Despliega el menú
Aragón

Aragón lidera el descenso de parados que cobran prestación

CC. OO advierte que el mercado laboral muestra síntomas de mejoría, pero esconde una recuperación que crea empleo precario, temporal y mal pagado.

Gráfico del descenso de parados que cobran prestación.
Aragón lidera el descenso de parados que cobran prestación

 

Entre agosto de 2016 y ese mismo mes de 2017, todas las comunidades autónomas han visto como se reducía el número de parados con derecho a prestación. Pero en ese ránking es Aragón quien ocupa la primera posición, que en apenas un año cuenta con un 12,2% menos de beneficiarios de estas ayudas, dos puntos más que el segundo de la lista, el Principado de Asturias (10,89%) y con cifras muy aventajadas respecto al resto de los caídas que se han anotado el resto de las autonomías.

Es uno de los destacados datos que se recogen en el informe sobre la situación del mercado laboral en Aragón elaborado por CC. OO. y presentado este jueves por Sonia Bergasa, técnico del gabinete económico, y Juan Carlos Cantín, responsable de Empleo del sindicato, en el que se destaca que no solo hay menos desempleados con protección, sino que además esta es de peor calidad, o lo que es lo mismo, ganan peso las prestaciones no contributivas en detrimento de las contributivas. Por eso, señalaron los representantes de CC. OO. lo que podría parece positivo, esto es un descenso en el gasto por prestaciones, solo es el negativo reflejo de un mercado de trabajo en el que "hay menos personas protegidas con una cobertura económica menor”.

Cantín explicó que la fotografía fija de la situación laboral de Aragón podría dar motivos para el optimismo. Refleja signos de recuperación. Hay 30.000 desempleados menos que hace un año, la tasa de paro se ha reducido hasta el 10,50%, anotándose incluso mejores datos que la media nacional (casi seis puntos por encima) y la población ocupada se ha incrementado en 15.500 personas que se han repartido por todos los sectores productivos, especialmente en Agricultura, y a excepción de la Construcción.

Muchas contrataciones pero parciales

Sin embargo, con ser positiva esta fotografía pierde calidad si se analiza de cerca, explicó Cantín. “Las contrataciones son muy precarias y se concentran en sectores donde se demanda baja cualificación, se ofrece mucha temporalidad y las remuneraciones son más bajas”, detalló el sindicalista, que insistió en que la mayor parte de estos contratos los formaliza el sector servicios y la agricultura, mientras el sector industrial se está quedando rezagado y la construcción no termina de arrancar. “La industria tiene un problema, este sector ha perdido casi tanto empleo como la construcción, especialmente porque había muchas empresas ligadas al sector secundario. Solo las compañías exportadoras y la automoción ha aguantados en mejor posición la crisis”, insistió Cantín, que reiteró que el sindicato lleva tiempo reinvindicando una reindustrialización en Aragón, porque este sector es que “da un empleo más estable y mejores sueldos”.

El responsable de Empleo en CC. OO. Aragón advirtió además que hay colectivos en los que se está cronificando la precariedad y el paro. Entre ellos continúan figurando los jóvenes, cuya tasa de paro alcanza el 45%. Cantín reconoció que el porcentaje se ha anotado una ligera reducción, pero señaló que parte de esta caída se debe también a un descenso de la población activa en este tramo de edad, “porque los jóvenes se fueron durante la crisis y lo siguen haciendo ante la falta de perspectivas”.

Las mujeres también preocupan a este sindicato. Los datos recogidos en su informe señalan que son el colectivo que sufren mayor precariedad y temporalidad y que, a pesar de que en los primeros años de la crisis mostró un mejor comportamiento, “ahora están en peor situación, con empleos más temporales, más parciales y donde se cobra menos”.

Y además, lamentaron los sindicalistas, “se cronifica el paro de larga duración”. Según el informe, en Aragón se contabilizan 30.000 desempleados que llevan entre uno y dos años, y más, buscando empleo, lo que supone casi el 50% del total. Si la cifra se compara con el año anterior a la crisis, el porcentaje se dispara. Hay un 46,30% más de parados que llevan más de un año intentado encontrar empleo respecto a 2008, y un 816,67% más si se trata de desempleados que no han estado ocupados desde hace más de dos años.

Para revertir la situación y “encontrar soluciones que la recuperación económica parece no poder dar”, Cantín insistió en la necesidad de un cambio en la política económica que favorezca el cambio en la estructura de la actividad, que se promueva inversión pública hacia la mejora de la calidad y el contenido tecnológico de las empresas y se apueste por los servicios de alto valor añadido y la diversificación de la industria. “Además es preciso el fortalecimiento de la negociación colectiva para que los trabajadores participen de los beneficios de las empresas y mejorar la prestación social garantizando unos ingresos mínimos a los miles de familias que carecen de ellos”, reiteró.

Etiquetas
Comentarios