Despliega el menú
Aragón

Doscientos soldados trabajan desde anoche para levantar cuatro barreras que protejan las calles de Novillas

Los militares están utilizando un material impermeable que se rellena de tierra para construir estos muros en las calles más próximas al curso del río.

La UME está levantando cuatro grandes muros para evitar que el agua anegue las calles del pueblo.
La UME está levantando cuatro grandes muros para evitar que el agua anegue las calles del pueblo.
Oliver Duch

Doscientos hombres y mujeres de la Unidad Militar de Emergencias (UME) llevan desplegados desde este jueves por la tarde en la Ribera Alta del Ebro montando barreras para evitar que el agua alcance los cascos urbanos de municipios como Novillas, Pradilla o Luceni. Por ser la primera población aragonesa adonde llegará la riada -el pico se espera para las 22.00 de hoy, según ha avanzado el consejero de Presidencia del Gobierno de Aragón, Vicente Guillén, tras la reunión del Cecop-, el Ejército se afana en levantar cuatro grandes defensas en las calles de Novillas más próximas al curso del río Ebro. "Llevamos toda la noche llenando de tierra estos tanques impermeables que esperamos puedan contener el agua", explica el brigada José Miguel Royo.

Las protecciones tienen una altura de 1,20 metros de altura y una anchura similar. "Quisimos instalar este material durante la última gran riada, pero para entonces el río ya llegaba hasta aquí y fue imposible", recuerda el miembro de la UME, junto al parque del Río Ebro, ya inundado a mediodía. "La experiencia de entonces nos ha permitido saber cuáles son las zonas más vulnerables y en ellas estamos trabajando", añade. Durante la avenida de 2015, los militares colocaron en estos puntos lo que se conoce como 'tigerdamm', una especie de tubo de plástico largo que se rellena con agua. Pero estas protecciones solo alcanzan una altura de 60 centímetros y es más fácil que las supere el agua.

Novillas se refuerza para proteger el casco urbano

Afortunadamente, la intensa lluvia de la noche ha dado paso a una mañana soleada que está facilitando el trabajo del Ejército. En cualquier caso, los militares y el resto de equipos de emergencia saben que trabajan a contrarreloj y que la gran avenida se aproxima.

Más de cien camiones de tierra

La UME calcula que para rellenar las cuatro grandes barreras que protegerán el casco urbano de Novillas se utilizarán unos 25 metros cúbicos de tierra. Pero son muchos más los que se están transportando hasta la población para reforzar las motas. "Desde el jueves por la tarde, habrán descargado ya un centenar de camiones. Estuvieron haciéndolo hasta la doce de la madrugada y han vuelto a empezar a las seis", explica Javier Lázaro, voluntario de Protección Civil en la comarca Campo de Borja.

Durante las últimas horas se han evacuado prácticamente todas las granjas de esta zona que se encuentran junto al río. "Hablamos de 1.500 cerdos, 200 terneros y abundantes ovejas. Hay una granja con 700 vacas de leche que no se ha podido desalojar, pero se han reforzado los diques de alrededor para protegerla", indica Lázaro.

Bandos de alerta

Pese a los bandos que se han dado en Mallén y Novillas para que los vecinos no se acerquen a las zonas inundadas, de madrugada fue necesario rescatar a un hombre que se había quedado atrapado con el coche y no podía regresar. De ahí que insistan en alertar a la población para que no cometa imprudencias de este tipo.

Además de aquí, los militares están desplegados con dos subgrupos tácticos en Pradilla y Luceni. Además, han montado un puesto de mando avanzado junto a una explanada de la factoría de Opel España en Figueruelas con maquinas pesadas y material.

Etiquetas
Comentarios