Aragón

Heraldo Saludable

Las farmacias aragonesas no terminan de dar el salto online: su número se duplica en un año pero siguen siendo minoría

Crece el número de habilitaciones para vender en la red, pero sigue suponiendo un porcentaje muy pequeño respecto a las oficinas de farmacia tradicionales.

Imagen de archivo de una farmacia de Zaragoza.

El Gobierno central autorizó la venta por internet de medicamentos sin prescripción médica en julio de 2015 y desde entonces el número de profesionales que ha solicitado la habilitación para poder comerciar en este canal no ha dejado de crecer. Recientemente se han cumplido dos años de esta flexibilización del comercio que no entiende de fronteras ni de horarios y que desde un principio se señaló como una vía para aumentar la facturación, pero lo cierto es que los farmacéuticos, tanto a nivel nacional como en Aragón, no terminan de dar el salto a internet.

En su informe anual correspondiente al año 2016, la Asesoría Especializada en Oficina de Farmacia (Aspime) afirma que las farmacias tienen hoy un 32% más de presencia en la red que en el año 2014. "Hemos constatado el creciente interés de las Oficinas de Farmacia por adaptarse a las nuevas necesidades de la sociedad actual mediante su presencia y posicionamiento en internet", afirma el documento.

De acuerdo con los datos de la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE), a finales de año pasado existían en España unas 300 farmacias que vendían medicamentos que no necesitan prescripción médica. Una decena de ellas correspondían a alguna de las tres provincias de Aragón. Desde luego que el crecimiento fue notable a lo largo de 2016, porque a principios del ejercicio estaban habilitadas 199 farmacias de toda España y cinco de Aragón, pero esta cifra pierde peso cuando se enfrenta con el número de despachos físicos: en España hay alrededor de 22.000 farmacias en funcionamiento y en Aragón, más de 700.

¿Por qué no se consolida el sistema?

La venta de fármacos por internet se ha consolidado a buen ritmo y con resultados satisfactorios para los empresarios en otros países de nuestro entorno, por ello la pregunta que se hacen en el sector es clara: ¿qué está pasando en España para que este canal de venta no termine de despegar? A la hora de señalar qué circunstancias podrían estar impidiendo el desembarco online de las farmacias, la federación empresarial de farmacéuticos lo tiene claro.

"Las causas de esta limitada oferta hay que buscarlas, tanto en las obligaciones que impone el RD 870/2013, como en las exigencias que imponen algunas comunidades autónomas", valoran los expertos de la federación en el observatorio del medicamento que elaboran periódicamente. Pero no solo señalan a la regulación, también resaltan que "el escaso interés de los consumidores por obtener productos con un precio y unas condiciones de descuento limitadas" proporciona pocas posibilidades de diferenciación de los sitios web de las oficinas de farmacia. Y añaden que "la obligación de separar la venta de medicamentos de otros productos" complica aún más las cosas, porque los clientes "no llegan a entender esta diferencia de sites para adquirir productos de autoconsumo y medicamentos sin receta".

Por si fuera poco, la puesta en marcha de plataformas de compra online tiene unas dificultades añadidas para los profesionales, ya que se les exige reforzar la política en protección de datos personales de los clientes así como observar los reglamentos en materia publicitaria. Estas dos exigencias pueden suponer un hándicap para los farmacéuticos y que pueden estar detrás de parte del rechazo a abrir un 'despacho virtual', ya que la ley prevé sanciones para los incumplidores, algo que ya ha sucedido con cierta relevancia en Galicia y Madrid.

Una oportunidad para el mundo rural

La venta online de medicamentos parece, al menos de momento y tal y como está configurada la norma, una oportunidad pérdida para que los despachos, sobre todo los situados en zonas rurales, pudieran aumentar sus ventas e ingresos a final de meses. Porque, aunque pueda parecer que el mundo digital y el rural no caminan siempre de la mano y al mismo compás, en esta materia se da la circunstancia de que seis de los diez despachos habilitados para vender online en Aragón están situados fuera de grandes urbes. Tres se sitúan en Zaragoza capital, uno en Alcañiz y el resto se reparten entre Tarazona, Nonaspe, Mezalocha, Binéfar y Mosqueruela.

María Amparo Sanchís, farmacéutica de Mosqueruela, puso en marcha la venta online en la provincia de Teruel. En declaraciones a este periódico en enero de 2016 contaba que se había decidido por este sistema "para intentar ampliar las ventas”. Un año y medio después cuenta que se está planteando cerrar la web "porque da más trabajo que beneficios". "Hemos tenido ventas, pero la mayoría eran de personas españolas que viven en el extranjero a las que no se les pueden enviar los medicamentos por la normativa, y personas que pedían medicamentos de los que había desabastecimiento y tampoco se los podíamos vender", explica Sanchís, que considera que el sistema podría funcionar si se introdujeran "algunas modificaciones" en el marco normativo existente.

Etiquetas
Comentarios