Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Más de 300 docentes corrigen miles de pruebas de selectividad

Las pruebas de acceso a la universidad constan de 15 tribunales (divididos entre Zaragoza, Huesca y Teruel) y tres subsedes (en Calatayud, Jaca y Alcañiz).

Cerca de 6.000 aragoneses se enfrentan a la selectividad
Cerca de 6.000 aragoneses se enfrentan a la selectividad
Oliver Duch

Los cerca de 6.000 alumnos que se han presentado a la prueba de acceso a la universidad ya disfrutan de unos merecidos días de descanso. Su frenética labor de estudio se ha trasladado estas jornadas a los 309 docentes que llevan varios días corrigiendo exámenes. Una labor para que la que muchos se presentan voluntarios, pero que otros son elegidos a sorteo. “Los correctores tienen un trabajo complicado, puesto que están expuestos a una gran presión, tanto por el volumen de trabajo (unos 120 exámenes en menos de una semana) como por la responsabilidad que supone (los resultados marcan el futuro de los estudiantes)”, recuerda Ángela Alcalá, vicerrectora de Estudiantes de la Universidad de Zaragoza.

Para llevar a cabo las pruebas de estos días ha sido necesaria la organización de 15 tribunales (divididos en las ciudades de Zaragoza, Huesca y Teruel) y tres subsedes (en Calatayud, Jaca y Alcañiz). Cada uno de ellos está compuesto por un número determinado de vocales (que son los que se encargan de corregir las pruebas), un secretario, un vicepresidente y un presidente. “En los últimos años hemos intentando que se mantengan tanto los presidentes como los secretarios y vicepresidentes. Los únicos que han cambiado son los que se han incorporado por el incremento de tribunales que se han habilitado y aquellos que han tenido que ser sustituidos de manera puntual porque algún familiar se presentaba al examen”, recuerda Alcalá. El objetivo es intentar que se produzcan los menos cambios posibles.

Gestionando cada asignatura hay un armonizador, que es el que se encarga de mantener diversas reuniones con los profesores y marcar los criterios de evaluación. De este modo, cada corrector tiene unas pautas a seguir. “Aún así, hay que destacar la dificultad que esto entraña para muchos docentes; puesto que no saben cómo se ha impartido la asignatura y, en muchas ocasiones, es un temario con el que no están completamente implicados”, puntualiza Alcalá.

¿Cómo funcionan los tribunales? Están integrados por, al menos, un 40% de docentes de la Universidad de Zaragoza y el 40% de catedráticos y profesores de enseñanza secundaria que impartan Bachillerato. Cada uno de los 309 correctores que han conformado los tribunales de junio han tenido que estar presentes durante la celebración de las pruebas (para asegurar su correcto funcionamiento) y deberán corregir entre 120 y 130 exámenes. No hay que olvidar que cada prueba consta de seis páginas y que, en muchos casos, éstas se llegan a completar. Por ello, perciben un sueldo base de 230 euros y 2 euros adicionales por examen.

Tribunales de oposiciones

En estos días también se han formado los tribunales que se encargarán de evaluar a los más de 8.700 docentes que se presentan a las 763 vacantes para ser profesores de secundaria o FP. Según las publicaciones realizadas por el Gobierno de Aragón, habrá un total de 83 tribunales y cada uno de ellos estará compuesto por cuatro vocales y un presidente (y otros tantos suplentes); por lo que hay 830 personas pendientes de la corrección de estas pruebas (415 de titulares y 415 suplentes).

En la mayoría de las especialidades de secundaria (Lengua Castellana y Literatura, Geografía e Historia, Matemáticas, Física y Química, Biología y Geología, Dibujo, Inglés, Educación Física y Tecnología) se buscan funcionarios de carrera en activo de la especialidad y, en caso de ser necesario, funcionarios de carrera que no estén de activo en la especialidad, pero cuentan con ella. No entrarán en el sorteo aquellos que hayan formado parte de los tribunales en los últimos cuatro años, los que tengan una reducción de jornada de un tercio o más, los que estén de año sabático, tengan servicios especiales o estén de excedencia. Tampoco participarán los siguientes casos: asesores con funciones, licencias sin sueldo, jubilaciones voluntarias y forzosas, dispensas sindicales, directores, secretarios y jefes de estudios.

En el resto de especialidades también pueden entrar en sorteo (cuando no haya suficientes personas con los criterios básicos), aquellos que hayan participado activamente en tribunales de oposición en los últimos cuatro años, secretarios, jefes de estudios y directores. Asimismo, se podría buscar candidatos entre funcionarios de carrera con especialidades afines. El resto de requisitos para no entrar en el sorteo se mantienen.

A la hora de organizar los tribunales también se tiene en cuenta la distribución por provincias o centro de servicio: el 50% tienen que tener su destino en la localidad de examen de la especialidad, el 25% en la provincia de examen (incluidos los de la ciudad de la prueba que no han sido seleccionados en el cupo anterior) y el 25% en Aragón (en este caso se agrupan a todos los docentes que todavía no han sido escogidos).

Para realizar esta función, los vocales perciben un complemento retributivo de 40 euros por sesión, mientras que entre los secretarios y presidentes se llega a los 45 euros. Además, según han especificado desde el sindicato CSIF, esta percepción se incrementa un 50% cuando las sesiones son en sábado. “Nos parece que hay que mejorar estas retribuciones, que llevan obsoletas desde hace años”, reclaman desde este sindicato.

Al mismo tiempo, recuerdan que, en algunas ocasiones, los docentes deben de estar desplazados durante un mes entero en otra provincia, “sin posibilidad de ir y venir, con los problemas de conciliación y costes que provoca”. También piden que los tribunales sean más rotativos “para que no haya gente que haya formado parte de un tribunal tres veces y otros ninguna”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión