Aragón
Suscríbete

"El 'bullying' no es cosa de críos"

Carmen Casarejos preside la Asociación de Víctimas de Acoso Escolar que se creo hace un par de años.

Carmen Casarejos, esta semana, en el Paseo de la Independencia de Zaragoza
Carmen Casarejos, esta semana, en el Paseo de la Independencia de Zaragoza
Aránzazu Navarro.

Carmen Casarejos, presidenta de la Asociación de Familias Víctimas de Acoso Escolar (Reazyom), conoce bien el dolor y el dramatismo con el que viven las familias los casos de violencia escolar sufridos por sus hijos. Ella, que pasó por eso como madre de una víctima, asegura tajante que no se debe ser condescendiente con estos comportamientos: «Luchar contra el acoso -dice- es más fácil de lo que puede parecer. Se deben poner límites e inculcar valores. La sociedad no puede mirar para otro lado y quitarle importancia al ‘bullying’ pensando que son solo cosas de críos».

Reazyom se creó hace un par de años para ayudar a las familias a superar este trago. «Cuando llegan a la asociación están destrozadas, viven el problema con mucho dramatismo. Se pasa realmente mal», explica Casarejos.

Allí tratan de darles información y apoyo, se ofrecen a acompañarlas al colegio, las asesoran: «Cuando ocurre un caso de acoso, las familias lo sufren también, afecta a todos. Nosotros tratamos de darles pautas para que aprendan a protegerse, a reaccionar, y le enseñen a sus hijos a ser menos vulnerables», explica. Pero no solo atienden a las familias de las víctimas, trabajan también con las de los acosadores.

«Lo más importante es ayudar, que nos demos cuenta de lo que ocurre y pongamos remedio -apunta-. Hablamos de educar; nosotros no ponemos etiquetas de buenos y malos».

Atención a unas 60 familias

Desde su nacimiento, Reazyom ha atendido a unas 60 familias y en base a su experiencia consideran que hay «mucho protocolo, mucho papeleo, pero poca eficacia para luchar contra los casos de acoso».

«Siempre se tropieza en la misma piedra. En los colegios -dice Carmen Casarejos- no se hace una intervención inmediata para atajar el problema. La mayoría de las veces, es la víctima la que acaba cambiando de centro».

En opinión de la presidenta de la asociación, las redes sociales han venido a empeorar el conflicto. «A veces oigo que esto ha ocurrido siempre, pero se olvida que ahora internet y los móviles hacen mucho daño. Porque la burla, el hostigamiento, se produce 24 horas al día y tiene mayor alcance, sobrepasa los límites de tu entorno más cercano».

En este sentido, Casarejos lo tiene muy claro y llama la atención sobre la responsabilidad de los padres. «No se puede poner un móvil en manos de un niño de 9 años y olvidarse; sin control y sin darle información», apunta.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión