Aragón

Heraldo Joven

Ocho cosas que no debes hacer en el examen de selectividad

Recuerda que cualquier firma o marca de identificación personal significará la nulidad de tu prueba.

Ocho cosas que no debes hacer en el examen de selectividad
Pexels

Es verdad que el examen de selectividad es importante para tu devenir académico. Pero, al mismo tiempo, no es menos cierto que al final, cuando todo termina, te das cuenta de que tampoco ha sido para tanto. Por si acaso, aquí tienes unos consejos para afrontar con éxito estos días de nervios y exámenes.

Además de tratar de mantener la calma en todo momento, existen también una serie de recomendaciones que conviene tener muy presentes. En concreto, la Universidad de Zaragoza emite las siguientes advertencias generales para evitar sustos o malos entendidos.

Pertenencias. Los objetos que no vayan a ser empleados durante el ejercicio se depositarán en el lugar que indique el Tribunal. Evita llevar encima cualquier objeto que pueda dar lugar a la sospecha. Teléfono móvil = chuleta. Queda terminantemente prohibido el uso y la posesión de cualquier aparato electrónico, dispositivos móviles, apuntes, libros… Todos estos objetos serán considerados como chuletas. Copiar. Los estudiantes que durante la realización de algún examen o tengan a su alcance cualquier tipo de chuleta serán expulsados de la sala y calificados como ‘No aptos’ en su evaluación. Cuidado con tu firma. No debes plasmar tu firma en ningún examen. De hecho, cualquier marca de identificación personal supondrá la nulidad del examen. Numera las páginas. Las carillas del tríptico se deben numerar del 1 al 6. Datos personales. ¿Quién no ha entregado alguna vez un examen sin nombre y apellidos? No te apresures cuando entregues tu prueba. Al comienzo de cada ejercicio, pega una de tus etiquetas en el tríptico. En la cabecera deberás completar el curso, nombre, apellidos, DNI, materia de examen y centro de educación. Silencio. Por evidente que parezca, también se recomienda permanecer en silencio durante el examen. Tampoco está permitido levantarse del sitio. Cuida la presentación. No es ninguna tontería. El Tribunal puede valorar el buen uso de la lengua y la adecuada notación científica. De hecho, los correctores pueden bonificarte con un máximo de un punto. Por el contrario, los errores ortográficos, la falta de limpieza o la redacción defectuosa también puede penalizarte hasta un punto tu nota final.- Ir al suplemento de Heraldo Joven

Etiquetas
Comentarios