Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

San Miguel de Cinca: belén montañero que revitaliza las orillas de Cinca

Formado por tres poblaciones, el municipio de San Miguel de Cinca mira al futuro inmediato con el reto de afianzar sus servicios y asentar población gracias a la construcción de nuevas viviendas.

Manuel Bara, junto al belén que monta cada año en Pomar de Cinca.
Manuel Bara, junto al belén que monta cada año en Pomar de Cinca.
José Luis Pano

Pomar de Cinca se convierte estos días de Navidad en una referencia para los amantes de los belenes. La localidad más importante del municipio de San Miguel de Cinca –formado además por las poblaciones de Estiche y Santalecina– recibe a cientos de visitantes estas vacaciones dispuestos a conocer uno de los nacimientos más genuinos de la Ruta del Belén de Aragón: un belén de montaña en la llanura, a orillas del río Cinca.

¿Quién le iba a decir a Manolo Bara que su afición por montar el Belén en su casa se iba a convertir veinticinco años después en uno de los reclamos turísticos de San Miguel de Cinca, y que algún día llegarían a verlo visitantes de toda España y de diferentes países? Ese sueño de Manolo se convirtió con el paso del tiempo en una belén muy aclamado en la zona; junto a otros tres nacimientos del Cinca Medio y La Litera (el monumental de Monzón, el de figuras en movimiento de Peralta de la Sal y o el de Esplús, elaborado por una asociación de vecinos) completa la Ruta del Belén del Alto Aragón. Hace trece años de eso, y la Ruta ha crecido; la forman quince poblaciones de Huesca y el municipio de Muel, de Zaragoza. En total comprende veintiún belenes.

"Han venido hasta de Italia y Francia, que ni les entiendes. Gusta mucho, sobre todo a los de Aragón y Cataluña, que se llevan muy buena impresión. Creo que he contribuido a dar a conocer más a Pomar; lo importante es que quede bonito y que la gente hable bien del pueblo", comenta con orgullo Manuel Bara, albañil de profesión y fascinado por las construcciones del Pirineo en las que trabaja. Es por ello que este belén tenga el apelativo de montañés. "Me inspiro en las casas de las zonas de Aínsa, Ansó, Hecho, de la montaña en general. Incluso me bajo de allá materiales, como la pizarra", cuenta Manolo.

El Belén de Pomar se asienta sobre una superficie de cincuenta metros cuadrados de estampas bíblicas, con parajes de los Pirineos y también de su localidad natal, como el puente de La Clamor y tiendas como la carnicería Sancerni o la panadería de Sancho: un homenaje a su querido pueblo. Cada año Manolo y sus ayudantes (Juan Manuel Puy, Eusebio Fondevilla y José Antonio Guillén), cambian el diseño para sorprender al visitante; cuenta con unas 400 figuras y unas sesenta edificaciones.

El belén constituye un fenómeno dentro del municipio. Así quedó patente en la inauguración el pasado 2 de diciembre; la encabezaron la alcaldesa Elisa Sancho, el presidente de la DPH, Miguel Gracia y el senador y ex presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, entre otras autoridades. El Ayuntamiento quiso así rendir un homenaje a los apoyos institucionales a lo largo de este cuarto de siglo; como manda la tradición, tras la bendición y las primeras visitas al belén, llegó la cena con sardinas y salchichas asadas para 300 comensales, llegados de todo el municipio y de otras belenes que configuran la Ruta.

"El aniversario ha movilizado a mucha gente; para el pueblo es todo un acontecimiento. Manolo es muy querido –explica la alcaldesa, también vicepresidenta de la DPH– y se entrega en todas las actividades que se hacen el pueblo. Contar con este belén es un revulsivo económico además de una tradición; al estar en la Ruta, la gente viene a vernos y eso mueve el pueblo. Además hay que recordar que se lleva montando desde hace un cuarto de siglo: eso es para estar contentos".

De momento, hasta final de año, por el belén de Pomar habían pasado ya más de medio millar de personas. Este nacimiento se puede visitar el fin de semana y festivos de 12.00 a 14.00 y de 17.30 a 20.00. Los que quieran visitarlo fuera de ese horario, deberán llamar al 618 337 150.

Aumentar población

El municipio, eminentemente agrícola, mantiene su población estable gracias a la cercanía con Monzón. Cuenta con escuela, una ludoteca, establecimientos comerciales y espacios socioculturales para la gran actividad asociativa que hay en las tres localidades que lo forman, especialmente las asociaciones de mujeres, de cazadores, las rondallas –es un municipio muy jotero– o los quintos. Desde el Ayuntamiento se trabaja en la mejora de la red de carreteras y caminos, así como en el acondicionamiento de espacios públicos para seguir ofreciendo la calidad de vida propia de los pueblos.

El reto es seguir manteniendo vivos los pueblos. Por eso, el Consistorio ha congelado las tasas de construcción y mantiene conversaciones con constructores para edificar en un máximo de dos años seis casas unifamiliares, en un solar público de 600 metros cuadrados de Pomar, y se podrían estudiar proyectos –si hubiera interés– en Estiche y Santalecina. "La escuela se mantiene con muchos niños y hay juventud, lo que supone futuro en este municipio", sentencia la alcaldesa.

Agroalimentación y alta cosmética ecológica local para toda España y media Europa

El municipio cuenta con empresas que generan productos ecológicos de gran calidad, que se comercializan por España y otros puntos de Europa. Es el caso de la firma agrícola Bio Palacín Planet, de Pomar de Cinca, y de Binda 2013, que elabora productos biosaludables de alta cosmética desde Santalecina. La joven Lucía Palacín decidió dejar Madrid para retomar la explotación agropecuaria de sus padres en Pomar de Cinca, donde se realiza desde hace años un cultivo ecológico. Lucía y su padre producen espelta –una de las variedades de trigo más antiguas y saludables– bajo patrones ecológicos; su mercado está en Francia y Alemania. Tiene en mente crear una harinera para llegar al consumidor final en panaderías o tiendas especializadas. En junio fue una de las empresas galardonadas por el III Foro de Emprendimiento Agroalimentario de Aragón. Por su parte, José Abizanda y sus nueve empleados elaboran la marca cosmética Karicia (cincuenta productos y treinta y dos aceites esenciales) que venden en centros de estética, spas, centros médicos, peluquerías, dietéticas y farmacias.

Territorio fértil para el talento en clave de poesía y novela: Rodellar, Viader, Lacosta...

La literatura se abre paso en el municipio con la presencia de una generación de autores maduros en edad y relativamente jóvenes en producción. Desde Pomar llega la narrativa con aires costumbristas de Jesús Rodellar, bibliotecario del municipio; su pasión por la lectura y escritura, que plasma en colaboraciones en la revista local ‘El Platanero’, le llevó en 2016 a debutar como escritor con ‘El silencio de Custodio’, publicado por la editorial de Monzón MillenniArs; dada su buena acogida, ha tenido su continuidad con la misma editorial en el verano del año recién concluido con el volumen ‘La decisión del padre’. Por su parte Agustín Viader presentó en diciembre su segunda novela; ‘Oasis: una odisea negra’ está publicada por la editorial nacional Trea, y es una historia de conocimiento del mundo antiguo africano. Hace once años publicó en este mismo sello editorial ‘Cosas perfumadas’. La poesía local procede de Santalecina, de la pluma del alcalde delegado Ricardo Lacosta; en 2017 publicaba su segundo poemario, ‘Silencios de una vida’ (autoeditado), dando rienda suelta a una afición de la adolescencia que retomó hace quince años y cultiva con asiduidad.

LOS IMPRESCINDIBLES

Memorial Ignacio Latorre

El corredor Ignacio Latorre participó en los años 20 y 30 en grandes gestas atléticas, rivalizando con el olímpico zaragozano Dionisio Carreras. Para recordar su memoria, en Santalecina celebran una carrera pedestre durante las fiestas.

Rugby: el deporte rey

El Quebrantahuesos Rugby Club suple el vacío deportivo que dejó la UD Pomar que militó en 3ª. Desde hace dos años, el deporte rey es el balón ovalado con 200 fichas y seis escuelas. En La Pomareda se juegan partidos de liga.

Club de montaña

A pesar de estar en una zona llana, Estiche cuenta con un activo club de montaña, el Estilic, que realiza diversas actividades de formación y gestiona el rocódromo ‘Raúl Martínez’, bautizado en honor al escalador de Monzón.

-Ir al especial 'Aragón, pueblo a pueblo'

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión