es cuidar nuestro patrimonio, especialmente el portal de Abajo".

Una joya que necesita ayuda

Manzanera era castillo en su núcleo central, y de la antigua muralla quedan vestigios en varios puntos, pero la palma se la lleva el portal de Abajo, la ‘foto’ más popular del pueblo. Hay un proyecto en marcha para asentarla y reforzarla, ya que la preocupación por los problemas estructurales constituye una doble preocupación, estética y de seguridad.

El castillo se situó en su día en la zona de acceso más abrupta, protegida por las rocas del flanco sur, donde está el portal de Arriba, más modesto; el trabajo de amurallado más concienzudo vino por el flanco norte. El portal de Abajo está construido en mampostería con sillares de refuerzo en los ángulos, entre dos torreones de defensa de planta cuadrada y remate almenado.

En los alrededores y los demás núcleos del municipio, las alternativas para el visitante son muchas. A bote pronto hay que citar los Montes de la Salada, en los que confluyen los ríos Paraíso y Torrijas, amén de los barrancos de El Paraíso.Las Agujas de Las Alhambras, la Sima de El Paúl también son dignas de verse; en cuanto al circuito de fuentes, además de la impactante referencia de la Tejeda, hay que referirse a El Cañuelo, Las Especias, El Caballero, El Gavilán y La Teja.

A Jorge le enorgullece cada paso en positivo que da el pueblo, desde la consolidación de los centros locales del CRA Javalambre –Manzanera y Los Cerezos– el mejoramiento de calles una a una hasta nuevas zonas verdes, pero quiere más. "Las ganas no faltan, los recursos son pocos, pero sabremos multiplicar con esfuerzo cualquier ayuda".

Casa Roqueta, 98 años de mimo en el sector del jamón y venta de productos de la tierra

Luis Antonio Roqueta lleva actualmente las riendas de Casa Roqueta, el negocio familiar que tiene como base un secadero artesanal de jamones y que abre la puerta al público en el supermercado del mismo nombre, a pie de carretera, junto al hotel-restaurante Duque de Calabria. "Mis abuelos abrieron el negocio en 1920; nos quedan dos años para el centenario, algo tendremos que hacer para celebrarlo como es debido", afirma. "Antes estábamos en la plaza del Ayuntamiento, en el meollo del pueblo en la época: era una casa de tipo colonial, ahí sigue como bien de interés cultural. Fue una cooperativa al principio, una referencia para el comercio desde Teruel a Segorbe. Luego ya pasó a ser un negocio particular. En nuestro actual emplazamiento estamos desde el año 2000.

En Casa Roqueta se vende jamón propio, de curación lenta; en el pueblo también está en el sector Jamón de Manzanera, el secadero más grande, con ventas en toda España, y Bapima en el polígono de Los Cerezos, especializado en lomos embuchados. Roqueta también vende quesos artesanos turolenses, trufa de Sarrión y la propia Manzanera y una amplia variedad de vinos aragoneses.

El Balneario El Paraíso, otro centenario ilustre

Saliendo de Manzanera por Los Cerezos y enfilando la antigua carretera de Abejuela (en el tramo tolerable; unos kilómetros después se hace impracticable) se llega enseguida al Balneario Manzanera El Paraíso, establecimiento hotelero que comenzó a construirse hace algo más de cien años y abrió oficialmente en 1929. Un entorno maravilloso, instalaciones termales de primer orden y el excelente servicio de restauración son las bazas que juega el establecimiento (las habitaciones son el punto mejorable) para permanecer abierto de marzo a noviembre, el doble de lo que solía en sus primeras épocas.

Los grupos del IMSERSO constituyen la principal clientela –que no la única– durante la primavera, el otoño y buena parte del verano; en agosto no se organizan viajes con estos colectivos, y el hotel permanece abierto para visitantes regulares. La recepcionista María Pilar Blasco, natural de Manzanera, recuerda que la idea original del negocio –que se ha mantenido en el tiempo– fue impulsar el trabajo femenino. "Ahora somos una treintena de personas trabajando, casi todo mujeres. El personal médico y asistencial consta de la doctora Amparo Añón y cuatro masajistas y auxiliares". El dueño del establecimiento es el ciudadano italiano Mario Pilato, totalmente asentado en Manzanera.

LOS IMPRESCINDIBLES

La Fuente Tejeda

El paraje más bonito del municipio se puede recorrer en una excursión circular señalizada de 14 kilómetros con el balneario como referencia. Las cascadas, el río y la visita al barrio de Paraíso Bajo son los alicientes principales.

Martín de Aldehuela

Arquitecto nacido en Manzanera a principios del siglo XVIII, se hizo un hueco en la historia nacional de la profesión por sus obras eclesiásticas en Guadalajara y Cuenca y, sobre todo, por el Puente Nuevo de Ronda (foto).

Edmundo Alcover

Fallecido a finales de 2017, en Manzanera se recuerda con cariño a este músico y fotógrafo que recorrió incansablemente los pueblos de la zona con su acordeón a cuestas y documentó los paisajes locales con su cámara.

Ir al especial 'Aragón, pueblo a pueblo'


Etiquetas
Comentarios