Aragón

El Justicia de Aragón: la figura que protege a los ciudadanos de los abusos de la Administración

Se trata de una institución de origen medieval que actúa como Defensor del Pueblo en la comunidad.

Monumento al Justiciazgo en la plaza Aragón de Zaragoza.
Monumento al Justiciazgo en la plaza Aragón de Zaragoza.
Guillermo Mestre

El Justicia de Aragón es el nombre con el que se hace referencia a la institución del Defensor del Pueblo de la Comunidad Autónoma. Se trata de una figura que defiende los derechos y libertades de los ciudadanos frente a los posibles abusos de la Administración pública.

Según el Estatuto de Autonomía de Aragón, el Justicia tiene tres funciones principales. La primera de ellas es defender dicho documento; la segunda, tutelar el Ordenamiento Jurídico Aragónes; y la tercera, proteger y defender a los ciudadanos frente a las posibles actuaciones irregulares de las Administraciones Públicas.

Esta figura nació a finales del siglo XII e inicios del XIII como mediador y moderador en las diferencias entre el rey y la nobleza de la época. Aunque en el medievo si que se dedicaba a juzgar y dictar sentencias, su papel ahora es el de mero supervisor a través de informes, quejas y recomendaciones.

La ley que regula esta institución exige que el candidato a Justicia de Aragón electo sea mayor de edad, esté en plena capacidad de obrar y mantenga la condición de vecindad civil aragonés.

Por otra parte, su régimen de incompatibilidades le exige no estar afiliado a ninguna formación política, sindicato, asociación empresarial, ostentar un cargo público, pertenecer a la carrera judicial, fiscal o pertenecer al Tribunal Constitucional ni mantener actividad profesional, mercantil o laboral.

El actual Justicia de Aragón es Fernando García Vicente, nacido en Zaragoza el 28 de diciembre de 1948. Fue elegido Justicia de Aragón en la sesión plenaria de las Cortes de Aragón de 20 de Mayo de 1998 con el voto unánime de todos los Diputados.

Etiquetas
Comentarios