Despliega el menú
Aragón

Más de 2.300 aspirantes para 22 plazas de auxiliares de educación especial en Aragón

La oposición está compuesta por tres ejercicios, uno de ellos voluntario. La titulación requerida es el graduado en ESO o una FP.

Los auxiliares de educación especial son un apoyo para los alumnos con discapacidad.
Los auxiliares de educación especial son un apoyo para los alumnos con discapacidad.
Guilermo Mestre.

Un total de 2.353 personas han sido admitidas en las oposiciones de auxiliares de educación especial que se celebrarán este año en Aragón. Según la publicación realizada este martes en el Boletín Oficial de Aragón (BOA), casi un centenar de interesados han sido excluidos por diversas razones, como la falta de una firma, no tener la titulación requerida para el puesto o no justificar la exención del pago. Todos ellos tienen un plazo de 10 días para poder subsanar los defectos y aparecer en el listado definitivo de admitidos. Será en este documento, que se publicará próximamente, donde se especifique la fecha en la que se ejecutará la primera parte de la prueba.

Este proceso selectivo constará de tres ejercicios, siendo uno de ellos voluntario. El primero, aquel al que tendrán acceso los más de 2.300 admitidos, será de tipo test y contará con 64 preguntas, más cinco de reserva. Cada una de estas cuestiones tendrá cuatro respuestas posibles, de las cuales solo una será correcta. El periodo para contestarlas es de 75 minutos. Este apartado, en el que se tendrán en cuenta cuestiones generales como la Constitución Española o el Estatuto de Autonomía de Aragón y otras específicas relacionadas con los alumnos con discapacidad, se calificará con hasta 20 puntos.

El segundo ejercicio se basa en la resolución de uno o varios supuestos prácticos. La duración de esta fase no puede exceder las dos horas. Se calificará con hasta 30 puntos y para superarla es necesario alcanzar un mínimo de 15 y no haber sido calificado con un 0 en ninguno de los supuestos prácticos planteados. La última parte de la oposición es totalmente optativa y se centra en la traducción directa al castellano (sin diccionario) de un texto en francés o inglés. Su realización, para la que se dispondrá de 30 minutos, supone obtener hasta un punto extra.

Una vez superadas todas las fases, los 22 candidatos con mejores calificaciones serán nombrados funcionarios de prácticas. Según resalta la convocatoria, “en caso de empate, el orden se establecerá atendiendo a la mayor puntuación obtenida sucesivamente en los ejercicios segundos y primero”. Si no se consigue una de las 22 mejores calificaciones, el interesado siempre puede inscribirse en la lista de interinos, para ser llamado cuando se necesiten nuevos auxiliares. “Al ser puestos que dependen de las necesidades de cada alumno, siempre hay un alto volumen de interinos. Generalmente, hasta el inicio del curso no se conocen cuántas personas necesitarán apoyo ni de qué tipo”, recuerdan desde CSIF Aragón.

Graduados en ESO o con una FP media

Tal y como se detalla en la convocatoria, el único requisito académico existente para ser auxiliar de educación infantil es contar con el graduado en ESO o tener una FP media. Según recuerdan desde CSIF, esto se produce porque corresponde a una oferta de empleo público del Gobierno de Aragón y estos puestos están incluidos en la escala de C2. “Al contrario de lo que ocurre en los procesos selectivos del Salud o de maestros y profesores, en las convocatorias para ser funcionario de la DGA no hay una fase de concurso; por lo que no se deben presentar ni cursos ni años de experiencia en el ámbito correspondiente”, subrayan. Por ello, reclaman que todos los procesos se rijan por las mismas normas: un concurso-oposición.

Además, tampoco existe un catálogo de funciones para los auxiliares de educación especial. “Es uno de los hándicap con los que nos encontramos. En esta rama no hay funciones específicas, solo algunos acuerdos alcanzados en 2010 y los epígrafes del temario”, reconocen desde el sindicato. Los derechos de las personas con discapacidad, los alumnos con discapacidad física, intelectual, sensorial y las alteraciones de conductas más habituales son algunos de los apartados del programa de esta oposición.

Hasta 469 personas trabajan como auxiliares de educación especial en Aragón (286 en la provincia de Zaragoza, 114 en Huesca y 69 en Teruel). Todos ellos se encuentran distribuidos tanto en centros específicos como en colegios ordinarios, donde hay personal dedicado a la atención de alumnos en primaria y en secundaria. Su labor varía dependiendo del tipo de discapacidad y el grado de esta. Acompañar a una persona con discapacidad física (como puede ser una parálisis en las extremidades inferiores) para trasladarse de un aula a otra o atender a un alumno con hiperactividad son algunos ejemplos.

Según destacan desde CSIF, en los centros ordinarios, la atención va dirigida completamente al alumno; mientras que los de educación especial hay una mayor relación con el profesorado, suponiendo un apoyo tanto para los estudiantes como para los docentes.

Etiquetas
Comentarios