Despliega el menú
Aragón

Aragón, un país de montañas

Rueda reabre mañana sus puertas al público

Tras años de permanecer cerrado, a partir de mañana vuelven las visitas guiadas al monasterio de Rueda. En los recorridos organizados se han añadido nuevos espacios no mostrados hasta ahora.

Claustro del monasterio de Rueda, con la torre mudéjar al fondo.
Claustro del monasterio de Rueda, con la torre mudéjar al fondo.
Turismo de Aragón

Mañana sábado, 27 de enero, comenzarán las visitas guiadas al monasterio de Rueda. El Gobierno de Aragón, a través de la gestión de Turismo de Aragón, ha trabajado para recuperar el edificio, uno de los máximos exponentes de la orden cisterciense en Aragón, y volver a abrir sus puertas tras unos años de abandono y mala gestión.

El consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, presenta hoy este nuevo programa de visitas guiadas, con un recorrido para los medios comunicación en el que estará acompañado de la directora general de Turismo, Marisa Romero, y el director gerente de Turismo de Aragón, Jorge Marqueta.

Se recupera así para el público las visitas al monasterio de Nuestra Señora de Rueda, que es nombre completo de este complejo monacal situado en el término municipal de Sástago. A partir de ahora se vuelven a abrir los espacios que ya eran visitables en anteriores periodos y, además, se mostrarán nuevos espacios que hasta ahora no se enseñaban al público. El consejero José Luis Soro ha destacado de este nuevo periodo que «entre las principales novedades se incluye la visita a la torre o la cilla».

Dependencias monacales

El recorrido por Rueda se plantea, además, desde un punto de vista diferente a etapas anteriores, porque el nuevo diseño de visita al monasterio «escapa de lo meramente monumental», según Turismo de Aragón. Soro ha recordado que «se trata de un edificio único por la conservación de los espacios que nos permite conocer fielmente la vida monacal, la organización y el funcionamiento del monasterio».

En las nuevas visitas guiadas se propone un recorrido por el claustro para disfrutar de los capiteles, el pozo y el aljibe que recogía el agua de la lluvia. También se recorren la sala capitular, el sobreclaustro y la torre mudéjar, esta última un elemento poco frecuente en las construcciones del Císter. Durante el recorrido, los visitantes podrán además adentrarse en la vida monacal a través de las diversas dependencias usadas por los monjes como los dormitorios, los calabozos, el scriptorium, el refectorio o comedor, y la cilla o bodega.

En la visita también se recorren parte de los espacios verdes del monasterio, de gran importancia en el día a día de todo el complejo, donde siempre se prestó atencion a los jardines, regados por una red hidráulica propia que permitía, entre otras cosas, el cultivo y desarrollo de plantas medicinales.

Arquitectura cisterciense

El monasterio de Rueda es considerado uno de los máximos exponentes de la orden cisterciense en Aragón. Junto al monasterio de Piedra, Veruela y Casbas supone un enclave emblemático desde el punto de vista del patrimonio cultural y turístico.

Las obras para la construcción del monasterio se iniciaron en 1202. En 1238 ya se consagra la iglesia, pero no es hasta finales del siglo XIV o inicios del XV cuando se concluye la fábrica medieval de todo el complejo, rematando las fases finales del templo y una serie de dependencias particulares, específicas de la orden del Císter: zona de conversos, estancias agrícolas, palacio abacial, etc. Estos espacios vivirán una profunda transformación en los dos siglos sucesivos hasta culminar con la actual disposición en torno a la espectacular plaza de San Pedro, destacando por su calidad artística la galería herreriana que une el palacio abacial con la obra medieval.

Una de las características más destacadas de Rueda lo constituye la red hidráulica formada por el azud y la noria, –un auténtico prodigio de la ingeniería medieval–, y el sistema de canales, gracias a los cuales, y a su ubicación privilegiada al lado del Ebro, podía permitirse llevar agua desde el cauce fluvial al complejo monacal para regar los cultivos, y proveer las necesidades de los monjes en su vida cotidiana. Tras la Desamortización de 1836, el inmueble se dedicó a labores agrícolas y ganaderas.

Aforo limitado

La preservación de este espacio ha aconsejado limitar el aforo de las visitas a 50 personas. Es posible reservar en el teléfono 974 355 119 (lunes a viernes 9.00 a 15.00), o en el e-mail visitasrueda@aragon.es. Las plazas que no se hayan ocupado se podrán comprar a la entrada.

Más noticias en Unpaisdemontañas.

Etiquetas
Comentarios