Despliega el menú
Aragón

Boquiñeni empieza el desalojo con 11 discapacitados cuando el Ebro lleva 2.300 metros cúbicos

El alcalde Miguel Sanjuán explica que esperan una crecida mayor de 2015, con 2.800 metros cúbicos, esta madrugada.

El entorno del Camino Natural del Ebro amaneció ayer inundado en Novillas.
El entorno del Camino Natural del Ebro amaneció ayer inundado en Novillas.
Raquel Labodía

El alcalde de Boquiñeni, Miguel Sanjuán, ha comunicado a los vecinos que empieza el "desalojo escalonado y preventivo" de once discapacitados que se van a a trasladar a las residencias de Sábada y Ejea. El río lleva 2.300 metros cúbicos ahora al paso por esta localidad, que fue desalojado en 2015 con 2.406 metros cúbicos.

El Ayuntamiento ya ha advertido a los 800 vecinos de una posible evacuación completa, salvo a los que se queden a ayudar en los trabajos con tractores, y sobre todo a las 70 personas mayores (en los que se incluye a los discapacitados) para sacarlos con ambulancias y autobuses a residencias o viviendas dispuestas de localidades próximas como Luceni. En esta localidad próxima de Boquiñeni ya han instalado su campamento efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y de Protección Civil.

Aun así, el alcalde ha valorado que la presión realizada sobre la Confederación Hidrográfica del Ebro para limpiar el río en los dos últimos años y hacer obra en la mota principal situada al norte del cauce puede evitar que tengan que desalojar a todos los vecinos, aunque la crecida alcance los 2.800 metros cúbicos.

Aprender del error de la Administración y la prevención del Ayuntamiento de Boquiñeni puede conseguir esta madrugada (sobre las 2.00) que la crecida del Ebro llegue hasta 2.800 metros cúbicos y no tengan que revivir la primera evacuación de su historia que vivieron la madrugada del sábado 28 de febrero de 2015.

"En estos momentos el río Ebro está en 2.600 en Castejón, pero el río Arba lleva 200 y nosotros llevan 2.300, pero creemos que la crecida puede llegar a Boquiñeni a las 2.00 de la madrugada con 2.800", ha calculado el alcalde Miguel Sanjuán. "Pero esta vez estamos preparados no como en 2015 y la CHE ha limpiado el río por el puente y la mota principal, en la que todavía le quedan dos metros antes de que la salte. Esta vez, puede entrar al pueblo por el sur, con el remanso del río".

El contacto de Boquiñeni con Luceni de la riada histórica de 2015 ha servido para tener preparadas ahora las instalaciones como el pabellón deportivo donde estuvieron acogidos los del pueblo desalojado y esta vez podría recoger hasta 300 personas.

A las 13.00 se están reuniendo los alcaldes de la ribera y Protección Civil para adoptar las medidas necesarias en función de la evolución de la crecida del Ebro.

Etiquetas
Comentarios