Despliega el menú
Aragón

Varias comunidades autónomas sí regulan las tareas escolares

Cantabria y Baleares aconsejan unos tiempos máximos diarios para realizar las tareas y Madrid recoge 24 recomendaciones para los centros.

Jornada de debate sobre los deberes en Aragón celebrada el pasado diciembre en Zaragoza
Jornada de debate sobre los deberes en Aragón celebrada el pasado diciembre en Zaragoza
Aránzazu Navarro

El documento sobre los deberes elaborado por el grupo de docentes, familias y técnicos del Gobierno aragonés recoge cuál es la normativa actual respecto a las tareas escolares en aquellas comunidades en las que están regulados. Lo primero que hay que tener en cuenta es que la LOMCE (Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa) de 2013 recoge en su articulado que los centros docentes disponen de autonomía para elaborar, aprobar y ejecutar un proyecto de gestión y para llegar a “compromisos educativos” con las familias para mejorar el rendimiento académico de los alumnos.

Así las cosas, el proyecto educativo de cada colegio, tal y como contemplan todas las comunidades autónomas, se convierte en el instrumento en el que debe plasmarse la necesidad o no de realizar deberes escolares fuera de las horas lectivas, la naturaleza de las mismas, tipo, extensión, duración y criterios, entre otros aspectos. “Parece evidente que en ausencia de un compromiso educativo de tal carácter en el marco del proyecto no habría cobertura legal suficiente para implantar ni exigir determinadas tareas escolares”, se asegura en el dossier aragonés.

Cantabria y Baleares son las dos regiones en las que se dictan unas pautas concretas sobre el tiempo diario máximo que se recomienda dedicar. En el caso de Cantabria, se sugiere que no deberían exceder de entre 10 y 20 minutos en los primeros cursos de educación primaria, entre 30 y 60 en los últimos cursos de esta etapa y entre 60 y 90 minutos a lo largo de la ESO. Se entiende que estos ratos son suficientes para realizar “las tareas propiamente dichas, la necesaria revisión y organización del trabajo realizado en clase, y la planificación de la actividad posterior”.

Por su parte, en Baleares se recomienda no superar los 60 minutos diarios en los últimos cursos del segundo ciclo de la Educación Primaria, y los 120 minutos en el segundo ciclo de la Educación Secundaria Obligatorio. Asimismo se deja claro que se debe procurar de respetar los periodos de descanso como los fines de semana y vacaciones escolares.

La Comunidad de Madrid, según recoge el dossier aragonés, publicó el año pasado 2017 el informe ‘Las tareas escolares después de la escuela’, en el que se incluyen 24 recomendaciones del tipo de que los deberes no sean iguales para todos los alumnos, sino que estén adaptados a la diversidad del aula y que no sean tareas rutinarias. Asimismo, aconseja que se promueva la formación del profesorado en metodologías participativas y que exista coordinación entre los docentes al mandar los deberes. También pide a los equipos directivos que abran un proceso de consenso entre entre profesores, docentes y familias.

En Galicia existía una orden de 1997 en la que se prohibían los deberes de los 7 a los 12 años que en 2014 fue modificada y desde entonces se deja las tareas extraescolares a criterio de los centros. Lo que sí especifica es que deben entroncar “con el adecuado desarrollo de las competencias clave del alumnado según sus distintos ritmos y procesos de aprendizaje”, atendiendo a un principio de progresividad a lo largo de la etapa educativa. Asimismo esta orden recoge que se tenga en cuenta un “adecuado encaje” en la vida de las familias, para facilitar la participación activa de estas, y la “adecuada conciliación” con el tiempo de ocio.

Etiquetas
Comentarios