Aragón

Aragón pide volver a Lérida a buscar la pieza de Sijena que falta al negarse el Museo a entregarla

La DGA solicita a la juez que sea el próximo viernes, día 19, y que esta vez vaya solo la empresa de transportes.

Aragón pide volver a Lérida a buscar la pieza de Sijena que falta al negarse el Museo a entregarla
Heraldo

El Consorcio del Museo de Lérida volvió a reiterar ayer que no entregará de forma voluntaria la pieza de Sijena que resta por devolver y por lo tanto, Aragón tendrá que ir a buscarla a la ciudad catalana. Así lo señaló ayer el representante legal del espacio expositivo, que dirigió un nuevo escrito a la magistrada del caso, María Teresa Puchol, insistiendo en que la obra, un cuadro de la Inmaculada del siglo XVIII, "no será entregada sino que debe ser tomada" y para ello, dijo estar a la espera de que disponga "el tiempo, forma y personas que deben llevar a cabo la toma de posesión".

El guante lanzado fue recogido de inmediato por el Gobierno de Aragón. De hecho, tan solo unas horas después de recibir el escrito del letrado catalán, sus servicios jurídicos propusieron a la magistrada que el próximo viernes, a las 11.00, la obra sea recogida en el Museo de Lérida y después, transportada hasta el monasterio de Sijena, donde esperarán los técnicos del Gobierno de Aragón.

El escrito ya está en manos de la titular del juzgado oscense, que deberá estudiarlo y finalmente, decidir sobre su aprobación o denegación. En un principio, la DGA confía en la "buena disposición" del museo ilerdense, según indica en su escrito, y por lo tanto, deja al margen la intervención de la fuerza pública, solicitando que la operación de entrega y traslado sea llevada a cabo únicamente por la empresa especializada en embalaje y transporte de obras de arte Queroche S. L., la misma que participó en la operación del 11 de diciembre.

De este modo, la DGA busca evitar la repetición de las tensas imágenes vividas en aquella jornada, en la que tuvo lugar la incautación forzosa de 43 obras de Sijena retenidas en el Museo de Lérida, todas las previstas salvo el cuadro, que había sido extraviado por el espacio expositivo y por lo tanto, no estaba en los almacenes del mismo.

Al final, fue hallado cuatro días más tarde en el cercano Palacio Episcopal. En esa misma jornada, el Museo de Lérida dejó claro que no habría envío voluntario y que la recogida debería hacerse en sus dependencias, una postura que ayer reiteró en el escrito enviado a la titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Huesca.

En el texto, el letrado catalán dice que "esta parte ya informó de que la posesión no se entregaría" y únicamente, manifestó que "toleraría que se tomara la posesión", ya que no reconoce "ni en la forma ni en el fondo" las decisiones adoptadas para ejecutar la sentencia que ordenó el traslado de 44 piezas desde el Museo de Lérida al monasterio de Sijena.

Ante ello, señala que si ahora se acepta la devolución es "como mero y debido acatamiento de las resoluciones judiciales adoptadas y para no incurrir en una eventual desobediencia o resistencia". Además, dentro del mismo escrito, el Consorcio del Museo de Lérida reprocha al Gobierno de Aragón que haya criticado la falta de envío cuando ya dijo en diciembre que no habría entrega voluntaria.

Incautación forzosa

Desde el principio, el abogado del Ayuntamiento de Sijena, Jorge Español, advirtió de las intenciones del Museo de Lérida. Y no solo por sus declaraciones, según manifestó ayer el letrado, "sino porque ni siquiera tienen la obligación, ya que la parte ejecutada es la Generalitat de Cataluña y en este caso, el espacio ilerdense es un mero poseedor de las obras". Por ello, Español ya pidió la incautación forzosa del cuadro, una solicitud desestimada por la jueza, algo, en su opinión, "incomprensible, ya que se trata de la única manera de recuperar la obra, ya que al tener que acudir al museo es seguro que cualquiera que se desplace encontrara algún grupo de oposición que impedirá el desarrollo de la operación".

Tras el rechazo de su petición, el letrado intentó otra opción y solicitó al juzgado que requiera al ministro Íñigo Méndez de Vigo, en calidad de consejero catalán de Cultura, tras la aplicación del artículo 155, que entregue el cuadro en el plazo de dos días hábiles bajo apercibimiento de poder incurrir en un presunto delito de desobediencia. De momento, está a la espera de la respuesta de la magistrada.

Etiquetas
Comentarios