Despliega el menú
Aragón

La Policía Nacional alerta sobre secuestros virtuales en las tres provincias aragonesas

"Tenemos a su hijo en nuestro poder", así arrancan los falsos secuestros que en realidad son llamadas telefónicas que exigen dinero por la liberación de un familiar que no está secuestrado.

El grupo de delitos tecnológicos de la Policía Nacional investiga las estafas cometidas en la red
Cinco familias han sido ya víctimas del nuevo timo del secuestro virtual en Zaragoza
P. Etura/Heraldo

Más de una decena de personas durante este año han denunciado ya los hechos en distintas provincias, entre ellas en Zaragoza, Huesca y Teruel tras recibir llamadas telefónicas en las que les exigían una cantidad ilimitada de dinero por la liberación de un familiar

Según ha explicado la Policía Nacional no se trata de ningún secuestro real, sino de una estafa telefónica que busca presionar a las víctimas mediante amenazas y datos obtenidos en las redes sociales para que pague un supuesto rescate antes de colgar el teléfono

Más de una decena de personas han denunciado ya los hechos en distintas provincias. Desconfíe y contacte de inmediato con la Policía Nacional si recibe una de estas llamadas desde número privado o desconocido.

La estafa telefónica se basa en el modus operandi del secuestro virtual, es decir, simular el secuestro de un familiar o persona allegada para solicitar el pago de una cantidad de dinero para la supuesta liberación. Los falsos secuestradores pueden llegar a obtener datos del entorno familiar de la víctima en las redes sociales para tratar de dar verosimilitud a la llamada

El objetivo de los estafadores es convencer a la víctima de que el secuestro se ha producido en realidad. Para ello utilizan amenazas, presiones y hasta llegan a poner al teléfono al supuesto secuestrado para que, entre lamentos, reclame el pago del dinero para evitar que le hagan daño. El supuesto secuestrado habla poco y muy alterado con el objeto de dificultar a la víctima reconocer la voz, dado que en realidad se trata de una grabación o de un colaborador de los estafadores.

El objetivo

La llamada bajo amenazas se prolonga durante bastante tiempo con dos objetivos: evitar que la víctima pueda corroborar la veracidad de la información y por otro lado conseguir que realice un pago rápido. Para ello el estafador va dando instrucciones a la víctima para que transfiera el dinero o lo haga llegar a través de empresas de envío de dinero.

Los agentes de la Sección de Secuestros y Extorsiones de la Comisaría General de Policía Judicial ya han contactado con Interpol para tratar de averiguar el origen de las llamadas e identificar a los autores. Estos especialistas de la Policía Nacional recomiendan a los ciudadanos desconfiar de este tipo de llamadas y ante todo poner los hechos en conocimiento de la Policía, a través de cualquier comisaría o del 091.

Etiquetas
Comentarios