Despliega el menú
Aragón

"Con nuestros productos pretendemos asentar territorio"

En Javierre de Bielsa, Pedro Sampietro lleva unos meses envasando mermeladas de frutos rojos bajo el nombre de Valle de Pineta Berries.

Pedro Sampietro recoge frutos rojos en su finca, ubicada en el municipio de Javierre de Bielsa.
Pedro Sampietro recoge frutos rojos en su finca, ubicada en el municipio de Javierre de Bielsa.
Valle Pineta Berries

Pedro Sampietro nació en el pequeño municipio oscense de Javierre de Bielsa hace 42 años y desde muy pequeño tuvo claro que su sueño era poder vivir en su pueblo, rodeado de los montes que le vieron correr de niño y de los vecinos, apenas 40 en estos momentos, con los que ha compartido algunos de los mejores momentos de su vida.

Por eso, cuando hace tres años arrancó el proyecto ‘Sobrarbe Emprende’, que nació con el objetivo de activar el territorio de forma sostenible y viable, basándose en la implantación de una serie de cultivos experimentales, no lo dudó ni un minuto y se inscribió en esta iniciativa. Él y su mujer Ana se decantaron por poner en marcha una plantación de frutos rojos. "Para materializar el proyecto nosotros pusimos la tierra y el trabajo y los responsables de la iniciativa nos ayudaron económicamente y también nos asesoraron en cuestiones relacionadas con los cultivos ecológicos, así como con temas centrados en la producción y comercialización".

En 2014, en una finca de su propiedad, destinada a pastos de ovejas, empezaron a plantar frambuesas, moras y arándanos, y los primeros frutos se vendieron frescos y también congelados en tiendas y restaurantes de la comarca, así como en ferias de alimentación.

"Nosotros apostamos por productos de kilómetro 0 y de proximidad porque son la mejor manera de darle vida a estos pueblos pequeños. Ahora los turistas que nos visitan quieren llevarse detalles locales como quesos, mermeladas o patés. No quieren una figurita para ponerla en la estantería", apunta Pedro.

En 2016, la cantidad de frutos recogidos superó con creces las expectativas y los comercios de la zona no podían asumir tal volumen, así que Pedro y su mujer decidieron transformar estos frutos en mermelada. "Ha sido un proyecto en el que hemos invertido mucho tiempo y esfuerzo, pero ya hemos comercializado nuestros primeros botes de frutos rojos en tiendas delicatessen de la comarca y también de Huesca, Barbastro, e incluso de Barcelona. Pero nuestro reto no es extendernos mucho, sino seguir ofreciendo productos de calidad, algo que no podríamos hacer si nos inclináramos por una producción más voluminosa", apunta.

Al vivir en una zona tan turística, Pedro tuvo claro que había que captar la atención de los viajeros provenientes de otros países, sobre todo franceses y turistas de habla inglesa, así que eligió un nombre internacional para sus mermeladas, Valle de Pineta Berries.

Todo ello sin olvidarse de sus principios, que pasan por "elaborar un producto cien por cien artesanal, empleando los mejores productos de la tierra. Con esto pretendemos asentar territorio en una zona que antes vivía de la ganadería y que ahora está apostando fuerte por el turismo", concluye.

- Más información en el suplemento Heraldo del Campo.

Etiquetas
Comentarios