Despliega el menú
Aragón

El coste de los vuelos de Zaragoza a la Oktoberfest de Múnich se rebaja casi a la mitad

Aún así, el precio actual fijado para cada pasaje de ida y vuelta ronda ahora los 500 euros.

Desfile de la Oktoberfest.
Desfile de la Oktoberfest.

Volotea ha rebajado a la mitad el coste de los vuelos de Zaragoza a Múnich para la Oktobertfest, la fiesta de la cerveza alemana que se celebrará del 22 de septiembre al 7 de octubre. Si a finales de abril el coste del pasaje con salida el 20 de septiembre y regreso el 24 costaba 886 euros, este jueves se podían adquirir los pasajes a 490,86 euros, un 44% más baratos. El precio desorbitado que se fijó desde la capital aragonesa contrastaba con las tarifas del resto de la temporada y constataba, además, una diferencia abismal respecto a viajar en esas fechas a Múnich desde Madrid (Iberia, 262 euros) o desde Barcelona (Vueling, 159,98 euros).

La celebración empezará el sábado 22 de septiembre, con un desfile encabezado por el alcalde y que representa la llegada de los Wirte, que eran los propietarios de la cerveza, todo amenizado por una alegre banda de música. A las 12 en punto de la noche, el alcalde destapará un barril de cerveza lanzándose 12 salvas de cañón para comenzar a servir y disfrutar a pleno. La fiesta tiene mucho tirón y la cifra de asistentes suele rebasar los seis millones de personas. Y la demanda encarece los precios, como comprobarán los aragoneses que hayan sido poco previsores y aún no tengan habitación. El descuido les puede seguir muy caro.

En alojamientos, lo más económico en estos momentos, según la web booking.com, sería un campin situado a diez kilómetros de Múnich, por el que piden 480 euros por tres noches con desayuno y cena incluidos. Aún es posible encontrar algún hotel de dos y tres estrellas por menos de 600 euros la habitación, pero son los menos, y en muchas ocasiones están alejados del centro. Hay habitaciones en hoteles de cinco estrellas que llegan a alcanzar los 5.800 euros del 20 al 24 de septiembre. Están ubicados, eso sí, en pleno corazón de Múnich. 

Etiquetas
Comentarios