Despliega el menú
Aragón

Heraldo Joven

Cómo limpiar zapatillas blancas (y no morir en el intento)

Meterlas a la lavadora, echando jabón y detergente, es una idea nefasta, pues un olor intenso y la sensación de suelas acartonadas se apoderarán de nuestro calzado.

Uno de los problemas de meterlas en la lavadora es que, si son de tela, pueden encoger.
Uno de los problemas de meterlas en la lavadora es que, si son de tela, pueden encoger.
Pexels

Con la llegada del calor y antes de que las sandalias sean el único calzado capaz de sofocar las altas temperaturas que alcanzarán nuestros pies en los próximos meses, las zapatillas blancas se convierten en las grandes aliadas de la primavera. Sin embargo, mantenerlas impolutas es una misión casi imposible y, aunque siempre hay quien lo consigue -levantando la envidia de todo el que se cruza con él-, la mayoría prefiere utilizarlas hasta que la suciedad llegue hasta los herretes.

Para aquellos que quieren dejar de pertenecer al club de las zapatillas sucias y prefieren pasarse al de las impecables existe un truco muy sencillo con el que, tras ponerlo en práctica, el calzado parece nuevo. Lo único que hay que hacer es rociar las zapatillas con agua para humedecerlas y aplicarles, con ayuda de un cepillo de dientes, una mezcla previamente preparada a base de bicarbonato y detergente. Tras dejarlas reposar y aclararlas en una palangana, solo queda meterlas en la lavadora (sin echar jabón en el cajón), pero sí rociadas por dentro y fuera con polvos de talco para evitar el mal olor.

Una de las ventajas de este truco es que evita poner a máxima temperatura, y con cantidades ingentes de jabón, las zapatillas en la lavadora; una manera nefasta de lavarlas, ya que se pueden debilitar las suelas, encoger, acartonar el interior y, lo más preocupante, coger olor debido a un mal secado y que se pase a los pies.

¿De quién es el truco?

Aunque seguro que ya había quien ponía en práctica este truco, fue una mujer de Texas, Sarah Tracey, la que lo hizo viral el pasado otoño a través de la red social Twitter. El truco en cuestión llegó a retuitearse en pocas horas más de 1.300 veces y más de 99.000 usuarios comentaron los consejos de Tracey, alabándolos o subiendo fotografías donde lo ponían en práctica.

"He hecho un milagro", dijo por primera vez Sarah Tracey.

"Bien, enjuague los zapatos, mezcle en primer lugar bicarbonato de sodio y detergente, frote con el cepillo de dientes, déjelo reposar por un tiempo, enjuague, y póngalo en la lavadora con polvos de talco", aseguraba en un segundo tweet.

Y tú, ¿te animas a ponerlo en práctica?

Ir al suplemento Heraldo joven

Etiquetas
Comentarios