Despliega el menú
Aragón

Agricultores de la comarca de Teruel se interesan por los modelos ecológicos

Cella ha acogido este jueves una jornada para informar sobre las alternativas de producción agrícola respetuosas con el medio ambiente.

En qué consiste la agricultura ecológica, cuáles son las alternativas a los pesticidas o si no resulta más caro este tipo de producción agraria son algunas de las preguntas que los agricultores de la comarca Comunidad de Teruel llevaban demandando desde hacía tiempo.

Para dar respuesta a estas inquietudes, este jueves tuvo lugar en Cella la primera edición de unas jornadas informativas en las que un experto, miembro del Comité Aragonés de Agricultura Ecológica, ha introducido en el sector a los agentes implicados.

También ganaderos y consumidores habían mostrado inquietud por este tema y han acudido a la cita cuyo objetivo principal ha sido resolver las dudas y exponer en qué situación se encuentra esta alternativa productiva.

A grandes rasgos, David Olmo, encargado de coordinar la jornada, ha hablado sobre qué es la agricultura ecológica, qué normativas rodean su producción, qué tecnología requiere y las expectativas que presenta lo que para él y el comité al que representa es “el futuro de la producción agrícola”.

Según Olmo, la agricultura ecológica es, en parte, una vuelta a los orígenes pero, al mismo tiempo, requiere de altas dosis de tecnología. Y es ahí donde radican muchas de las dudas de los productores, en especial, en todo lo referido a la eliminación de plagas y a los abonos. Y es que una vez que dejan de servirse de sustancias químicas, son necesarios otros métodos naturales, lo que requiere cierto aprendizaje, también de la tecnología que acompaña a este proceso.

Para contrarrestar la ausencia de herbicidas, por ejemplo, es necesario conocer mucho mejor los ciclos de plagas ya que conviene evitarlas en la medida de lo posible, dada la complejidad que supone erradicarlas sin la ayuda de productos químicos.

Este y otros factores diferenciadores suponen, necesariamente, que los productos ecológicos sean más caros para el consumidor, un 15% o más, en algunos casos, según puntualizó Olmo. No obstante, cada vez son más quienes demandan este tipo de agricultura, motivados por un mayor grado de concienciación con el respeto al medio ambiente.

Un motivo, éste, que el Comité de Agricultura Ecológica de Aragón, defiende con firmeza. “La naturaleza está hablando y dando señales de que es necesario un cambio real. El cambio climático está ahí y no va a haber más remedio que pasarnos a la agricultura ecológica, no como alternativa, sino como realidad”, afirma Olmo.

Para ejercer este tipo de producción, es necesario un certificado, cuestión también muy demandada por los asistentes a la charla del jueves. Actualmente, en España hay 40.000 empresas certificadas como ecológicas y más de 2.000 hectáreas de esta forma de cultivo.

Etiquetas
Comentarios