Aragón

Los grapos no dan nuevas pistas sobre dónde enterraron el cuerpo de Publio Cordón

Silva Sande reconoce que pactaron "mentir" para cobrar el rescate. "Fue una aberración", dice ahora. Los dos acusados niegan su participación, aunque otro terrorista los sitúa como guardianes

Los acusados Victoria Gómez Méndez y José Antonio Ramón Teijelo, en el inicio del juicio en la Audiencia Nacional.
Los acusados Victoria Gómez Méndez y José Antonio Ramón Teijelo, ayer en el inicio del juicio en la Audiencia Nacional.
Ballesteros /Efe

"No tengo una referencia precisa del lugar, sí del monte en el que lo enterramos, pero no sitúo el sitio de forma concreta". El terrorista de los Grapo, Fernando Silva Sande, insistió ayer ante la Audiencia Nacional que no logra recordar el punto exacto del monte Ventoux en el que enterraron el cuerpo del zaragozano Publio Cordón. "Yo nunca había estado ahí; el itinerario lo iba indicando RamónTeijelo, que era el que conocía la zona; para mí lo único inconfundible era el tipo de montaña", señaló en la primera sesión del juicio que debe decidir sobre la presunta participación de José AntonioRamón Teijelo y Victoria Gómez Méndez en el secuestro de Cordón, por el que se enfrentan hasta a 74 años de cárcel.

Silva Sande –que ya está condenado por este secuestro y por su pertenencia a los Grapo, así que ayer declaró como testigo– situó a los dos acusados como los miembros de la banda terrorista que se encargaron de buscar y habilitar la casa en Lyon en el que tuvieron secuestrado a Publio Cordón. Además, también reconoció que ambos estaban, junto al propio Silva, en la casa en el momento del fallecimiento de Publio Cordón.

Silva Sande indicó que la muerte del empresario zaragozano se produjo cuando Cordón, en un momento de despiste de los captores durante el cautiverio, logró escaparse del zulo y subirse al tejado de la casa. "Lo vimos en el tejadillo y le dijimos que volviese, pero se resbaló y cayó desde una altura de unos tres metros", dijo el terrorista insistiendo en que "no hubo ningún forcejeo". "Fue instantáneo", aseguró, aunque poco después dijo que "tardó unos diez minutos en fallecer" y que le intentaron hacer primeros auxilios hasta que vieron que tenía "los ojos vidriosos".

El terrorista siguió su crudo relato explicando después dos aspectos. Por un lado, la decisión de enterrarlo en algún enclave de difícil acceso de los Pirineos, desechando la posibilidad de atravesar la frontera para hacerlo, por lo que debían buscar un lugar francés. Por el otro, relató cómo la cúpula de los Grapo acordó no informar de su muerte a la familia para así cobrar el rescate. "La versión que me trasladaron, la mentira de la organización, fue decir que lo habíamos liberado enBarcelona", reconoció. Según dijo, no fue él quien tomó esa decisión, sino que se la trasladaron tanto Teijelo como Enrique Cuadra Echandía (este último –ya condenado en un juicio anterior– también declaró ayer como testigo).

Durante el juicio, Silva Sande fue objeto de críticas por parte de los acusados Teijelo y Gómez Méndez, que lo calificaron de "persona un poco desequilibrada y agresiva". Y también dijeron que era "incontrolable". Silva no desmintió que fuese así, pero se justificó diciendo que "creía en la organización de los Grapo y justificaba todo, incluso el acoso a un militante que tambaleaba en su apoyo a la banda". En esta revisión que hizo del secuestro, declaró que "hoy lo hecho me parece una aberración, pero el pasado no se puede cambiar".

"No se lo voy a decir"

En cuanto a su propia participación en el secuestro, los dos acusados negaron que fuesen los encargados de alquilar la casa. También negaron que participasen en la custodia del secuestrado, como ha reconocido Silva. Teijelo –que usaba la identidad falsa de José Luis Monforte, a nombre de la que se alquiló el chalet– lo consideró una "casualidad". "No tengo nada que ver", dijo de forma insistente. Como argumento, dijo qué él había usado "múltiples documentos de identidad" para alquilar casas en Francia y que se las intercambiaban entre miembros de los Grapo, algo que otros declararon como un argumento "absurdo". Teijelo manifestó diferencias con Silva, quien le habría considerado "un traidor". Según la declaración de Silva, Teijelo le hacía responsable de la muerte de Cordón, al no haberle puesto esposas mientras estaba en el zulo.

Por su parte, María Victoria Gómez Méndez negó también que participase en el alquiler de la casa, y dijo que ella estaba enParís y no en Lyon. La acusada, que reconoció "una relación de compañerismo" con Silva Sande, se negó a contestar a numerosas preguntas concretas. "No se lo voy a decir", dijo insistentemente.

Etiquetas
Comentarios