Despliega el menú
Aragón

A la búsqueda del tesoro que guarda el Castillo de Loarre

Un mapa en forma de pergamino y un simple lápiz serán las herramientas necesarias para dar con el tesoro que esconde el castillo.

A la búsqueda del tesoro que guarda el Castillo de Loarre
A la búsqueda del tesoro que guarda el Castillo de Loarre

No es una llave ni un candado lo que protege el tesoro que esconde el Castillo de Loarre. Su auténtico guardián es una simple palabra. Una contraseña que solo se desvelará después de resolver las diez pruebas que guardan sus recias paredes. Algunas más sencillas, otras más enrevesadas, y que incluso precisarán la ayuda de alguno de los guías del emblemático lugar, pero que representan la clave de la nueva actividad que estrena el castillo, enfocada a los más pequeños, como una forma de que puedan disfrutar y aprender durante el paseo por sus estancias.

Un mapa en forma de pergamino y un simple lápiz serán las herramientas necesarias para dar con el tesoro, aunque lo verdaderamente útil para encontrar todas las respuestas será atender a las explicaciones que aporta el personal encargado de conducir las visitas guiadas. Ya que aunque no es necesario, se aconseja que los pequeños vayan completando la actividad de manera simultánea a que los adultos que les acompañan realizan la ruta, para poder dar con las respuestas necesarias sin pasar demasiados apuros y poder disfrutar de la iniciativa todos juntos.

La actividad tiene un coste de 2,50 euros por cada niño, y puede realizarse cualquier día y a cualquier hora, solamente hay que acudir al Centro de Visitantes del castillo para recoger el mapa que les conduzca hasta el ansiado tesoro.

A la búsqueda del tesoro que guarda el Castillo de Loarre

Además de a través de esta nueva iniciativa, convertir el paseo por los pasillos, las mazmorras o la capilla del edificio más famoso de Loarre en todo un juego también es posible a través de las visitas guiadas para escolares que se ofertan a través de la empresa Loarre Turismo Activo. En ellas, las actividades se adaptan a las necesidades y conocimientos de los distintos ciclos, guiadas por un monitor de tiempo libre, como forma de aunar la vertiente lúdica y la pedagógica.

Así, entre las diferentes propuestas para estos grupos de escolares, destacan el ‘Asalto al Castillo’, en el que el reto es intentar tomar la fortaleza, descubriendo en el proceso las explicaciones y teatralizaciones con las que, en clave educativa, se dará sentido al diseño con el que se dispone el edificio.

Los escolares también pueden ‘Jugar a la memoria’, para conocer los juegos tradicionales y el sentido que tenían en la vida cotidiana en la antigüedad, así como recordar los dances y las historias y leyendas que guarda el castillo.

De manera más activa, los juegos de orientación alrededor del castillo harán que los chicos aprendan a guiarse por medio de los elementos de la naturaleza, bien apoyados con una brújula o utilizando únicamente la lógica, adaptando la dificultad a la edad de los participantes.

La última de las opciones que se les ofrece a los grupos de escolares es realizar un itinerario por el entorno del castillo, descubriendo el paisaje, aprendiendo a distinguir algunas especies vegetales y sus aplicaciones en el pasado.

Etiquetas
Comentarios