Despliega el menú
Aragón

La ruta de la piedra seca de Nonaspe se presenta en Caspe

Se trata de un proyecto donde se han inventariado 55 cabañas construidas con esta técnica tradicional sin argamasa.

La cabaña de Calaforra es una de las incluidas en la ruta.
La ruta de la piedra seca de Nonaspe se presenta en Caspe
Comarca Bajo Aragón-Caspe

Un total de 55 cabañas construidas con la técnica de la piedra seca se han inventariado en el entorno de Nonaspe. Para dar un impulso turístico a estos enclaves, la comarca del Bajo Aragón-Caspe ha creado una ruta que los da a conocer. El lanzamiento de la campaña comenzó en la propia localidad de Nonaspe a finales de marzo y este viernes se dará a conocer en Caspe.

La peculiaridad de esta técnica de construcción tradicional es la ausencia de argamasa, de ahí su denominación como piedra seca. Como resultado, unas cabañas de dimensiones reducidas, que se distinguen por el uso de piedras pequeñas y cuya consistencia y estabilidad dependen únicamente de la habilidad y la experiencia del constructor en la adecuada colocación de las mismas.

De las 55 cabañas identificadas en el término municipal de Nonaspe, siete se pueden visitar dentro de la ruta propuesta por la comarca. El itinerario senderista es de casi nueve kilómetros, con salida desde el Museo Etnológico, en el casco antiguo de la localidad.

La primera parada se producirá a los dos kilómetros, en la cabaña de les Calarisses, una construcción rudimentaria con bóveda de cañón, dintel de madera y boca abierta. Desde allí, otro tramo casi de la misma distancia hasta la cabaña de Calaforra, ya en la sierra. Las de Volter 1 y 2, Bacul, Nadal y el Esquilador son el resto de construcciones que se podrán conocer.

Para disfrutar del recorrido se requiere concertar cita a través del museo, institución encargada de la gestión de las rutas. Estos y otros detalles se darán a conocer este viernes en el salón de actos de la Casa de Cultura de Caspe

Etiquetas
Comentarios