Aragón
Suscríbete por 1€

Heraldo del Campo

"En el pueblo, nos apoyamos unos en los otros para crear sinergias"

Marigolosa elabora miles de botes de mermeladas artesanas en Lechago, una pequeña población de Teruel que no supera los 40 habitantes.

Mariví Sallent y su marido David Sánchez, en su obrador.
Mariví Sallent y su marido David Sánchez, en su obrador.
Antonio García/Bykofoto

En el año 2013, Mariví Gallent y su marido David Sánchez decidieron dar un giro de 180º a su vida. Tenían muy claro que lo que estaban haciendo no les llenaba y necesitaban intentar algo diferente. No sabían lo que querían hacer, pero tenían muy claro lo que no querían seguir haciendo. Con estas premisas se asentaron en Lechago (Teruel), el pueblo familiar de David, y allí surgió el proyecto de elaborar mermeladas artesanas, que envasan bajo el nombre de Marigolosa (marigolosa.blogspot.com.es/).

"Todo surgió en un momento de nuestra vida en el que estábamos buscando qué hacer y dónde. Pusimos un huerto en casa y con las hortalizas que nos sobraban empezamos a hacer mermeladas, de tomate y de pimiento. Un buen día, le pusimos una etiqueta a un bote y lo subimos a facebook y a partir de ese momento no dejamos de recibir encargos", recuerda Mariví Gallent .

Desde el principio fueron muy conscientes de la importancia de las redes sociales, que se convirtieron en sus grandes aliadas para dar a conocer las bondades de sus productos.

Poco a poco, y tras salvar muchos trámites burocráticos, empezaron a levantar el obrador y a elaborar mermeladas de forma autodidacta, probando sabores hasta entonces desconocidos en ese campo porque ellos querían "diferenciarse de alguna manera para que el producto tuviera buena acogida", apunta Gallent .

Cuatro años después, sus mermeladas han traspasado las fronteras de Lechago y ya son conocidas en toda España e incluso en Japón, donde esta semana han recibido sus primeras muestras. "También estamos presentes desde hace unos días en los tres supermercados de El Corte Inglés de Zaragoza, lo que supone un auténtico paso de gigante. Además, a nivel nacional, vendemos en muchas tiendas de alimentación ", indica.

Marigolosa elabora una media de mil botes de mermeladas a la semana en época de celebraciones, ya que se han convertido en un referente en el mundo de los detalles para bodas, bautizos o comuniones. "Esto también empezó por casualidad, cuando una conocida nos pidió que hiciéramos los regalos para la comunión de su hija y aquí seguimos", aclara.

Con tantos pedidos, su huerto ahora no da abasto por lo que tienen que comprar la producción de fruta y verdura a agricultores de la zona y los productos que aquí no se cultivan los adquieren en una frutería de Calamocha. "Lechago solo tiene 35 habitantes y hacía muchos años que nadie ponía en marcha un proyecto empresarial de este tipo. Al principio no creían mucho en nuestro sueño pero ahora nos apoyamos unos en otros para crear sinergias", concluye.

- Más información en el Suplemento Heraldo del Campo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión