Despliega el menú
Aragón

Rodenas: Carlos Muñoz, amor por su pueblo de la raíz a las puntas

Carlos Muñoz ha combinado desde siempre la gestión política con las tareas del campo y la granja; vivir y escribir en Rodenas ha sido la gran alegría de su vida.

Lorenzo García, cantero afincado en Rodenas.
Rodenas: Carlos Muñoz, amor por su pueblo de la raíz a las puntas
L. U.

Carlos Muñoz tiene 87 años. Agricultor, ganadero, cuarenta años de alcalde, procurador general de la Comunidad de Albarracín en dos intervalos, articulista (bajo el seudónimo de Tío Cachiles), artesano, ebanista por afición, conversador imbatible… historia viva del pueblo de la arenisca roja, de la tierra de Albarracín. Hablar con él es ponerse ante la corriente de un río caudaloso que no agrede, sino que nutre.

"Estuve del 46 al 59 en Zaragoza. Me lo pasé pipa –asegura Carlos– y guardo un gran recuerdo de aquello, pero a los de Teruel no nos tragan mucho en Zaragoza, no nos ponen ni mote. Una vez llegué a proponer que hiciéramos una autonomía propia junto Castellón, en Valencia no los quieren a ellos, y me llovieron los palos... pero ojo, soy tan aragonés como el que más. Me costó un poco volver al pueblo, notaba que me crecían las orejas tras catorce años sobre el asfalto, pero descubrí que los terrones te dan masaje en los pies. La vida aquí es más sana, y tenemos las comodidades del progreso. Mientras haya salud… como esto, nada".

El amor por su pueblo no le ciega a la hora de decir sus verdades. "Aquí se ha pasado casi de la edad media a la modernidad en sesenta años, aunque siempre hemos ido un poco a contracorriente, tenemos nuestra propia forma de hacer las cosas. Es tierra de matriarcado; tras la expulsión de los moriscos, la zona la repoblaron navarros y vascos. Y a principios del siglo pasado había detalles que no se veían en otras zonas; por ejemplo, el hombre hacía los tratos del ganado, pero no se formalizaban hasta que la mujer no daba su aprobación".

Carlos cree que la Comunidad de Albarracín sigue siendo una gran desconocida. "Me apasiona saber más sobre mi tierra, y me gustaría que se conociera más a fondo fuera de aquí. Al principio de la democracia me juntaba mucho a cenar con el obispo Damián Iguacén y con don Martín Almagro, el que trajo el templo de Debod a Madrid, que es de Tramacastilla. Un día me dejó llaves de su biblioteca y me hice fotocopias de muchísimos libros y archivos suyos. De ese conocimiento y de mis propias experiencias e investigaciones salieron muchos de los artículos del tío Cachiles, de tono costumbrista; llevo más de mil, y nunca he cobrado un duro por ellos".

La persona ante todo

Carlos se ufana de tener amigos en todo el espectro político. "Esta es la primera legislatura en la que no formo parte del ayuntamiento, pero soy muy amigo del alcalde, que es socialista, y tengo gente querida de todos los partidos. Anda que no he echado vinos con Labordeta, por ejemplo... nunca he mirado a la gente por sus inclinaciones políticas, importa la persona, lo demás son tontadas. Yo creo en las cosas claras, aunque me critiquen. Cuando iba a tertulias en la radio tenía que ser sin pautas: si no, me negaba".

La casa del tío Cachiles es un museo de recuerdos y una exhibición del talento ebanista de su dueño, afición en la que le acompaña su esposa. Además, la vivienda original tiene mucha historia: perteneció a don Pedro Martínez Rubio, rey de Nápoles, Córcega y Sicilia. Museo etnológico en sí misma. "La cogí en 1959, llevaba muchísimo tiempo deshabitada, pero nos parecía preciosa. Mi mujer y yo hemos hecho muchas cosas en ella, pero nos hemos cansado un poco. Lo que sigo disfrutando de cuando en cuando es del tractor".

De todos los notables que ha conocido en su vida, presidentes del gobierno y monarcas incluidos, Carlos se queda con una frase de un artista italiano, Gianluigi Colalucci , restaurador de la capilla Sixtina. "Lo conocí en Albarracín y le dije que mi pueblo era aún más bonito, así que lo traje en coche. Cuando vio Rodenas, dijo esta frase: ¡Cómo es posible en un pueblo tan pequeño tanta belleza! Así, literal, pero en italiano, claro".

LOS IMPRESCINDIBLES

Excelente queso de oveja

Queso Artesano El Rodeno, radicado en el municipio, produce toda una gama de quesos de calidad, elaborados exclusivamente con la leche de ovejas de la propia empresa. Hay queso fresco, semicurado y curado.

Rufino Ródenas

El popular Goya del anuncio de Puerta Cinegia es un actor nacido en la localidad, que ha figurado en el reparto de ‘Una de zombis’ de Lamata o ‘Justi&Cia’ de Estaregui. También fue el conductor de la Cena de las Estrellas en 2016.

Pino y arenisca

Los Pinares de Rodeno presentan una emblemática combinación de colores, compuesta por el color rojo de la piedra arenisca y el verde del pino. Las pinturas rupestres son otro imán de este territorio natural.

Ir al especial 'Aragón, pueblo a pueblo'

Etiquetas
Comentarios