Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

La lacra que no cesa

El de este sábado fue el primer accidente mortal de un ciclista en Aragón, pero el año pasado hubo cuatro, en 2016 cinco más... En los últimos 11 años ya van al menos 30 fallecidos

El atropello de Botorrita en agosto de 2016 costó la vida a dos ciclistas.
El atropello de Botorrita en agosto de 2016 costó la vida a dos ciclistas.
Toni Galán

Llega la primavera, suben las temperaturas y salir a la carretera ya da menos pereza. Los ciclistas más fieles no dejan de pedalear durante todo el año, pero conforme se acerca el verano hay más gente que se anima a sacar la bicicleta del trastero. También es, por tanto, la época en la se registran más accidentes. Y no son pocos. El de ayer en Ejea de los Caballeros fue el primero mortal del año en Aragón. En los últimos 11 años, al menos 30 personas han fallecido sobre sus bicis en las calles y carreteras de la Comunidad. La mayoría, en vías interurbanas.

En grupo o circulando por libre, como José Ceniceros ayer en Ejea, los ciclistas son el elemento más frágil en carretera. Por eso, las asociaciones, los clubes y los colectivos reclaman que se extreme la precaución, y más en verano. El metro y medio de seguridad al adelantar, el cuidado en las rotondas... Y, por supuesto, la eliminación del consumo de alcohol y drogas al volante, sobre todo si se tiene en cuenta que en varios de los últimos siniestros de este tipo en Aragón –no en el de ayer– los conductores han dado positivo en las pruebas.

El año pasado fueron cuatro los muertos en bicicleta, todos ellos entre los meses de julio y septiembre. José Lorenzo Albelda, vecino de Cella, falleció el 16 de julio en la Variante Norte de Teruel al ser arrollado por un conductor de 22 años que dio positivo en el control de alcoholemia. Carlos López Salazar, de 73 años y socio del Club Ciclista Barbastro, perdió la vida en Estopiñán del Castillo, al ser atropellado por detrás por una furgoneta en un tramo recto.

Las calles de Zaragoza no se libraron el año pasado de las desgracias, ya que el 14 de agosto falleció Luis D. L., de 52 años, en el paseo de María Agustín de la capital aragonesa. Por último, el 6 de septiembre murió una ciclista de 69 años y de nacionalidad alemana al salirse de la carretera en Fanlo (Huesca) y caer 100 metros hasta el fondo de un barranco.

Uno de los accidentes con ciclistas que ha causado una conmoción más profunda en la Comunidad fue el provocado por un conductor ebrio en Botorrita el 21 de agosto de 2016. Enrique Javier Comín Guillén y Alberto Martínez Fernández perdieron la vida sobre sus bicicletas cuando recorrían la N-330 camino de Longares, una de sus rutas más habituales. El conductor, Leoncio Moreno Pérez, de 62 años, ha sido condenado esta misma semana a cuatro años de cárcel y seis de retirada del carné de conducir por dos homicidios imprudentes, aunque ha sido absuelto del delito de conducción temeraria. Y eso que se consideró probado que se puso al volante tras haber tomado «de tirón» el equivalente a medio litro de coñac o tres litros de cerveza.

También en Zaragoza

Ese mismo año 2016 también hubo un ciclista fallecido en Zaragoza, concretamente en el barrio de San José. Tras dos días en el hospital, el joven, de 20 años, murió el 13 de mayo. El 2 de junio se dejó la vida en la carretera el exciclista profesional David Cañada, al golpearse la tráquea en una caída en la prueba cicloturista Puerto de Ribagorza. El primero de los cinco fallecidos de 2016 fue un aficionado que falleció en el hospital cuatro días después de chocar con un camión que estaba detenido en la A-68 entre Alagón y Pinseque. En total, desde 2007, se han contabilizado al menos 30 ciclistas en las calles y carreteras aragonesas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión