Aragón
Suscríbete por 1€

Los familiares de la zaragozana fallecida: "Nos hemos sentido bastante solos"

La familia de la fallecida zaragozana se queja de la falta de información y asistencia al llegar a Tarragona, donde no se les ofreció ni alojamiento ni los servicios de un psicólogo.

Flores y velas en el lugar donde la madrugada del pasado viernes tuvo lugar el atentado terrorista en el que una mujer resultó muerta y otras cuatro personas heridas.
Flores y velas en el lugar donde la madrugada del pasado viernes tuvo lugar el atentado terrorista en el que una mujer resultó muerta y otras cuatro personas heridas.
EFE/Jaume Sellart

La familia de Ana María Suárez, la única fallecida hasta ahora en el atentado de Cambrils, asegura haberse sentido bastante sola en sus primeras horas en Tarragona. Amigos y familiares continúan en el Hospital Juan XXIII, donde Roque Oriol, marido de Ana María, sigue en la unidad de cuidados intensivos con pronóstico grave. Sus hermanos Jesús y Mari Carmen, que llegaron a Tarragona el viernes por la tarde, no recibieron ningún tipo de atención psicológica. Tampoco les facilitaron un lugar donde dormir. "Tuvimos que hacerlo en el hospital. Intentamos reservar una habitación en varios hoteles, pero estaban todos ocupados", explicó él.

Ambos lamentan que, hasta ayer, la atención a las víctimas se centrase en el centenar de personas que resultaron heridas en Las Ramblas de Barcelona. Manuel Andaluz, amigo de la familia, fue especialmente claro. "Han estado abandonados", manifestó.

Los familiares también criticaron una cierta "falta de información" en las últimas 48 horas. Aseguraron que, al menos hasta ayer, los datos les habían ido llegando con cuentagotas. "Todo está bajo secreto de sumario", afirmó otro de los familiares consultados. Aclaró, en todo caso, que la atención médica que están recibiendo sus seres queridos hospitalizados está siendo excelente.

Según explicaron, Roque Oriol sigue grave en la uci, aunque en las últimas horas, de acuerdo con su hermano Jesús, ha evolucionado "favorablemente". "Está sedado y con tubo de oxígeno", indicó. La hermana menor de la zaragozana fallecida, Alicia, también continúa mejorando, aunque lo hace en el hospital de San Pablo y Santa Tecla. "Ella sí está consciente", comentó ayer.

La previsión es que la recuperación de su hermano Roque sea "lenta". Así se lo hicieron saber los médicos a los familiares desplazados hasta Tarragona, que permanecieron en el entorno del hospital en todo momento. Por ahora desconocen cuándo podrá despertar, aunque descartan que vaya a ser trasladado a otro centro hospitalario de Aragón.

Llamada vespertina

Hasta ayer por la mañana, Jesús y sus allegados no habían recibido ninguna llamada por parte de las autoridades aragonesas o catalanas. Tanto él como el resto de familiares habrían agradecido un mayor apoyo durante sus primeras horas en Tarragona. Su situación, no obstante, cambió a media tarde. Se da la circunstancia de que la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, visitó el viernes por la tarde el Hospital Universitario Juan XXIII. Lo hizo acompañada del ‘conseller’ de Salud de la Generalitat de Cataluña, Toni Comín, y del secretario general de Sanidad del Ministerio, Javier Castrodeza. Pero cuando estos se interesaron por las víctimas del atentado, los familiares de los aragoneses heridos en el atropello todavía estaban viajando en AVE hasta allí, de ahí que no llegaran a coincidir.

Con quien sí pudieron hablar a lo largo de la tarde de ayer fue con el secretario de Estado para las Administraciones Territoriales, el aragonés Roberto Bermúdez de Castro, quien quiso trasladarles sus condolencias por la muerte de Ana María Suárez y ofrecerles su ayuda para lo que puedan necesitar en estos duros momentos. De hecho, parece que ya se han hecho algunas gestiones con la Delegación del Gobierno en Cataluña para agilizar la entrega del cuerpo de la fallecida.

Por la mañana, Jesús y los suyos tampoco sabían si tendrían que seguir durmiendo en el hospital o podrían conseguir una alternativa. La solución también llegó por la tarde, aunque, esta vez, de la mano de Cruz Roja. "Mi hijo ha estado hablando con ellos y nos han conseguido habitación en un hotel", aseguró.

A partir de hoy, tratarán de ir turnándose para arropar a Roque y Alicia y, a la vez, ir cerrando todos los trámites necesarios para que el cuerpo de Ana María Suárez pueda ser enterrado en Zaragoza a la mayor brevedad.

Homenaje en Cambrils

El entorno del Club Náutico de Cambrils, donde tuvo lugar el atentado que le costó la vida a Ana María, siguió siendo ayer un hervidero de turistas, Mossos y medios de comunicación. Los primeros, a modo de homenaje, iniciaron a escasos metros del punto en el que se produjo el atropello un pequeño ‘altar’ que, a buen seguro, continuará creciendo en las próximas horas.

Ayer por la tarde podía verse en el suelo un gran ramo de flores acompañado por varias velas de diferentes tamaños y un globo blanco en el que alguien había escrito a mano ‘I love Cambrils’. Fueron varias las personas que quisieron sumarse e inmortalizar este gesto, similar al que se ha visto en las últimas horas en Las Ramblas de Barcelona.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión