Despliega el menú
Aragón

Torralba de los Sisones: una locura de compás

Músico de Loquillo en la última década, miembro de Especialistas en los noventa, el de Nimes lleva casi tres décadas en Aragón y una docena de años felizmente instalado en Torralba de los Sisones.

Laurent Castagnet, en el solar del castillo mozárabe de Torralba de los Sisones. Al fondo, la laguna de Gallocanta.
Laurent Castagnet, en el solar del castillo mozárabe de Torralba de los Sisones. Al fondo, la laguna de Gallocanta.
Laura Uranga

El ruego llega a la salida del pueblo –previa bajada doble de ventanillas– después de que Laurent Castagnet haya hecho de guía ocasional en el que es su pueblo de acogida desde hace doce años, Torralba de los Sisones. "Oye, no te olvides de decir que me recibieron muy bien en Torralba desde el principio, ¿eh? Porque lo hicieron". El nombre, el apellido y el acento, presente aunque matizado por casi tres décadas de estancia en Aragón, delatan la condición de extranjero de Laurent. Su mirada dice justo lo contrario: parece que hubiera nacido aquí, en pleno corazón del Jiloca, mirando fijamente a la laguna de Gallocanta desde el flanco sur.

Águeda ha ejercido de alguacilesa en Torralba muchos años. Asoma a la puerta de su casa y saluda a su vecino francés, músico de gira para algunos de los artistas españoles más populares, miembro de los recordados Especialistas, profesor particular en el arte de sacar sonidos a bombo, timbales y platillos. "Buena gente, siempre habla bien del pueblo. Lo queremos mucho", dice, confirmando el buen rollo entre locales y visitante/residente. Laurent es batería de Loquillo desde hace casi once años; el barcelonés no ha paseado su larga figura y enhiesto tupé por Torralba, pues ejerce de urbanita a tiempo completo. "Todo lo que me gusta el campo a mí, no le gusta a él. Es un fenómeno, el gran rockero en español de su generación", apunta Laurent.

La banda giró intensivamente el año pasado y echó el freno en diciembre, con llenazos por doquier que incluyeron el Wizink Center (antiguo Palacio de los Deportes de Madrid). En mayo volverán a la carretera; hasta entonces, Laurent se ocupa de sus cosas. Ahora mismo no trabaja para ningún otro músico de modo formal. "En la banda hay gente de Asturias, Granada, Almería, Barcelona… nos juntamos en Zaragoza o en Madrid, ensayamos solamente para gira. Con las facilidades de comunicación ya no te vas varias semanas, puedes ir y volver a casa cada tres o cuatro días. Estoy centrándome en dar clases, es algo que ya hice mucho tiempo en las casas de juventud de Zaragoza; he abierto un aula en Teruel capital hace dos meses. Me contactan vía Facebook y se va corriendo la voz. También imparto clases en Calamocha y recibo a particulares que vienen a Torralba".

De Nimes y en el andamio

La historia de Laurent Castagnet tiene guión de película. "Soy del sur: nací en Nimes y viví un tiempo en Pau. Era buen momento para el jazz ‘impro’ allá, fueron mis inicios. Para pagar las cuentas trabajaba como peón de obra. En 1989 me llegó la gran oportunidad de hacer una prueba para tocar con Miguel Ríos, gracias a un amigo que había sido saxofonista de la Orquesta Mondragón. Había mucha gente, pero conseguí el trabajo. Vine para tres meses... y ya ves".

Laurent se radicó en Madrid, aunque iba y venía a Francia. Tras la gira con Ríos salió a la carretera con Rosario "cuando lo del gato aquél" y también con el gran Manolo Tena en la época de ‘Sangre española’; también trabajaba mucho con Paco Trinidad, grabando las baterías de estudio en los discos que él producía. "Un día dijo que empezaba en Zaragoza una nueva banda muy interesante, Especialistas; me mandó a que los conociera. Yo fui con ganas, porque tenía un motivo extra; había conocido una maña el sábado anterior –suelta una carcajada– así que viajé feliz. Era un gran grupo, sí, que llegó demasiado pronto para aquella España, a principios de los noventa. Este país no estaba entonces preparado para el mestizaje; en Francia, Especialistas hubiera cuajado rápidamente. También hubo mala suerte, no se movieron las cosas, cuatro años sin la carta de libertad del sello discográfico y sin mucha presencia… una pena"

Laurent se acabó quedando veinte años en Zaragoza. "Toqué con muchísima gente. Mission Hispana, Eva Amaral a la que produje sus primeras maquetas. También actué por bares y algún concurso con Kase.O cuando era casi un niño. Estuve con Petisme, con Sopeña... recuerdo con cariño a Adiós Jumbo... pero es verdad que Especialistas supuso algo único: además, como músico era muy gratificante porque participaba en la producción además de tocar la batería".

Laurent se acuerda de algunos colegas aragoneses. "Acaba de morir Pedro Peralta, gran persona y gran batería, también pasó por Especialistas. Me encanta cómo toca Carlos Páramo, autodidacta con un sentido del ritmo muy especial, y Carlos Gamón, que estuvo en Adiós Jumbo y ha llegado bien lejos. Hay más: tenemos nivel en Aragón. No quiero olvidar a Foncho Casasnovas, uno de los mejores músicos que he conocido, incluyendo a los famosos. ¡Tiene proyecto nuevo!".

A Teruel hemos de ir

El clic para activar la corriente alterna que llevó a Laurent hasta Torralba llegó de una necesidad casi epidérmica. "Quería perderme, andar en la naturaleza; vivía en Montañana, pero buscaba campo de verdad. Encontré la casa gracias a una agencia de viviendas rurales... y me lancé. Era un proyecto que asumía en pareja, pero al final vine yo solo porque rompimos justo en el proceso. Tuve suerte y encontré el amor de mi vida en Calamocha, que comparte mi vida aquí; ya llevamos nueve años juntos".

A Castagnet, una máquina de armonizar ruido, Torralba le regala el antónimo vital. "Hago ruido –ríe- pero tengo un acuerdo con mis vecinos. Me gustan las fiestas de invierno, son más íntimas; aquí subimos al monte y cortamos leña, que es lo que calienta mi casa. Las estrellas están muy cerca, hay cero contaminación lumínica. No quiero un pueblo que se llene de turistas cada fin de semana. Amo el silencio absoluto que tengo; la aparente desolación de este paisaje es precisamente lo que me encanta".

El noble arte de pensar en las avutardas más pequeñas

Las avutardas pasan por ser los pájaros voladores más pesados del planeta. Los sisones son avutardas pequeñas, de entre 700 y 900 gramos de peso, que dan apellido y carisma a este pueblo turolense del entorno de Gallocanta. En el año que acaba de morir fueron declaradas aves del año por la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife). La especie está ligada a las zonas de campos de cultivo y figura entre las más amenazadas en la Península Ibérica. Su población se ha reducido a la mitad en los últimos diez años, con lo que el peligro de extinción es muy claro. De hecho, en África solo persiste una mínima población, en Marruecos; por Europa occidental solo hay en España, Portugal, Francia y Cerdeña. Para redondear la estadística, únicamente Rusia y Kazajistán tienen comunidades de sisones comparables a la española. En Gallocanta se les espera con una expectación comparable (aunque menos difundida fuera del entorno) a la llegada anual de las grullas; aquí vienen a criar a finales de primavera. Son animales muy asustadizos; de hecho, si perciben presencia hipotéticamente hostil a una distancia de medio kilómetro, ya levantan el vuelo. Nota curiosa: no se les ‘enciende’ la alarma con los tractores, ya que los han asimilado como parte de lo cotidiano.

LOS IMPRESCINDIBLES

Retablo de la Virgen

Está en la parroquia de San Pedro y se cree que fue pintado en el taller de Miguel Jiménez a finales del siglo XV. Ibercaja financió hace algo más de un lustro su restauración, realizada por la Fundación Santa María de Albarracín.

Piscina climatizada

El municipio presume de una instalación única en la zona; la piscina climatizada, que llevan dos vecinas de Torralba. Se dan clases de natación y también hay un coqueto spa, gimnasio y zona común de esparcimiento.

El teclista de Los Rebeldes

Casado con una torralbina, Justo Ubieto es el músico de fama nacional con más tiempo de residencia en el pueblo: fue el primer teclista de Los Rebeldes. Retirado de los escenarios, lleva años compitiendo en rallies automovilísticos.

-Ir al especial 'Aragón, pueblo a pueblo'

Etiquetas
Comentarios