Despliega el menú
Aragón

Aragón quiere recuperar su historia ferroviaria con un museo que tenga tres subsedes

Soro solicita a Adif la cesión de la estación de Caminreal que está abandonada como espacio museístico.

Estación de Caminreal (Teruel), que está abandonada.
Aragón quiere recuperar su historia ferroviaria con un museo que tenga tres subsedes
Gobierno de Aragón

La Consejería de Vertebración Territorial, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón va a crear un museo ferroviario en Aragón que tendrá tres sedes para acoger trenes en las tres provincias: Canfranc, Zaragoza y Caminreal. El proyecto de la rehabilitación de la explanada de Canfranc, que incluye la recuperación del depósito de locomotoras, ha abierto la posibilidad de que se recupere la historia del ferrocarril en Aragón.

El consejero José Luis Soro envió hace unos días una carta al presidente de ADIF (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias), Juan Bravo Rivera, en la que le explica que quieren impulsar un centro de interpretación ferroviario en Aragón, que tendría tres subsedes. Además, pide la colaboración de la Administración General del Estado, los ayuntamientos, otras administraciones, como la Fundación de Ferrocarriles Españoles y la Asociación Zaragoza de Amigos del Ferrocarril y el Tranvía (Azaft). En la misiva, Soro detalló que las subsedes estarán en el depósito de locomotoras en Canfranc, uno de los edificios de mayor valor arquitectónico de los Arañones, en el que quiere participar Nueva Aquitania; otra estaría en Casetas (Zaragoza), donde se guarda buen número de coches sin posibilidad de exponerlos al público, aunque esta posibilidad tienen que concretarla; y la tercera sería en la provincia de Teruel. Respecto a la última, el consejero solicitó al ADIF la cesión de la propiedad de la estación de Caminreal, que está abandonada y en pésimas condiciones aunque es un bien catalogado del patrimonio cultural de Aragón que proyectó Luis Gutiérrez Soto. Este edificio es una versión reducida de la que el mismo arquitecto diseñó para la estación de La Almozara, situada al lado de la de Delicias, donde llega el AVE.

El Gobierno de Aragón quiere conocer la disposición del ADIF para la cesión de la estación de Caminreal, cuyo penoso estado provocó la intervención del Justicia de Aragón en diciembre de 2017 para que las administraciones adopten medidas para revertir el deterioro de este bien del patrimonio cultural. Soro propone que este edificio público en desuso sea la subsede del museo aragonés del ferrocarril sin usos lucrativos más allá de la venta de recuerdos, cafetería, restaurante u otros que potencien el uso museístico. Reclama un espacio contiguo a la estación para construir una nave en la que exponer coches de viajeros y vagones. El consejero José Luis Soro manifestó ayer que este museo con las tres subsedes pretende "recuperar la historia ferroviaria de Aragón, con el pasado y el futuro" y las tres sedes sirva "para vertebrar las provincias". "Nuestra filosofía es que el tren de Canfranc empieza en Valencia y queremos reforzar el Cantábrico-Mediterráneo con la reapertura del Canfranc hacia Francia. Aragón es una gran plataforma logística, con Plaza, Phlus, Platea, el aeropuerto y TMC, que servirá para unir los puertos del Mediterráneo y Cantábrico por este tren".

Obras financiadas en Canfranc

A la hora de barajar el futuro museo de Aragón y recuperar los vagones se piensa en la colaboración de las administraciones provinciales, del Estado y hasta en financiación privada.

Asimismo, el 1% cultural que concedió el Ministerio de Fomento al edificio de la estación histórica de Canfranc va a destinarse a la restauración de las marquesinas y la fachada del edificio. Estas obras tienen plazo de ejecución entre 2018 y 2019, año este último en el que deben concluirse.

Etiquetas
Comentarios