Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Los pediatras alertan de un repunte de infecciones por lombrices en niños

Piden extremar las medidas de higiene, sobre todo, el lavado de manos de los pequeños.

La calidad de los barrios influye en la salud de los niños de familias de pocos ingresos.
Miles de niños al año tienen lombrices.

Los pediatras han alertado de un incremento de infecciones por lombrices en niños pequeños en los últimos meses. Reconocen que aunque siempre se han detectado casos en las consultas, últimamente los diagnósticos han aumentado y piden extremar las medidas de higiene, especialmente el lavado de manos, para evitar la transmisión.

Este tipo de lombrices son unos gusanos muy pequeños que se llaman oxiuros y son muy frecuentes. Una de las cuestiones que los pediatras aclaran es que solo afectan a los humanos y no a los animales. Por lo tanto, el contagio se produce de niño a niño y hacen hincapié en que los huevos suelen transmitirse a través de las manos del menor infectado y en los objetos que este pueda tocar. Desde juguetes, toallas, vajilla, ropa...

"Pero en ningún caso tiene relación con que los niños jueguen en los areneros o tengan contacto con animales", destaca la presidenta de la Asociación de Pediatras de Atención Primaria en Aragón, Teresa Cenarro. Tampoco, insisten los especialistas, este tipo de lombrices tiene que ver con el consumo de gominolas o de azúcar.

Los pequeños ingieren, sin darse cuenta, los huevos microscópicos. Estos llegan, según explica la Asociación Española de Pediatras de Atención Primaria, al intestino delgado donde salen las larvas. Estas, cuando llegan al intestino grueso, se hacen adultas y adquieren el aspecto de lombrices. Uno o dos meses después de la infección, las hembras se reproducen y ponen huevos.

¿Cuáles son los síntomas que deben hacer sospechar que el niño esté infectado? Sin duda, el más característico es la queja de los pequeños del picor en la zona anal, que es mucho más intenso por la noche, cuando las hembras ponen los huevos en el ano. Incluso hay veces que puede verse cómo los oxiuros se mueven o salen mezclados con las heces. Los profesionales, no obstante, descartan que las lombrices estén asociadas a dolor abdominal, cansancio, anemia... En personas adultas puede que no den ningún síntoma.

Tratamiento "simple y eficaz"

Los expertos explican que el tratamiento para acabar con los oxiuros es "simple y eficaz". Hay varios fármacos que eliminan las lombrices en su edad adulta, aunque no hay ninguno que acabe con los huevos, así que se recomienda repetir la dosis prescrita pasados quince días para que el medicamento dé el resultado esperado y no haya una recaída. También deben tomar el tratamiento las personas que convivan con el menor para así garantizar que no vuelva a haber contagio.

Pero a lo que dan importancia los pediatras es a la necesidad de intentar evitar la transmisión de los huevos de oxiuros entre los más pequeños. Para ello, aseguran que lo verdaderamente eficaz es un buen lavado de manos lo más a menudo posible. Y, sobre todo, después de ir al baño. "Esta simple práctica es lo más efectivo para prevenir la infección y en ella tenemos que incidir los especialistas. Con una buena higiene de manos se pueden evitar muchos contagios", asegura la presidente de la Asociación de Pediatras de Atención Primaria en Aragón. También ayuda que los niños lleven las uñas limpias y lo más cortas posible.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión