Despliega el menú
Aragón

Fomento abre el Monrepós y valora construir un puente para sustituir el tramo hundido

Un paso provisional ha permitido restablecer la circulación en el principal eje de acceso al Pirineo. Estudian cómo rehacer la calzada afectada por el deslizamiento de la ladera hace siete días.

Los primeros vehículos acceden por el desvío provisional habilitado en el puerto de Monrepós, tras una semana cerrado.
Los primeros vehículos acceden por el desvío provisional habilitado en el puerto de Monrepós, tras una semana cerrado.
Rafael Gobantes

Los vehículos vuelven a circular por Monrepós. Siete días después del hundimiento de la calzada cerca del alto del puerto, a primera hora de la tarde de este viernes se abrió el paso provisional construido en paralelo al trecho que quedó cortado el pasado viernes. La apertura se había fijado para este sábado sábado, pero se han podido adelantar los trabajos para su puesta en servicio el inicio del puente por el Día de Aragón.

Mientras, se estudia cómo reconstruir el tramo de 50 metros de la N-330 afectado por el deslizamiento de la ladera. El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, aseguró este viernes al término del Consejo de Ministros que el Ejecutivo central valora sustituir el tramo afectado por un puente.

El Monrepós se abrió a las 15.55. A esa hora empezaron a pasar los primeros vehículos. El paso construido tiene unos 300 metros de longitud, es bidireccional y cuenta con dos carriles de 3,50 m cada uno. Se ha establecido una velocidad máxima de 50 km aunque no se descarta aumentarla para evitar que se produzcan retenciones, sobre todo estos días.

El director general de Carreteras de Fomento, Jorge Urrecho, explicó que la obra se había realizado en un tiempo "récord". "Hemos trabajado más de 20 personas cada día en turnos de mañana, tarde y noche para poder abrir con total seguridad y dar continuidad a la carretera". Según dijo, el objetivo, dado que el lunes es fiesta, era que el cierre del principal eje de acceso al Pirineo "tuviera la mínima repercusión posible".

Durante el tiempo que el Monrepós ha estado cortado, el tráfico se ha desviado por el puerto de Santa Bárbara (A-132), donde el pasado domingo se produjo un desprendimiento que mantuvo la carretera cortada varias horas.

In situ y acompañado de distintas autoridades, Urrecho afirmó que el paso provisional se ha realizado "con total seguridad". Discurre sobre suelo firme y, tras el desmonte para ganar terreno, se ha construido un muro de escollera junto a la ladera, que se ha protegido con bulones para evitar que se pueda caer. "Quedan algunos trabajos accesorios que no impiden la puesta en servicio del desvío", dijo. Asimismo, señaló que en la calzada agrietada tras el deslizamiento se están colocando unos micropilotes para dar mayor estabilidad al terreno. "Es una columna que penetra, sujeta y hace de muro subterráneo en el terraplén y evita todo tipo de movimiento", detalló.

El director general de Carreteras explicó que el mismo viernes en que se produjo el deslizamiento, que atribuye a "las intensas lluvias y nevadas de los últimos meses", se empezó a trabajar en la búsqueda de una solución para reconstruir el tramo hundido. "El Cedex (Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas) está haciendo sondeos y ensayos que nos dictaminarán qué tenemos que hacer", apuntó.

La autovía

Este viernes, el ministro de Fomento manifestó en Madrid que, aunque en un principio se planteó sanear la ladera y colocar pantallas de micropilotes, "la envergadura del suceso ha llevado a valorar la construcción de un puente para salvar este tramo. No obstante, Urrecho señaló que aún "no hay un decisión al respecto". De la Serna no puso fecha a la reapertura definitiva de la zona dañada, pero aseguró que se trabajará "con toda la intensidad" y que se mantienen los calendarios del inicio de la obra para abrir los cuatro kilómetros de autovía entre el inicio del Monrepós y Lanave en el primer trimestre de 2019.

Solo unos minutos antes de que se abriera el paso por Monrepós, salió de Zaragoza el Canfranero, que este viernes vio incrementado su pasaje por el cierre del puerto. Unos 40 viajeros tuvieron que ir de pie hasta Huesca, donde también subieron muchas personas. Los afectados pidieron hojas de reclamaciones.

Por otra parte, los ayuntamientos del Pirineo, a través de la asociación que los agrupa, Adelpa, han pedido la declaración de zona catastrófica (afectada gravemente por una emergencia de protección civil) por los daños causados por las últimas lluvias en su red de carreteras.

Etiquetas
Comentarios